EL PAíS › EL FELIPISMO REALIZO UN CONCURRIDO CONGRESO EN LA PLATA

Solá ya no está tan solo

Con 387 congresales presentes –a 70 de obtener la mayoría–, los seguidores del gobernador apoyaron en su congreso lacandidatura de Cristina Kirchner. El domingo replica Duhalde.

 Por Miguel Jorquera

El congreso sirvió para medir fuerzas y el felipismo se mostró airoso con la convocatoria. Con “387 congresales autoconvocados” del PJ provincial, las huestes de Felipe Solá tensaron aún más la relación con el duhaldismo, ya no sólo en la disputa por las candidaturas en el distrito más poblado del país sino también en pelea por la conducción partidaria. Con la presidencia del intendente de La Matanza, Alberto Balestrini, y el subsecretario general de la Presidencia, Carlos Kunkel, el congreso definió el apoyo “incondicional e irrestricto” al presidente Néstor Kirchner al gobernador y a los intendentes peronistas; la “adhesión” electoral del justicialismo al kirchnerista Frente por la Victoria; el lanzamiento de la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner como senadora nacional por la provincia, y el “repudio a los intentos –del duhaldismo– de desestabilizar la gobernabilidad en la provincia”.
A las cuatro de la tarde, dos horas después de lo pautado y con la presencia de 356 congresales “autoconvocados” –medio centenar más de lo necesario–, se abría el congreso de los disidentes con la conducción provincial del PJ, en el club Atenas de La Plata, para pronunciarse por el apoyo “incondicional” con el Presidente, el gobernador y a la candidatura de la primera dama como senadora por la provincia. Tres de los ejes políticos de la convocatoria. El otro punto fue “repudiar” el pedido de juicio político contra el gobernador que “el duhaldismo junto al ARI (Aldo) Rico y (Luis) Patti” aprobaron en la Cámara de Diputados.
Sin la presencia de Solá (ausente por “cuestiones de agenda”), el felipismo se las arregló para sumarle carácter “institucional” a la convocatoria. Todo el gabinete provincial, salvo Carlos Arslanian, estuvo en el gimnasio del club Atenas: Florencio Randazzo, Rafael Magnanini, Raúl Rivara, Eduardo Di Rocco y Mario Oporto desde sus sillas de congresales; Juan Pablo Cafiero y Gerardo Otero sentados en las gradas.
Los intendentes también tuvieron un lugar desatacado en el reparto de cargos partidarios. Julio Alak (La Plata) hizo de anfitrión y ocupó un lugar en la mesa de conducción del congreso que presidió Balestrini y a la que se sumaron los jefes comunales de Campana, Miramar, Rojas, Pehuajó y Benito Juárez. Las vicepresidencias fueron para Kunkel, uno de los hombres más cercanos al Presidente y para el ex jefe de la bancada de senadores provinciales del PJ, Juan Almondarain, desplazado por el duhaldismo. Al congreso no le faltó liturgia peronista. Se comenzó con el Himno Nacional y se terminó con la marcha peronista, tribunas repletas de militantes con banderas y estandartes que identificaban su lugar de procedencia (la mayoría de La Plata y la zona sur del conurbano), había bombos, redoblantes y hasta una pequeña banda con instrumentos de vientos que resaltaban musicalmente los párrafos de los discursos más belicosos y emotivos. Pero no hubo consignas, disidencias ni tampoco alteraciones en el orden prefijado de los oradores.
El intendente de Luján, Miguel Prince, se encargó de pedir el apoyo “incondicional e irrestricto” al Presidente y al gobernador para “defender el proyecto nacional y popular de las garras preparadas de la antipatria”. Jorge Paredi, intendente de Mar Chiquita, de la adhesión del PJ al acuerdo electoral con el Frente para la Victoria recordando el “espíritu frentista del PJ”, que arrancó el aplauso de los extrapartidarios como el líder piquetero Luis D’Elía que estuvieron en La Plata. El diputado provincial Alfredo Antonuccio se pronunció a favor de una “amnistía” de los peronistas que fueron por fuera del PJ en las últimas elecciones y que extendió a los “luchadores sociales” que hoy no sienten “identificados con el PJ” y que militan en otras organizaciones.
Ya sobre el final, y con la presencia de “387 congresales confirmados por 18 veedores de la Justicia electoral”, la euforia se apoderó de los presentes. “El Presidente no es el Chirolita de alguien, como decían los de adentro y repetían los gorilas de afuera. Néstor Kirchner tiene dos cosas bien puestas y demostró que sólo es Chirolita del pueblo que lo votó”, grito Balestrini. El intendente de La Matanza también elogió a Solá en el cierre del congreso que pasó a un cuarto intermedio hasta el 28 de junio, tres días antes de que venza el plazo de cierre de listas para las elecciones legislativas bonaerenses: “También dijeron que ponían un gerente en la provincia y Felipe demostró tener las pelotas suficientes como para gobernar la provincia y llevarla adelante”.
En una tumultuosa conferencia de prensa, los dirigentes sacaron a relucir la “contundencia” de los números del congreso. “Necesitamos unos 75 congresales más para alcanzar la mayoría de la conducción partidaria. Confiamos alcanzarla porque unos 40 congresales que firmaron la convocatoria de hoy no pudieron venir y habrá muchos que después de este congreso repensarán sus posturas”, dijo Balestrini. Otros confiaron a Página/12 que algunos “intendentes que se sientan con (Eduardo) Duhalde hoy mandaron varios congresales para ver cómo venía la cosa”. El domingo es el turno del duhaldismo que prepara su propio congreso en Lanús. Allí, los números también ejercerán fuerza en la pulseada cuyos contrincantes no están dispuestos a dar el brazo a torcer.

Compartir: 

Twitter
 

Kunkel, Balestrini y Alak, autoridades del congreso, se mostraron exultantes con la concurrencia.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.