ECONOMíA › CABRERA AFIRMO QUE LAS SUSPENSIONES SON “UNA BUENA NOTICIA” PORQUE SE APUESTA A RETENER EL PERSONAL

Qué lindo que es ver la crisis como algo positivo

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, le dio ayer un giro notable a la interpretación de la ola de suspensiones en la industria. “Yo tengo una visión positiva, significa que las expectativas son buenas, porque deciden mantener el personal”. De esas buenas noticias, sobran.

 Por Raúl Dellatorre

La ola de suspensiones en la economía local podría dejar de ser una preocupación social y política en la Argentina, si se acepta la interpretación que ayer le dio a ese hecho el ministro de la Producción, Francisco Cabrera. “En parte es una buena noticia porque quiere decir que las empresas retuvieron su personal ante la esperanza de una reactivación económica”, indicó el funcionario, al ser consultado sobre las miles de suspensiones que están aplicando pequeñas y grandes empresas, establecimientos industriales y agrícolas, comercios y fábricas a lo largo y lo ancho del país, ante el brutal descenso en sus ventas.

La curiosa interpretación fue formulada durante un encuentro con empresarios pymes que tuvo ayer el ministro en el hotel del gremio gastronómico, pero también la formuló durante una entrevista radial por la mañana, como para que no hubiera dudas sobre sus dichos. “De algo que es una noticia negativa yo tengo una interpretación positiva: entre la sobreproducción del año pasado, para aprovechar el tipo de cambio bajo, y la recesión de estos meses, la producción sufrió y sufren los que trabajan, los empleados. Pero las expectativas son buenas, por eso desde las pymes y las compañías grandes, notamos una grandísima retención de personal, aun sufriendo en las ventas. Vemos que la decisión es mantener a su personal, aunque con suspensiones”, ilustró a los oyentes Cabrera, en la entrevista por Radio Diez. Tal es su convicción sobre el “shock de confianza” que se vislumbra detrás de la ola de suspensiones de personal, que se animó a desafiar las proyección del Presupuesto nacional de gastos e ingresos para 2017: el crecimiento no sería del 3,5 por ciento como allí se estimó, sino que “la expansión será del cinco por ciento”.

Según la consultora Tendencias Económicas, que dirige José Luis Blanco, en los primeros ocho meses del año se computaron 90.792 suspensiones. Pero sólo en el mes de agosto, los afectados llegaban a 22.537 trabajadores. En ese mes, los sectores más afectados resultaron el siderúrgico, textil, artículos para el hogar, automotor, alimenticio, petrolero, plástico y metalúrgico.

Ayer, en sus dos intervenciones –tanto ante empresarios pymes como en el reportaje radial–, a Cabrera le citaron los casos más recientes de Arcor y Drean, dos empresas líderes en alimentos y artículos para el hogar (lavavajillas y lavarropas), respectivamente. En el caso de Arcor, empresa a la que pertenece el actual titular de la UIA, Adrián Kaufman Brea, se trata de la suspensión de 400 trabajadores de la planta de Colonia Caroya, Córdoba. En el caso de Drean, la empresa que fabricas los artefactos con esa marca, José Alladio e Hijos, informó esta semana que suspenderá por una semana a los 1500 trabajadores de sus plantas de Luque y Río Segundo, también en la provincia mediterránea.

En ambas, el argumento patronal es la caída de las ventas y acumulación de stocks. En ambos casos, se trata de empresas que han hecho inversiones recientes –Alladio en el lanzamiento de un nuevo modelo de lavarropas, Arcor en una planta de molienda húmeda de maíz, en Arroyito–, lo cual le sirvió de excusa a Cabrera para presentar estos casos como un dato con proyección favorable hacia adelante. aunque sin aclarar que ambas firmas líderes están utilizando a los empleados como variable de ajuste para bajar costos de producción, práctica que ayer resultó consensuada implícitamente por el ministro.

Lo que Cabrera no explicó es que las suspensiones no son prácticas aisladas de empresas con sobrestock, sino que se ha extendido a diversas áreas y tamaños de empresas. La propia Arcor ya había impuesto suspensiones en otras plantas en julio (Bagley Totoral) y agosto (Arcor Estilenos). Massalin Particulares paró en agosto la producción de sus dos plantas (Merlo, Buenos Aires, y Goya, en Corrientes), anunciando el “anticipo de vacaciones” a todo el personal. Alpargatas, en el mismo mes, informó la suspensión de 150 trabajadores de su planta de Florencio Varela. En el mismo mes, Aceros Zapla resolvía la suspensión de 50 operarios en Jujuy por caída en la actividad. Un par de semanas antes, otra siderúrgica, Acindar, había dispuesto parar la producción de su planta de Villa Constitución y suspender a sus 300 operarios. En todos estos casos, ya habían dispuesto medidas similares entre los meses de marzo y junio.

Los mencionados son sólo ejemplos de la ola de suspensiones irradiada en todo el espectro industrial, a las que habría que sumar las del sector automotor (Renault, Fiat, Volkswagen, Iveco, Scania). En otros casos, las decisiones empresarias exceden el marco de lo que Francisco Cabrera consideraría como “buena noticia”, ya que se trata de despidos por el cierre de plantas. Es el caso de TN Platex (empresa líder en hilados de algodón), que levantó su planta en Chaco hace pocas semanas, y Expofrut, que anunció esta semana el cierre de dos plantas de empaque en el Alto Valle. Salvo que el ministro de Producción sorprenda a la población con una nueva interpretación que le encuentre el “lado positivo” a estas noticias.

Compartir: 

Twitter
 

Francisco Cabrera. Casi 100 mil suspensiones en nueve meses. Para el ministro, “una buena señal”
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.