ECONOMíA › EL GOBIERNO CELEBRó LA REAPERTURA DE LAS EXPORTACIONES DE CARNE BOVINA

Proteccionismo de EE.UU., a la parrilla

Después de catorce años de negociaciones, el gobierno estadounidense accedió a las ventas argentinas de carne fresca. Las ventas se producirían de forma rápida, según anunció Kicillof, y generarían ingresos por 280 millones de dólares.

 Por Sebastián Premici

“El acceso al mercado estadounidense será rápido, cuando se termine la tramitación correspondiente. Esto nos permitirá llegar a una exportación en carnes cercana a los 280 millones de dólares”, anunció ayer el ministro de Economía, Axel Kiciloff, junto a su par de Agricultura, Carlos Casamiquela, y al de Cancillería, Héctor Timerman. La decisión del gobierno de Estados Unidos de abrir su frontera para el ingreso de la carne bovina local se produjo luego de más de una década de haber mantenido cerrado su mercado. Las autoridades de ese país habían vedado las exportaciones argentinas en 2001, luego de que el gobierno de la Alianza desatendiera casos de aftosa en el país.

“Tras 14 años de negociaciones, Estados Unidos ha reconocido formalmente el status sanitario de la Argentina como libre de aftosa con vacunación en el Norte y sin vacunación en la Patagonia. Esto significa la potencialidad de recuperar un mercado interesante”, agregó Casamiquela. La Argentina llevó este caso a la OMC. A partir de esta decisión, también se podrá exportar a México y Canadá, otros dos mercados que estaban cerrados producto del Tratado de Libre Comercio entre ambos países y EE.UU.

En 2001, el gobierno de la Alianza desconoció la presencia de aftosa en el país, lo cual trajo una serie de inconvenientes que finalmente desencadenaron en la suspensión del comercio de carne a Estados Unidos. En 2007, la Organización Mundial de Salud Animal reconoció a la Argentina como libre de aftosa. Sin embargo, Estados Unidos no cambió su visión sobre el status sanitario. “En 2012, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le ordenó a la Cancillería presentar un caso ante la Organización Mundial de Comercio, porque se trataba evidentemente de una medida proteccionista que afectaba los intereses de los productores de carne locales. Esa acción finalizó en abril de este año, y a partir de ahí fue cuando recién Estados Unidos tuvo que limitar el proteccionismo con que defiende a su industria agropecuaria”, explicó Timerman durante la conferencia de prensa.

Más allá de la cuestión sanitaria, el ministro de Economía hizo hincapié en que Estados Unidos aplicó medidas proteccionistas que terminaron perjudicando a los productores locales. “Se ha generado una falsa imagen a nivel internacional en la que la Argentina aparecería como un país que pone diferentes trabas al comercio, mientras grandes potencias se presentan como absolutamente abiertas. La verdad que no es así. En Estados Unidos hay un proteccionismo que está legalmente aceptado porque los organismos multilaterales que evalúan la conducta de los diversos países aceptan los enormes subsidios y barreras paraarancelarias que existen sobre todo para los productos agropecuarios y los productos primarios en general”, explicó Kicillof.

En una situación similar a la carne están los productores de limones, mercado también vedado para el país. Para Timerman, existe un fuerte lobby de empresarios de California que impide el ingreso de estos productos. Este tema también podría terminar en la OMC. Estados Unidos es el país que ha perdido más casos ante el organismo supranacional.

Según datos del Ministerio de Economía, producto de las trabas para exportar carne hacia Estados Unidos, los productores locales perdieron aproximadamente 1600 millones de dólares. Los funcionarios adelantaron que ya estarían en condiciones sanitarias de vender a norteamérica cortes frescos entre 15 y 18 establecimientos frigoríficos, por un total de entre 20.000 y 25.000 toneladas, que era el promedio exportado en 2001.

El año pasado, las exportaciones de carne vacuna totalizaron 203.244 toneladas, por un valor de 990 millones de dólares. En los últimos años, la Argentina privilegió el consumo interno más que la exportación. En parte porque los precios del ganado en pie se volvieron atractivos para el mercado local. También incidió el control de las exportaciones y la pérdida de stock ganadero, aunque éste comenzó un proceso de recomposición desde 2011. Argentina logró abrir recientemente los mercados de Rusia y China.

El año pasado, del total de carne bovina producida, el 92,4 por ciento fue consumida localmente y el restante 7,6 por ciento fue vendido al exterior. El otro dato relevante del sector ganadero es la reconversión hacia otras producciones. Entre 2002 y 2014, el consumo de carne aviar tuvo un incremento de 125 por ciento y la porcina, un 114 por ciento.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Casamiquela, Kicillof y Timerman dijeron que hay entre 15 y 18 frigoríficos listos para exportar.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.