CULTURA / ESPECTáCULOS

Snowden rosarino

 Por Pablo Bilsky

Oh faraona de todos los Nilos, Cleopatra en el matambrito de cerdo que la Nona blande y revolea cual arma fatal. El gol de Maradona contra los ingleses, claro, nítido, sin pixelar, en los tiernos, en los arrepollados pliegues, en los morenos pliegues del ano de una mula, cuadrado de tan grande y tan arropado por sutiles velos de foscas carnazas. Tita Merello, Nietzsche y Ricardo Balbín, en mínimos paños, en situación equívoca, bailando bambuola y tamuré en la sombra que proyectan unos tomates perita sobre un caloventor. Los tanques del general Alais en las deposiciones de Carlos Zolzi, pediatra de Acebal. Lilita Carrió en cama solar en la protuberancia que surgió en un sorrentino de calabaza que saltó fuera de la olla dando un respingo. Messi habita el inasible fulgor de las llamas azuladas que iluminan, brevemente, la tortilla quemada al run que prepara doña Josefina Asero, alias la tía Pepa. Un Black Hornet PD100, avión no tripulado (drone), con la bandera de Estados Unidos como una herida crística en su costado izquierdo, inscripto en los jeroglíficos del templo de Seti I en Abidos, cerca de Al Birbam, en el Alto Egipto.

Los psicólogos estadounidenses especializados en percepción Chistopher Chabris y Daniel Simon analizan estos y otros casos en su libro de 2010 El gorila invisible. Allí explican cómo la mente es capaz de detectar sentidos y significados a partir de ciertos patrones y regularidades. "La percepción de patrones es central en nuestra vida, y la habilidad en muchas profesiones se basa casi por completo en reconocer rápidamente una amplia variedad de patrones importantes", señalan en la página 184.

Esa especial capacidad del cerebro, señalan Chabris y Simon, recibe el nombre de "cincunvolución fusiforme" y produce un fenómeno denominado "pareidolia": la mente humana puede detectar causalidad donde en apariencias sólo hay sucesión temporal y correlatividad. El experimento que da nombre al libro se puede ver en YouTube bajo el título "El pase invisible test de atención".

El gorila invisible tuvo gran repercusión en todo el mundo. También en la Argentina, y en especial en Rosario. En el capítulo 7, titulado, "El hombre que vio a la partera", se analiza al personaje de Arlt desde la pareidolia, y también se hace referencia a la historia de un rosarino, el ingeniero en sistemas Fernando Andrés Contino.

Durante una abúlica tarde de domingo, señalan Chabris y Simon, Contino quedó absorto ante la contemplación de la tapa del viejo disco de vinilo de 1973 "Verano con Alta Tensión". El hallazgo del ingeniero rosarino se produjo en la foto de Palito Ortega de la tapa del álbum, en la que el cantante se encuentra dentro de un auto de carrera y viste un buzo antiflama. Y fue allí, en los pliegues de esa vestimenta donde Contino leyó, con claridad, "Primus aristotilis de arte poetica liber explicit", expresión que condujo a la refutación de todo lo que se venía sosteniendo sobre Aristóteles desde la aparición del célebre Codex Parisinus del siglo X, y también al hallazgo del segundo libro de la Poética.

Ese fue el comienzo de la carrera de Contino, que hoy trabaja en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los Estados Unidos, uno de los principales organismos de inteligencia de ese país. Esta agencia, históricamente en las sombras, oculta en un segundo plano detrás de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), ocupó las primeras planas de los medios del mundo en mayo de 2013, cuando uno de sus empleados, Edward Snowden, huyó de Estados Unidos y reveló el espionaje masivo que venía realizando la NSA, que incluía escuchas telefónicas y análisis de imágenes, e implicaba la violación sistemática de la privacidad de cientos de millones de personas de varios países.

Contino fue contratado poco después de que estallara el escándalo Snowden. Ingresó a la NSA en diciembre de 2013, como criptoanalista, y actualmente está realizando el trabajo que solía desarrollar Snowden, por lo cual el nombre con el que hoy se lo conoce, "el Snowden rosarino", hace estricta justicia.

También se menciona a Contino en la investigación del periodista estadounidense y dos veces ganador del premio Pulitzer James Risen. En su libro de 2014 Pay any price se describe cómo la NSA se ocupó de buscar un reemplazo para el agente disidente, y se detallan asimismo las consecuencias de las revelaciones del ahora ruso Snowden.

La preocupación de la agencia, asegura Risen, se centró en la necesidad de encontrar personal confiable para así terminar con los casos de corrupción y los resonantes fracasos que conmovieron la estructura de la NSA y también de la CIA.

En el capítulo 3 de Pay any price, Risen describe con detalles la gran estafa perpetrada por Denis Lee Montgomery, un tahúr que engaño a la CIA vendiéndole, en varios millones de dólares, un sofware que supuestamente decodificaba mensajes ocultos en los videos difundidos por Al Qaeda.

Contino forma parte de una nueva camada de agentes especiales que la NSA contrató para continuar su lucha contra el terrorismo. "A diferencia del payasesco Montgomery, el argentino sí decodifica mensajes ocultos en imágenes, y no necesita ningún sofware especial, sino que lo hace con su propia mente, con sus ojos desnudos", afirma Risen en la página 176 de su libro.

"A poco de ingresar, en enero de 2014, Contino se ganó el respeto de sus jefes de la NSA cuando logró descifrar un mensaje que contenía datos precisos sobre la planificación de un atentado. Y lo logró con sólo observar con atención las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la sección delivery de la pizzería Astoria, de Manila, Filipinas. En la albahaca de una pizza Margarita halló Contino una serie de patrones que configuraban un mensaje oculto. Gracias a su hallazgo se evitó un atentado con coche bomba en la embajada estadounidense de Addis Abeba, Etiopía. Tal fue el impacto que causó su descubrimiento, que a partir de ese momento, la NSA decidió extender su programa de colocación de chips espías. Efectivamente, desde marzo de 2014 esos chips no sólo se instalan en dispositivos electrónicos, computadoras, teléfonos e impresoras, sino también en los hornos pizzeros", señala Risen en la página 239.

Con la publicación en castellano del libro de Risen, prevista para fin de año, seguramente se reavivará la polémica en torno a Contino. Para algunos, el ingeniero es "un orgullo para Rosario". Para otros, "si no hace la gran Snowden es un buchón, un triste cipayo al servicio del imperio que deshonra a la ciudad".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.