ECONOMíA

Premios y castigos para usuarios y un sistema eléctrico hecho PURE

Ayer entró en vigencia el Programa de Uso Racional de Energía, PURE, que premiará los menores consumos eléctricos y aplicará recargos a los consumos elevados. La industria paga los premios.

La Secretaría de Energía reglamentó y puso en marcha el denominado Programa de Uso Racional de la Energía en el sector eléctrico (PURE), determinando las características del esquema de premios por ahorro y de cargos por mayor consumo de electricidad que se aplica para contrarrestar parcialmente los efectos de la crisis energética actual. Los castigos a pagar por los usuarios por mayor consumo constituirán un fondo para obras en el sector, mientras que los “premios” o descuentos a los clientes que ahorren serán abonados por los consumidores industriales, presuntos beneficiarios de la mayor disponibilidad de energía por su uso racional a nivel de usuarios residenciales y comerciales.
El sistema dispuesto por la Secretaría de Energía a través de la resolución 552/04 divide el universo de usuarios en dos grupos. El primero, constituido por los clientes residenciales cuyo consumo bimestral en 2003 no haya superado los 600 kilovatios hora. El segundo, por los usuarios residenciales con consumos mayores a ese umbral o no residenciales categorizados en la tarifa general (comercios, clubes y otras instituciones). Para los primeros, se establece un régimen de premios, bimestre por bimestre, por consumos inferiores a los registrados en el mismo período del año anterior, consistente en una bonificación igual al cargo variable de la tarifa residencial por kilovatio de reducción del consumo. Estas categorías de usuarios no recibirán castigo por mayor demanda, salvo que superen los 600 kilovatios/hora en un bimestre.
Para el segundo grupo, formado por los clientes comerciales e instituciones, se establece un parámetro de comparación fijado por el 95 por ciento del consumo del año pasado. Para cada bimestre, se comparará el dato con el año anterior y cuando supere ese 95 por ciento recibirá un castigo o recargo. El cargo adicional se calculará por el volumen consumido en exceso de aquella proporción multiplicado por el diferencial entre el cargo variable de la tarifa T1 (residenciales) y de la T3 (industriales). En caso de un consumo inferior al 95 por ciento, el cliente recibirá una bonificación equivalente a la cantidad consumida por debajo de ese umbral multiplicada por el cargo variable.
Se estima que un departamento grande o un chalet puede alcanzar un consumo de 600 kv/hora por bimestre si es usada habitualmente por una familia tipo permaneciendo alguna persona en el hogar durante todo el día. Obviamente, estos parámetros varían de acuerdo con la cantidad de electrodomésticos con los que esté equipado el hogar y su uso, pero se calcula que, en promedio, un departamento de tres ambientes no alcanza ese umbral de consumo.
El costo del recargo sobre la tarifa que pagarán los grandes consumidores residenciales, si demandan por encima del 95 por ciento del año pasado, varía entre el 50 y el 100 por ciento del cargo variable. Pero ese plus sólo se aplica a la cantidad de electricidad consumida por encima de ese parámetro. Fuentes de las empresas distribuidoras, que hoy difundirán ejemplos prácticos de premios por ahorro y castigos por consumo en exceso, estiman que las variaciones en valor de la factura serán “muy poco significativas”.
A fines de abril, la Secretaría dictó la resolución 415 procurando instalar en la población el criterio del uso racional de la energía, operando sobre la demanda. Las compañías distribuidoras deberán aplicar el programa en las facturas que comprendan como período de consumo a los que se hayan iniciado a partir de ayer “y hasta tanto la Secretaría de Energía lo dé por finalizado”. En el caso de los usuarios que se hayan incorporado como nuevos clientes a partir del 30 de abril de 2004, “serán incluidos en el programa una vez tanscurrido un año calendario de su incorporación”.
Para ejercer un estricto control sobre la aplicación de premios y castigos, además de hacer un seguimiento sobre el traslado de estos últimos a los usuarios industriales, las distribuidoras estarán obligadas a presentar mensualmente un minucioso informe sobre demanda, suministros,usuarios, importes recaudados, ahorros, consumos en exceso, etc. La resolución puntualiza que “dado que el objetivo esencial de este Programa es generar excedentes que puedan ser utilizados para abastecer a usuarios industriales, preservando crecimiento económico y empleo”, resulta razonable que el costo de tales excedentes sea absorbido en su totalidad por quienes resultan sus destinatarios naturales”. El Programa prevé así que quede a cargo de la totalidad de los Usuarios de Medianas y Grandes Demandas (T2 y T3) de cada distribuidora el pago prorrateado de los montos totales correspondientes a la bonificación que percibirán los Usuarios de Pequeñas Demandas (T1) de la misma distribuidora. Los montos recaudados en concepto de castigos, en tanto, integrarán un fondo fiduciario que manejará el Gobierno para obras de infraestructura eléctrica.

Compartir: 

Twitter
 

El consumo de cada bimestre se comparará con el mismo período del año anterior en cada hogar.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.