EL PAíS › INTERESANTE CRUCE DE LOS
LIDERES INDUSTRIALES DE BRASIL Y ARGENTINA

Pareja que duerme en camas separadas

Por D. C.
Desde Mar del Plata

El Mercosur es una fuente inagotable de discusiones. A pesar de las constantes declaraciones de buena voluntad de argentinos y brasileños, al menor movimiento se desata una pelea. El nuevo debate ocurrió ayer en esta ciudad, durante el seminario de la Unión Industrial Argentina. Uno de los invitados estrella fue el presidente de la poderosa Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), Paulo Skaf. El empresario intentó durante un rato minimizar las diferencias, hasta que finalmente explotó. “Cuando el dólar en Brasil estaba a 3,40 ustedes no hablaban de otra cosa, pero ahora que está a 2,40 no los escucho decir nada”, protestó ante la prensa, a metros del flamante presidente de la UIA, Héctor Méndez. Una hora después, el argentino le contestó: “Brasil está subsidiando sus exportaciones a la Argentina, lo que está expresamente prohibido en los estatutos” del bloque regional.
La presencia de Skaf intentó demostrar la vocación de las partes por llegar a acuerdos básicos. El empresario comentó que si no creyera en el Mercosur no se hubiera levantado a la madrugada para viajar a Mar del Plata, para regresar luego de su exposición a su ciudad. “Los problemas con Argentina son menores”, afirmó delante de unos 600 socios de la UIA. “Hay algunas diferencias en casos puntuales sobre las que está habiendo diálogo”, agregó. Las controversias se centran en los sectores del calzado, textiles y electrodomésticos, con reclamos argentinos, y lácteos, vinos, trigo, muebles y madera, con protestas de los empresarios brasileños. Esas disputas ya son históricas entre los dos socios principales del Mercosur, que en los últimos meses han tenido intensos enfrentamientos. Por un lado, Brasil con sus aspiraciones de ser líder regional y, por otro, Argentina pretendiendo recuperar o proteger sectores industriales.
Más allá de esos casos mencionados, el conflicto de fondo es porque la Argentina exige el establecimiento de mecanismos permanentes para equilibrar el comercio industrial, que el gobierno de Lula da Silva y los empresarios brasileños rechazan. El argumento de este lado de la frontera es que mientras sigan sin fijarse reglas concretas, el grueso de las inversiones recaerá siempre en el mercado más grande. Skaf discrepó con esa versión. “La Argentina este año crecerá, por lo menos, el doble que Brasil. El dólar acá está 2,90 y allá, 2,40. Nuestras tasas de interés son las más altas del mundo”, enumeró, para demostrar que en este momento las ventajas competitivas favorecen a los industriales argentinos.
Cuando se le preguntó por las asimetrías por tamaños de mercado, el presidente de la Fiesp exclamó: “Ahora que el tipo de cambio es mejor acá, ya no me hablan de ese tema”. A su turno, Méndez se encargó de responderle. “Si subimos al ring, usamos guantes y nos manejamos con las reglas del boxeo. Pero cuando estamos abajo no nos pueden pegar”, graficó. “Brasil no tiene que sacarnos ventajas porque es nuestro socio, no nuestro competidor”, completó. “Tienen que tener consideración, no nos pueden avasallar”, insistió.
El titular de la central fabril elogió al Gobierno por cómo negocia con el país vecino. Admitió que “desde Martínez de Hoz hasta hace dos años, no hubo vocación de una política industrial, pero eso ha cambiado y se refleja en los balances de las empresas”. También respaldó la aplicación unilateral de salvaguardas y medidas restrictivas a las importaciones brasileñas hasta tanto se acuerden mecanismos para equilibrar el comercio. El secretario de Industria, Miguel Peirano, ratificó la continuidad de esa política. “En el mundo ya no hay ortodoxos. Está lleno de subsidios, de medidas arancelarias, de medidas paraarancelarias. Si en Europa, EstadosUnidos y Brasil lo hacen, por qué nosotros no lo vamos a hacer”, concluyó Méndez.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.