ECONOMíA

Inflación bajo control, con alquileres sin control

Según el informe del Indec que recibieron Kirchner y Lavagna, el IPC de mayo repetiría el 0,5 por ciento de abril. En alimentos, la suba fue todavía menor. Pero el aumento de los alquileres (1,6%) triplica al índice general.

 Por Maximiliano Montenegro

Para alivio del Gobierno la inflación en mayo se mantuvo bajo control. Según el informe preliminar del Indec que recibieron Kirchner y Lavagna, el índice de precios al consumidor (IPC) repetirá el 0,5 por ciento que mostró en abril. El aumento de los precios de “alimentos y bebidas” –el rubro que más golpeó en el primer trimestre– fue aún más moderado: 0,2 por ciento. Y hasta se registró un descenso en los valores de la carne. Sin embargo, aparece un nuevo problema en el horizonte: en mayo la suba de los alquileres (1,6 por ciento) triplicó al índice general de precios. Otros de los items que saltó por encima del resto fue “indumentaria”.
El Indec realiza encuesta semanales de precios para luego elaborar y publicar el índice mensual de precios. Sobre el escritorio del Presidente y del ministro de Economía, hay sendos informes con el adelanto de las tres primeras semanas del mes. A menos que ocurra algo inesperado, esa información ya es suficiente para fijar la tendencia del IPC para todo el mes.
Los datos generales son alentadores. El IPC volvería a marcar, al igual que en abril, 0,5 por ciento. Ese índice –un tercio del registrado en marzo– es compatible con una inflación anual de un dígito. En el primer cuatrimestre del año, la inflación acumulada fue del 4,5. Si en los ocho meses restantes del mes fuera similar a la de mayo, la inflación anual se ubicaría cómodamente por debajo del 10 por ciento. No obstante, por ahora una proyección así resulta ciencia ficción, en especial porque todavía no está claro cuál será el impacto de los incrementos de tarifas de gas y electricidad para industrias y comercios en los precios de los productos finales.
En mayo, tal vez la mejor noticia para el Gobierno fue el comportamiento del rubro “alimentos y bebidas”: en promedio, la suba de precios fue de sólo 0,2 por ciento. Más aún, el Indec detectó caídas en productos sensibles como la carne (-0,3 por ciento) y el pan (-0,1). En el primer caso, es posible que hayan jugado a favor los acuerdos de precios cerrados por el Gobierno a fines de abril, que este mes impactaron de lleno. Pero en alimentos también es posible que haya influido la desaceleración del consumo evidenciada en los últimos dos meses. De hecho, ese parate en el ritmo de crecimiento del consumo, notorio en el caso de los supermercados, habría sido forzado, a su vez, por la remarcación de precios del primer trimestre.
También hubo un descenso en las tarifas de “esparcimiento” (-0,3 por ciento), un concepto que abarca desde salidas a comer fuera del hogar hasta turismo. En este caso la baja respondería a un ajuste estacional después del fuerte aumento de precios ocurrido durante el verano. Otro de los sectores que estabilizó sus valores fue “atención médica y servicios de salud” (0,1%), que se habían encarecido en un 8,5 por ciento durante el primer trimestre como consecuencia del ajuste de las cuotas por parte de las empresas de medicina prepaga.
Sin embargo, los índices de mayo también muestran señales preocupantes.
El aumento en los alquileres (1,6 por ciento) triplicó al índice general, confirmando las importantes subas que vienen denunciando las asociaciones de inquilinos. Como es sabido, en ese mercado la situación es cada vez más complicada para los inquilinos: por un lado, hay un exceso de demanda porque, después de la devaluación el acceso a la vivienda propia se hizo cada vez más inaccesible para los asalariados; por el otro, la oferta es limitada, porque los dueños retacean las propiedades a la espera de una valorización mayor de los alquileres –dada la prohibición de cláusulas indexatorias– o del metro cuadrado para su venta.
Más llamativa todavía es la suba de precios de la indumentaria y el calzado, considerando que los ajustes por “cambio de temporada” ya se dieron en marzo y abril. Según los expertos del Indec, una explicación posible es que el anuncio de restricciones para las importaciones –de China y Brasil– hayan disparado remarcaciones preventivas.

Compartir: 

Twitter
 

Los datos de mayo están en línea con una inflación anual de un dígito.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.