EL PAIS › EL DIPUTADO GUILLERMO CARMONA LES APUNTO A MACRI Y MALCORRA POR EL INCIDENTE

“La reacción es tardía y débil”

El vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja consideró que el Gobierno está actuando con “impericia”. Dijo que cualquier negociación debe incluir la desmilitarización de las islas.

 Por Miguel Jorquera

El diputado del Frente para la Victoria (FpV) y vicepresidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Guillermo Carmona, consideró “tardía y débil” la respuesta de la Cancillería frente a los ejercicios militares del Reino Unido en Malvinas y sostuvo que representan una “actitud amenazante para la Argentina y la región”. Carmona ligó la opaca protesta con “la impericia y la excesiva condescendencia con las pretensiones británicas de la política que el presidente Mauricio Macri y la canciller Susana Malcorra llevan adelante sobre Malvinas”. Propone que cualquier tipo de negociación con el Reino Unido incluya la “desmilitarización del archipiélago”.

–¿Qué opina sobre la declaración de la Cancillería ?

–La reacción ha sido tardía y débil. La impericia y la falta de información de la Cancillería sobre Malvinas, que da cuenta de los ejercicios militares británicos por un informe del Servicio de Hidrografía Naval, un organismo técnico de la Armada que advierte a las embarcaciones que transitan el Atlántico Sur, demuestra el desinterés absoluto de los servicios de inteligencia, de la Armada y de la AFI, que parece más interesada en espiar a periodistas que en la defensa de los intereses nacionales. Lo que es muy grave. La omisión de reacción por la condescendencia en la relación con los británicos, sería gravísimo.

–La “protesta” de la Cancillería menciona por primera vez los respaldos regionales del Mercosur y la Unasur...

–Es la primera vez que la Cancillería responde después que los británicos comiencen los ejercicios militares y tenemos la presunción que se produce por la reacción social sobre el tema. El Gobierno tiene una actitud de omitir o minimizar la información sobre Malvinas. Cuando la británica Rockhopper comenzó, cuatro meses atrás, la exploración petrolífera en Malvinas, la Argentina en ningún momento protestó. La Cancillería tampoco emitió un comunicado sobre la declaración del G77 más China en respaldo a la posición de Argentina sobre Malvinas.

–El acuerdo que la Cancillería firmó con el Reino Unido, además de hidrocarburos y pesca, también incluía “cooperación militar”.

–Con estos ejercicio militares, el Reino Unido tiene una actitud amenazante sobre la Argentina y los países de la región en un área, como el Atlántico Sur, declarada internacionalmente como zona de paz. Esa amenaza no se condice para nada con el planteo de cooperación entre las fuerzas armadas que consta en el comunicado conjunto del 13 de septiembre pasado. Macri y Malcorra están actuando con impericia y una excesiva condescendencia hacia las condiciones impuestas por los británicos y su juego que es avancemos con todo menos con aquellas cosas que implican obligaciones para el Reino Unido. No hay predisposición del Reino Unido para retroceder el proceso de militarización del archipiélago ni discutir el tema soberanía.

–Los ex combatientes denunciaron a Malcorra porque argumentan que desde el punto de vista diplomático el acuerdo representa compromisos frente a las exigencias británicas, ¿coincide?

–Desde el FpV no hay ninguna duda que se trata de un acuerdo marco que denota la existencia de negociaciones sobre temas sensibles como el militar, hidrocarburos, pesca, dejando la soberanía bajo el vergonzoso paraguas utilizado en los 90. Hay un acuerdo que elude el Congreso y establece cargas para la Argentina y beneficios para el Reino Unido.

–¿Cuál debería ser la respuesta del Congreso?

–Ha crecido un consenso sobre la necesidad que cualquier tipo de negociación cuente con el conocimiento y el aval previo del Congreso. Principalmente porque se impugnado, incluso en el oficialismo, la línea política de la Cancillería que es ceder a cambio de nada. Los ejercicios militares demuestran la falta de voluntad del gobierno británico para generar condiciones de diálogo y negociación sobre el tema soberanía. La oportunidad está en que el gobierno nacional se plante en una posición de que cualquier negociación que se busque abrir a futuro sea sobre la base de la desmilitarización de las islas como condición de buena voluntad previa aceptada por los británicos.

–La Antártida también figura en el acuerdo de cooperación.

–El Reino Unido denominó en 2014 como tierra de la reina Isabel a una importante porción de la Antártida argentina y otra sobre la cual reclama soberanía Chile. Un hecho revelador de las intenciones británicas en Malvinas y la Antártida. Las negociaciones abiertas por Macri ponen en peligro la reivindicación de soberanía sobre Malvinas y las expectativas argentinas sobre la Antártida. El Congreso y la población tienen que estar alerta sobre estos temas. Vamos a repudiar los ejercicios militares británicos, reclamar que cualquier negociación incluya la discusión sobre soberanía y a insistir en que Malcorra rinda explicaciones ante los diputados.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Guillermo Carmona criticó la política exterior.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared