ECONOMíA › FUNCIONARIOS QUE APLICAN PLANES ORTODOXOS CONSIGUEN CONCHABO EN ORGANISMOS INTERNACIONALES

El premio para los ajustadores

El ex ministro de Dilma Rousseff Joaquim Levy, después de hundir la economía brasileña en una profunda recesión con la receta neoliberal, pasó a trabajar en el Banco Mundial. Espejo esperanzador para Alfonso Prat-Gay.

 Por Federico Kucher

Los organismos internacionales de crédito como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial juegan un rol clave para proteger al establishment económico y sirven como un espacio de refugio para funcionarios que dejan su cargo en medio de un profundo rechazo de la sociedad. El caso más reciente de reciclaje financiero es el del ex ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, quién diseñó el programa de ajuste ortodoxo de 2015, el cual hundió al mercado interno brasileño con caídas de producción mayores al 4 por ciento. Este año Levy fue nombrado como Director Gerente y Oficial Financiero Principal del Banco Mundial, una de las tres posiciones más importantes dentro del directorio de la entidad. Los organismos de crédito, anticipando lo que pueda pasar en la Argentina, ya se encargaron de endulzar al ministro de Finanzas Prat Gay, al calificarlo como un funcionario “valiente, inteligente y progresista”.

A principio del año pasado, Levy instruyó a los miembros del área económica de Brasil para que avancen en un programa de recorte del gasto público, con devaluación del real y aumento de la tasa de interés en moneda local. El ex ministro brasileño, al implementar el programa de equilibrio macroeconómico, le aseguró a la población que eran medidas que traerían prosperidad en el corto plazo. “El ajuste es necesario porque hicimos frente con éxito a la crisis mundial desde el 2008 pero usamos muchos recursos que hoy no ya tenemos. Por eso hay que hacer el ajuste rápido para volver a crecer rápido”, aseguraba a inicio de 2015. La performance de Brasil, a pesar de las declaraciones del funcionario, fue la peor de las últimas ocho décadas por el incremento del desempleo, el retroceso de la actividad económica y la inflación.

El informe de macroeconomía de la consultora Latin Focus es un instrumento clave para evaluar los resultados del plan ortodoxo de Levy. El PIB Brasil anotó una contracción del 3,8 por ciento en 2015 y este año el promedio de las estimaciones del mercado espera otra baja del 3,2 por ciento. La inflación, que era del 6,4 por ciento en 2014 saltó al 10,7 por ciento al año siguiente y la deuda externa paso de representar el 14,6 por ciento del Producto al 18,9 en esos años. Las inversiones extranjeras directas, pese al ajuste que iba a entusiasmar a las firmas multinacionales, según las afirmaciones de Levy, bajaron de 96 a 75 mil millones de dólares entre 2014 y 2015.

El consumo de la población, que habían anotado suba del 1,4 por ciento en 2014, se derrumbó 4,0 por ciento en 2015 y el mercado espera otra caída de 4,4 por ciento este año. El desequilibrio fiscal, aunque se redujeron los gastos, marcó un rojo de 10,4 por ciento en 2015 (contra el 6,1 del año anterior) y para 2016 se espera un déficit del 9,5 por ciento. La industria, en tanto, cayó 8,3 por ciento el año pasado, cuando lo había hecho al 3 en 2014, y la inversión se derrumbó un 14,1 por ciento en 2015, contra el retroceso del 4,5 el año anterior. El desempleo fue la variable con peor performance, al marcar 6,8 por ciento en 2014, 8,5 por ciento en 2015 y 11,4 en 2016, según el consenso de consultoras del mercado. Se espera que la desocupación continúe en dos dígitos al menos hasta fines del 2019.

Los resultados catastróficos de la economía brasileña provocaron la salida de Levy en diciembre de 2015 y a comienzos de este año ya estaba asumiendo en el directorio del Banco Mundial. “Se incorporó al Grupo (BM) en febrero de 2016. Anteriormente, se desempeñó como ministro de Hacienda de la República Federativa del Brasil, trabajando con la presidenta y el Gobierno para reformar la quinta economía más grande del mundo”, menciona la biografía del economista disponible en la página web del organismo de crédito internacional. Levy, que realizó su doctorado en la Universidad de Chicago, comparte las sillas principales del Grupo del Banco Mundial junto con el presidente de la entidad, Jim Yong Kim, el Director Gerente y Oficial Principal de Operaciones interino, Kyle Peters, y el Director Gerente y Oficial Administrativo Principal, Shaolin Yang. La recompensa del establishment parece desmedida si se contemplan los resultados como funcionario.

Compartir: 

Twitter
 

Joaquim Levy, ex ministro de Hacienda de Brasil, hoy es un importante funcionario del Banco Mundial.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.