ECONOMíA › CELEBRó EL AJUSTE DE MACRI, PERO ADVIRTIó QUE LA RECESIóN SERá MAYOR QUE LA PREVISTA

El FMI tampoco ve una recuperación

El organismo calificó la política macroeconómica como “más coherente y creíble”, pero amplió la proyección de caída de la economía a 1,5 por ciento este año. Explicó que el peor desempeño responde a una baja en el consumo privado.

 Por Tomás Lukin

En el Fondo Monetario Internacional celebran el programa de ajuste desplegado por el gobierno de Mauricio Macri, al que definen como una “política macroeconómica más coherente y creíble”, aunque advierten que la recesión será mayor que la proyectada a comienzos de año. “El impacto adverso de la transición económica fue mayor de lo previsto”, indicó con sorpresa el organismo al proyectar una contracción de 1,5 por ciento del PIB para 2016. El Fondo explicó que la ampliación en 0,5 puntos porcentuales de la caída del producto responde a la baja en el consumo privado. La respuesta de la demanda interna al ajuste fue más significativa que la esperada por el staff del FMI. Igualmente asombrados se mostraron con la demora en la llegada de las inversiones. El escenario económico argentino empeorará incluso cuando el organismo mejoró sus proyecciones para Brasil, principal socio comercial del país. El Fondo espera que la política económica del “gobierno interino” brasileño amortigüe de 3,5 a 3,3 por ciento la caída diagnosticada a comienzos de año.

El Director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, consideró ayer que la recuperación de un sendero de crecimiento llegaría hacia fines de año. La fuente para esa reactivación no será un aluvión de dólares inducido por la supuesta confianza que genera Macri entre los empresarios. La reactivación llegará de la mano del incremento en el gasto público y la reducción en las tasas de interés. El organismo que volverá a realizar su tradicional evaluación de la economía local en septiembre advierte que esas políticas dificultarán el cumplimiento de las metas de inflación impuestas por el Ministerio de Hacienda y Finanzas pero igual conservó sus expectativas favorables para 2017. Así, el país crecería 2,8 por ciento el año próximo. “La actividad económica probablemente empezará a recuperarse hacia finales de 2016, a medida que la inflación se modere gradualmente, que se estimule el gasto y que se reduzcan las tasas de interés”, explicó ayer Werner en un artículo sobre la región publicado en el sitio web del FMI.

“El nuevo gobierno se ha embarcado en una ambiciosa y muy necesaria transición para eliminar los desequilibrios y distorsiones macroeconómicos que han reprimido la inversión y erosionado la competitividad”, celebraron en abril desde el organismo encabezado por Christine Lagarde. El optimismo del FMI que mantuvo una crítica permanente a la política económica de los gobiernos kirchneristas se mantiene pero el impacto de las medidas reclamadas/recomendadas es más grave que el previsto tres meses atrás. “El ajuste de los precios relativos en el primer semestre de 2016 -tras la depreciación del tipo de cambio y el alza de las tarifas de los servicios públicos- ha acelerado la inflación y perjudicado el consumo privado”, escribió con sorpresa el directivo del FMI. Desde su perspectiva, “se prevé que la orientación más acomodaticia de las políticas monetaria y fiscal promueva el crecimiento en 2017, pero que complique el cumplimiento de las metas fiscales y de inflación anunciadas este año”.

Aunque acompaña los distintos programas de ajuste fiscal y monetario implementados por los gobiernos de la región, el FMI advirtió recientemente que “el neoliberalismo aumenta la desigualdad y sus beneficios han sido exagerados”. Los investigadores del Fondo consideraron en la edición de junio de la revista Finance & Develompent publicada por la entidad que los flujos de capitales de corto plazo contribuyen a la volatilidad financiera y aumentan los riesgos de una crisis financiera. El profundo proceso de liberalización financiero dispuesto por el gobierno desde que asumió en diciembre avanza en esa dirección.

El Gobierno decidió en abril permitir la supervisión del Artículo IV. La revisión macroeconómica prevista para septiembre es un requerimiento para los países miembro del Fondo. Aunque representa un análisis técnico de la economía local, esos informes funcionaron históricamente como mecanismos de legitimación para implementar políticas fiscales, monetarias, laborales y cambiarias ortodoxas que no necesariamente eran exigidas por el organismo. La realización del informe no representa un paso hacia la solicitud inminente de un crédito al Fondo sino que es un elemento necesario en el proceso de reinserción plena en el mercado financiero internacional.

Compartir: 

Twitter
 

La respuesta de la demanda interna al ajuste fue más significativa que la esperada por el staff del FMI.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.