ECONOMíA › ACUERDO PARITARIO CON LOS PETROLEROS PATAGONICOS: 30 POR CIENTO Y ADICIONAL DE 20 MIL PESOS

Hubo acuerdo salarial, pero dejó heridas

El gobierno nacional debió resignar la resolución por la que fijaba el aumento. El acuerdo final fue firmado por las empresas productoras, pero no por las de servicios, que no lo respetarán. El sindicato de Neuquén, que había acatado la resolución, quedó mal parado.

Los gremios petroleros de Chubut y Santa Cruz cerraron ayer el acuerdo paritario con la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH), por el cual se acordó un aumento salarial del 30 por ciento, un bono de 20 mil pesos que se pagará en dos cuotas, y la garantía de sostenimiento de los puestos de trabajo de la cuenca del Golfo San Jorge. El acuerdo, que se formalizó ayer en el Ministerio de Trabajo de la Nación, se alcanzó luego de una semana de intensas gestiones, que arrancó con un paro de 48 horas (lunes y martes) de los gremios del sur patagónico; continuó con la decisión del gobierno nacional de dar marcha atrás con la decisión de fijar los aumentos por decreto, lo cual posibilitó que el miércoles se reanudaran las negociaciones; y arribar, un día después, al principio de acuerdo. En la pulseada, los gremios obtuvieron la garantía de sostenimiento de los puestos de trabajo y la inclusión en las mejoras salariales de los trabajadores suspendidos (“sin trabajo efectivo”), además de la extensión del bono adicional de 15 mil a 20 mil pesos.

El domingo 26 por la noche, el Ministerio de Trabajo había emitido una resolución por la cual fijaba un aumento salarial del 30 por ciento, a pagar en tres tramos, más una suma fija de 15 mil pesos. La disposición hacía las veces de arbitraje por una convención colectiva en la que no había acuerdo, y pretendía frenar el conflicto en puerta. Pero los petroleros de Santa Cruz y Chubut no lo acataron, manteniendo el paro anunciado para lunes y martes. Los petroleros neuquinos, en cambio, al igual que las cámaras empresarias, lo habían aceptado.

Jorge “Loma” Avila, secretario general de los petroleros chubutenses, recordó esa controversia entre los neuquinos y los petroleros de la Patagonia sur ayer, tras firmarse el acuerdo. “Logramos modificar una resolución que era difícil de cambiar, ya que tenía la aceptación de un sindicato muy grande como el de Neuquén, junto a la aprobación de todo el sector empresarial, lo que hacía muy grande el costo de revertirla”, explicó. No obstante, se logró.

Avila indicó que, de la resolución ministerial, “se saca el punto 6 que hablaba de que todo quienes estuvieran en su casa (suspendidos) no cobraban el aumento, y ahora está claro que lo van a cobrar”. Con respecto a las remuneraciones, detalló que “el acuerdo será de 20 mil pesos en dos cuotas y el 30 por ciento lo vamos a llevar adelante como estaba en la resolución”, es decir, en tres partes, pero aclaró que se calculará sobre todos los ítems, “lo remunerativo y no remunerativo, sobre viandas y adicionales”. Para los trabajadores que desempeñan tareas en campamento, muchas veces por varios días fuera del pueblo de residencia, estos adicionales son un componente importante de sus ingresos. La suma adicional se pagará en dos cuotas de 10 mil pesos: la primera dentro de las próximas dos semanas y la segunda junto al sueldo de octubre.

Ávila señaló que en el artículo final también está presente “la garantía de los puestos laborales para nuestra gente”, y se asume el compromiso de ambas partes para analizar y discutir medidas que mejoren la competitividad y eviten que los costos de la crisis afecten la situación laboral. “Pero el tema de la productividad queda desligado de la cuestión de los salarios; si hay que llevar a ocho horas (la jornada) para los trabajadores de Torre y Servicios Especiales se hará, porque es nuestra obligación garantizar la mayor cantidad de puestos de trabajo, sin perder nada ni renunciar a los sueldos ya conformados por la industria”, explicó el dirigente sindical chubutense.

Loma Avila también se refirió al sector empresarial que no participó de los acuerdos de jueves y viernes. “Un sector del empresariado se retiró muy enojado, porque no estaban de acuerdo con las modificaciones que se hicieron. La CEOPE (servicios y operaciones petroleras) salió e impugnó el acuerdo, diciendo que lo único que van a pagar es lo que pactaron con el Gobierno nacional, y que a los que están en casa no les van a pagar. Pero nosotros no tenemos ese problema, porque de ellos no tenemos a nadie en casa, como sí lo tiene Neuquén”, lo cual supondría que en esta última provincia podría no cumplirse con el acuerdo suscripto ayer. El titular del gremio petrolero neuquino es Guillermo Pereyra, dirigente del MPN y alineado sindicalmente con Hugo Moyano.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.