EL MUNDO › FRANCISCO PREPARA SU VISITA A AMéRICA LATINA Y A ESTADOS UNIDOS

La gira pastoral y política del Papa

El viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay será en realidad el primero de Francisco a América latina programado específicamente para él. Tendrá encuentros con todos los presidentes: Correa, Morales, Cartes, Obama y Castro.

 Por Elena Llorente

Página/12 En Italia

Desde Roma

Una intensa actividad pastoral y política lo espera al papa Francisco en los próximos días y meses, especialmente por los dos viajes que tiene programados hasta ahora, del 5 al 12 de julio a Ecuador, Bolivia y Paraguay, y del 19 al 28 de septiembre a Cuba y Estados Unidos. Algunos podrían objetar que un pontífice no hace política. Sin embargo, en tanto jefe de Estado y con la autoridad que le otorga el hecho de ser el máximo exponente de la Iglesia con mayor difusión en América latina, ha demostrado tener considerables cualidades de mediador a nivel político. Gracias a su empuje, como se recordará, la histórica “guerra fría” entre Estados Unidos y Cuba ha llegado a su fin. Pero, según expertos vaticanistas, sus esfuerzos continúan en otras situaciones conflictivas del mundo, aunque no salgan a relucir públicamente.

El viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay será en realidad el primero del papa Francisco a América latina programado específicamente para él. En realidad, en julio de 2013, apenas unos meses después de haber sido elegido, Francisco tuvo que viajar a Brasil para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro. Pero ese viaje en realidad había sido programado por Benedicto XVI y al renunciar éste al pontificado, su sucesor tuvo que hacerse cargo. En América latina, por lo demás, se encontrará con situaciones no fáciles, por los enfrentamientos políticos con los que tienen que lidiar cotidianamente los gobiernos progresistas de Ecuador y Bolivia.

El Papa partirá a Quito el domingo próximo y antes de hacerlo quiso enviar un mensaje a los católicos de los tres países. “Falta poco para el viaje. Con este saludo previo quisiera expresar mi cercanía, mi simpatía, mi buena voluntad. Mi deseo es estar con ustedes, compartir sus preocupaciones, manifestarles mi afecto y cercanía y alegrarme con ustedes también”, dijo Francisco en el video mensaje. Y más adelante agregó que quiere “llevarles la ternura y la caricia de Dios, nuestro Padre, especialmente a sus hijos más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte”. El Papa recordó además que en este viaje visitará “tres naciones hermanas en esas tierras del continente americano” y que “la fe que todos nosotros compartimos es fuente de fraternidad y solidaridad, construye pueblos, forma familia de familias, fomenta la concordia y alienta el deseo y el compromiso por la paz”.

El programa del viaje latinoamericano comprende Ecuador, donde se quedará hasta el 8 de julio, y donde visitará Quito, para encontrarse con el presidente Rafael Correa en el Palacio Carondelet y hacer una visita a la Catedral. Luego irá a Guayaquil. El programa prevé un encuentro con la comunidad de los jesuitas y con la sociedad civil, así como con los miembros de la Iglesia y de la enseñanza, además de visitar un hogar de ancianos. El miércoles 8 a medio día partirá a La Paz donde se reunirá con el presidente Evo Morales en el Palacio de Gobierno y con las autoridades civiles en la Catedral. Por la noche partirá a Santa Cruz de la Sierra donde celebrará una misa en la plaza del Cristo Redentor, se encontrará con exponentes de la Iglesia y participará en el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares. En Santa Cruz además visitará un Centro de Rehabilitación. El 10 de julio partirá a Asunción donde en el Palacio de López se verá con el presidente Horacio Cartes, visitará el hospital pediátrico Niños de Acosta Ñu y celebrará una misa en la explanada del Santuario Mariano de Caacupé. Luego visitará a la población de Bañado Norte y la capilla de San Juan Bautista y se encontrará con los jóvenes en el Litoral de la Costanera. El regreso de Francisco a Roma está previsto para la noche del 12 de julio.

El viaje a Cuba y Estados Unidos en septiembre incluía en principio sólo Estados Unidos, pero desde que se empezó a hablar en abril pasado de un concreto acuerdo entre los dos países y de la acción del papa Francisco en esa mediación, el Vaticano dijo que se estaba estudiando cuándo podría efectuarse la visita a la isla caribeña. El viaje fue anunciado oficialmente hace poco más de un mes pero recién ayer se comunicó el programa.

En marzo de 2014, Francisco había recibido al presidente estadounidense Barack Obama en el Vaticano y todo hace suponer que ya se estaba hablando insistentemente del acercamiento a Cuba. En aquel momento Obama se declaró entusiasta del accionar del pontífice y los temas de conversación estuvieron centrados principalmente en la inmigración de los miles de latinoamericanos Estados Unidos. Nada se dijo en aquel momento de una eventual mediación con Cuba, pero todo hacer suponer que ese punto también estuvo entre los temas que tocaron. Con el presidente cubano Raúl Castro, no hubo encuentros precedentes a los acuerdos. Pero Castro visitó a Francisco en el Vaticano el pasado mes de mayo, le agradeció sus gestiones y hasta dijo a la prensa que si el Papa seguía hablando como lo hacía, es decir en materia de inmigrantes, de pobres, de conflictos, él “volvería a rezar”.

El viaje a Cuba comenzará el 19 de septiembre. El domingo 20 el Papa celebrará una misa en la Plaza de la Revolución de La Habana, adornada desde hace años con una gigantesca imagen de su compatriota, el Che Guevara. Al día siguiente se verá con el presidente Castro y con el Consejo de Ministros en el Palacio de la Revolución. Nada se ha informado oficialmente sobre la eventual participación de Fidel Castro en alguno de estos encuentros. Pero conociendo la curiosidad del líder cubano y el hecho de que él como su hermano fueron educados en colegios jesuitas la congregación a la que pertenece Francisco, todo puede esperarse, si sus condiciones de salud se lo permiten ciertamente. El 21 de septiembre el Papa viajará a Holguín y luego tomará un avión para Santiago donde visitará el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y se encontrará con algunas familias. Se tratará del tercer viaje de un Pontífice a Cuba en los últimos decenios, después de Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

El 23 de septiembre partirá a Washington donde se le ofrecerá una ceremonia de bienvenida en el Jardín Sur de la Casa Blanca. El Papa hará un discurso y se entrevistará con Obama. Por la tarde celebrará la misa de canonización del beato Fray Junípero Serra, un fraile franciscano que llegó a tierras americanas en el siglo XVIII. El 24 visitará el Congreso en Washington donde hablará y luego se reunirá con un grupo de “homeless”, es decir con gente sin hogar. Ese día viajará a Nueva York donde celebrará una misa en la catedral de San Patricio de Manha- ttan. El viernes 25 hablará ante Naciones Unidas y luego mantendrá un encuentro interreligioso en el Memorial Ground Zero, es decir donde estaban las Torres Gemelas abatidas por el atentado de 2001. Más tarde se reunirá con familias de inmigrantes en Harlem. El 26 de septiembre viajará a Filadelfia para el Encuentro Mundial de las Familias. En esa ciudad además visitará a los detenidos de un instituto correccional. El 28 retornará a Roma.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa dijo que en el viaje que comenzará el próximo domingo visitará “tres naciones hermanas”.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.