DEPORTES › FUTBOL BONADIO RECHAZó EL PEDIDO DE EXTRADICIóN DE DELUCA Y LOS JINKIS

Tres amparados por la Justicia

El fallo del magistrado anula la posibilidad de que los acusados se presenten ante el Juzgado Federal de Nueva York donde se investiga la ruta de las coimas en el FIFAgate. En Argentina están procesados en otras causas, pero en EE.UU. se exponían a recibir penas más altas.

 Por Gustavo Veiga

En un fallo de 84 páginas el juez Claudio Bonadio rechazó ayer los pedidos de extradición del ex dirigente de la Conmebol Eduardo Deluca y los empresarios Hugo y Mariano Jinkis que había solicitado Estados Unidos. Su decisión anula la posibilidad de que se presenten ante el Juzgado Federal del distrito Este de Nueva York donde se investiga la ruta de las coimas en el FIFA Gate. Los tres acusados se habían negado a ser trasladados ante los tribunales de EE.UU.. En ese país se exponían a recibir penas mucho más altas, aunque en la Argentina también están procesados en otras causas. La diferencia es que los delitos por los cuales fueron imputados tienen un encuadramiento jurídico diferente.

El juzgado federal N° 11 rechazó la solicitud de extradición basándose en varios argumentos, aunque hay uno que amerita destacarse. Bonadío señaló en su sentencia que el pedido “no alega hechos delictivos cometidos en territorio del país requirente, ni reseña o demuestra que dichos delitos tuvieran consecuencia en su jurisdicción territorial”. A continuación desarrolla por qué: “Al hacer particular hincapié en la comisión del presunto delito de fraude electrónico para movilizar fondos dentro de los EE.UU., desde o hacia el exterior o de este hacia los EE.UU., se arroga la jurisdicción en razón de la moneda en la que presuntamente se realizaron los pagos y/o transacciones de “coimas” o comisiones entre individuos o asociaciones civiles de naturaleza privada y la intervención puntual de bancos corresponsales y/o intermediarios con fondos que concluyeron en terceros países. En este sentido, no deja de ser discutible este aspecto…”

La Justicia de Estados Unidos, en el caso de Deluca, lo pretendía extraditar por asociación ilícita para realizar hechos de delincuencia organizada, fraude electrónico para cometer cohecho y lavado de activos. El ex directivo, de 76 años, había declarado brevemente ante el juez que “la posibilidad de viajar atentaría contra mi estado de salud y hasta mi propia vida”. Está bajo tratamiento médico y con la movilidad restringida por su obesidad.

Juan José Sforza, el abogado de Hugo Jinkis, alegó sobre su defendido que “ningún ciudadano puede tener dos procesos simultáneos con el mismo objeto procesal en Estados Unidos y la Argentina”. En efecto, tanto los empresarios como Deluca están imputados en distintas causas acá. Los dos primeros en la 7.888/1 caratulada “Jinkis, Hugo Víctor y otro sobre defraudación contra la administración pública” que tramita el juzgado federal N° 3 y la 36.753/15 del fuero en lo Penal Económico “Burzaco, Alejandro y otros sobre infracción a la Ley 24.769”. El ex dirigente es investigado en una que tramita el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, también por defraudación a la administración pública.

Marcelo Caremi, el abogado de Deluca, le dijo a Página/12 que “el fiscal todavía puede apelar el fallo ante la Corte, pero la contundencia de los argumentos que expuso el juez Bonadío lo hacen inobjetable. Básicamente porque no puede haber doble incriminación ya que mi defendido está imputado en otra causa en la Argentina”.

El fiscal Eduardo Taiano había dicho en su alegato que eran extraditables los hechos por los cuales se los requería en Estados Unidos, porque más allá de la terminología utilizada por las legislaciones de los dos países “se advierte que se trata de asociación ilícita” el delito por el que fueron acusados en el tribunal de Nueva York. Un tratado que firmaron los dos países en junio de 1997 –cuando gobernaban Bill Clinton y Carlos Menem–-, hace posible que un ciudadano argentino pueda ser extraditado, enjuiciado y eventualmente condenado en EE.UU..

Pero en la práctica, la jurisprudencia que se impuso desde que rige aquel convenio bilateral –refrendado por la ley nacional 25.126 promulgada en septiembre de 1999– en la mayoría de los casos no permitió las extradiciones pedidas por Estados Unidos. El único argentino que está detenido en Nueva York bajo el régimen de arresto domiciliario es Alejandro Burzaco, el ex CEO de la productora Torneos y Competencias que se entregó en Italia en junio de 2015.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El juez Claudio Bonadio ayer rechazó los pedidos de extradición con un fallo de 84 páginas.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.