ECONOMíA › OPINIóN

Parque Nacional en peligro, los errores se pagan

 Por Mempo Giardinelli

Podría calificarse de “polución ambiental sindical”: cómo los medios históricamente más contrarios a los intereses de la clase trabajadora son, ahora, los que más fogonean las protestas organizadas por desprestigiados dirigentes dizque obreros, como pretenden ser los señores Moyano, Barrionuevo o Fernández. A ellos se suman ora la CTA del señor Micheli, ora la CGT supuestamente “oficialista” del señor Caló, y siempre la ultraderecha nostálgica de la dictadura y la izquierda más idiota que se ha visto en la historia argentina.

Es curioso, pero sobre todo grave porque no parece –y no es– casual.

En el imaginario social argentino de hoy es tan enorme el descrédito de esas dirigencias que harían enrojecer de vergüenza a luchadores y precursores de la dignidad de obreros y trabajadores, como fueron los siempre reconocidos y recordados Alfredo Palacios, Agustín Tosco, Atilio López y algunos más.

Hoy los dirigentes sindicales argentinos “luchan” para que no paguen Impuesto a las Ganancias los salarios más altos del país. Y no se ponen colorados de vergüenza, acaso porque la perdieron. Por eso se alinean con patrones, banqueros y ruralistas como en 2009, y, fogoneados por los diarios y la tele más retrógrados, se bajan los lienzos por completo y “trabajan” (es un decir) para que el pueblo argentino retorne al neoliberalismo de la dictadura y de la infame década menemista.

En ese contexto, pasan cosas gravísimas en las sombras y en silencio. Como la pérdida del Parque Nacional El Impenetrable, un maravilloso territorio de 150 mil hectáreas que la Administración de Parques Nacionales (APN) todavía no ha podido ocupar debido a una maraña judicial típicamente contemporánea. Con lo que no se cumple la Ley 26.996 (sancionada por el Congreso en octubre del año pasado, por unanimidad), ley que creó el más grande Parque Nacional de la mitad norte de la Argentina.

Joya ambiental de esta república, último reducto de especies en extinción como el tatú carreta, el yaguareté y decenas de otros bichos y aves e incomparable paraíso vegetal, hoy está en proceso de tala y robo maderero permanente y sobran pruebas y hay videos de cómo está siendo arrasada incluso por safaris de cacería perfectamente organizados.

Uno ya no espera que la tele se haga eco de estas cosas, desde luego, pero sí que las autoridades se ocupen de frenar el atropello mediante el único camino, que es el estricto cumplimiento de la ley y la ocupación efectiva inmediata de este Parque Nacional que ya debieran estar custodiando los bien capacitados guardaparques que tiene la Argentina.

Quizá la Presidenta pudiera intervenir, en alguno de esos intensos discursos por cadena nacional que tanto alteran a los opositores, porque las cuestiones ambientales son importantes y lo van a ser cada vez más. El mismo Juan Domingo Perón fue precursor de esa conciencia en la Argentina. Sería fantástico, entonces, que se pusiera a la cabeza del salvataje de este Parque Nacional en los últimos meses de su gobierno. Así se compensarían –todo hay que decirlo– doce años de desaciertos ambientales, uno de los puntos más flacos del kirchnerismo y el cual gran parte de la ciudadanía bancó, cabe subrayarlo, por privilegiar aciertos como el rumbo inclusivo, la reindustrialización y el fortalecimiento del rol del Estado en la educación, la salud y la previsión social.

Mientras el “caso Nisman” se desinfla en tanto queda claro que más allá de su muerte lo que hubo fue una movida desestabilizadora “a lo Gene Sharp” y luego una lucha sucesoria feroz –probablemente para cobrar seguros y heredar cuentas en Estados Unidos–, el año propiamente electoral ya muestra variados candidatos en cada fuerza opositora. Nada inesperado.

Sólo que los tiempos se aceleran y, curiosamente, el kirchnerismo es el que parecería demorarse en la búsqueda de un candidato único. Lo que (para esta columna) sería una muy riesgosa estrategia. Porque no ir a las PASO con por lo menos dos candidatos presidenciales puede ser un error. Incluso muy costoso.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.