ECONOMíA › PROBLEMAS DE ENTREGA A LAS ESTACIONES DE GNC. PROPUESTA PARA LA CRISIS

Para pasar el invierno con suficiente gas

Los industriales de GNC le acercaron una propuesta al ministro De Vido para crear otro fondo fiduciario con el objetivo de incrementar la capacidad de transporte y así garantizar la provisión a las estaciones.

 Por Cledis Candelaresi

Los industriales del gas natural comprimido intentarán la semana próxima seducir a Julio De Vido con la propuesta de integrar un fondo fiduciario que permita aumentar la capacidad de transporte para asegurar al sector hasta 20 millones de metros cúbicos/día, más del doble de lo que hoy demanda el sector del GNC. La idea de sumar un mínimo de 33 millones de pesos por año adicionales a la masa de recursos específicos que hoy administra Planificación está muy emparentada con la filosofía del ministro y tiene por finalidad garantizar la provisión a las estaciones de servicio, hoy sujetas cada invierno a cortes en el suministro. Para la red, la limitada capacidad de los gasoductos es más crítica que la escasez de gas debido a una producción menguante.

Ayer se publicó en el Boletín Oficial la resolución de Enargas que obliga a las distribuidoras a garantizar 3000 metros cúbicos por día de gas a cada estación de GNC, aunque bajo las condiciones de un contrato en “firme”, aquel por el cual le pagan unos centavos más sobre los 11 que cuesta el metro cúbico, pero que les garantiza la capacidad de transporte requerida para hacérselos llegar.

Las gestiones ante funcionarios de Energía encarada por la cámara que preside Alessandro Carlo Evi, representante de los fabricantes de equipos, comenzaron la semana pasada, después que Gas Ban resolvió restringirle el suministro a 26 de las 320 estaciones que tienen contratos “interrumpibles”. En virtud de estos acuerdos, el estacionero paga menos el metro cúbico, pero no tiene asegurada la provisión, de modo tal que cuando otros usuarios demandan más gas del que dispone la distribuidora, ésta reorienta el fluido, dejando sin insumo a los expendedores.

Cuando a mediados del año pasado se planteó una situación similar, el Gobierno dispuso que las distribuidoras deberían asegurarle a cada estación no menos 5 mil metros cúbicos por día, 2 mil más que en la resolución actual. Si alguna necesitaba más, debería buscarlo en el Mercado Electrónico de Gas y pagarlo a lo que lo consiga, obviamente más que los 11 centavos que tienen hoy como precio fijo hasta fin de año. Un valor, este último, que equivale al doble del que pagan los residenciales, pero que es menos de la mitad del que oblan las industrias.

El secretario de Energía, Daniel Cameron, también dispuso que todas las estaciones de GNC que abrieran desde entonces sólo podrían tener contratos interrumpibles, situación en la que encuadraron los 26 estacioneros afectados por la restricción de Gas Ban (tanto como 80 industriales abastecidos por esta red). Limitación que fue levantada el viernes, pero que podría volver en cualquier momento.

Para todo el sector del GNC, un primer problema es garantizarse el gas. El cuello de botella a superar no es tanto la declinante producción como la limitada capacidad de los gasoductos, que los industriales proponen ampliar integrando un fondo específico nuevo o sumando recursos a los que ya tienen constituidos TGN y TGS bajo la fiscalización de De Vido. Si para el fondo propuesto se pagara un centavo sobre los 9 millones de metros cúbicos diarios consumidos por todo el sector, se recaudaría un mínimo de 33 millones anuales. Se trata de una eventual solución a mediano plazo, pensando en que el sector seguirá expandiéndose al buen ritmo actual.

Pero para evitar cortes en lo inmediato, los industriales proponen que todas las estaciones tengan contratos en firme, aunque sea soportando un costo mayor. El problema, según señalan los estacioneros, es que esta alternativa debe ser expresamente admitida por el Gobierno, que prohibió desde hace un año este tipo de acuerdos.

Los fabricantes de equipos también ponen sobre la mesa la urticante cuestión del prorrateo interno del insumo. Según cuestiona el propio Evi, algunos estacioneros contratan más gas del que realmente consumen para vender el excedente a las industrias que pagan por él bastante más, amparadas porque el sistema actual impide ceder el carburante que sobre a otras estaciones con falta, sean propias o ajenas.

Compartir: 

Twitter
 

Las distribuidoras de gas comenzaron los cortes a las estaciones de GNC y aparecieron alertas.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.