ECONOMíA › EL MERCADO DE MAIZ EN MAXIMA TENSION POR LOS PRECIOS

Otro frente de tormenta

 Por Claudio Zlotnik

La limitación a las exportaciones de maíz, impuesta recientemente por el Gobierno, no impidió un nuevo repunte en el precio del cereal en el mercado interno. Ayer, la tonelada se operó a 118 dólares, por encima de los 113 previos a la medida. Desde el Gobierno quitaron dramatismo a la cuestión. Patricio Lamarca, jefe del gabinete de Agricultura, dijo a Página/12 que “no existe ningún justificativo” para que aumenten los productos que tienen al maíz como insumo.

Los productores de pollos, de cerdos y los ruralistas que alimentan al ganado en feed-lots vienen presionando para elevar los precios de sus productos. Argumentan que el maíz es uno de sus insumos básicos. Desde Economía relativizaron esa visión. “La industria avícola puede manejar el incremento del maíz, tiene margen para absorber el mayor costo”, sostuvo Lamarca. En las últimas jornadas, los productores hicieron gestiones ante la Secretaría de Comercio para obtener luz verde a sus reclamos.

El maíz se fue transformando en un problema para el Gobierno. Los funcionarios están conformes con la mejora de los valores, pero desde Economía se vieron obligados a frenar las exportaciones al sospechar maniobras especulativas por parte de las compañías exportadoras.

Lo normal es que, a esta altura del año, los compromisos de ventas al exterior de la próxima cosecha alcancen el millón de toneladas, como máximo. De hecho, el año pasado habían llegado a las 800 mil. Ahora se registraron compromisos para colocar 10,5 millones de toneladas. Frente a esta anomalía, Agricultura clausuró el registro, por lo cual detuvo la ola de ventas. Y, además, dio inicio a una auditoría para saber si esos registros se corresponden con operaciones reales. “Se sospecha de maniobras especulativas previendo nuevas subas en los valores del maíz. Tenemos serias dudas de que la totalidad de esas operaciones hayan sido reales”, señaló Lamarca a este diario.

La conjetura es que la avalancha de registros fue para evitar pagar más retenciones en caso de que, efectivamente, se confirmara que el precio del maíz hubiera seguido subiendo. El problema es que esa maniobra estaba a punto de dejar desabastecido el mercado local. Frente a un consumo interno de 7,5 millones de toneladas, la producción alcanza a unos 18 millones.

Durante esta semana y la que viene, las exportadoras están obligadas a presentar los contratos que respalden sus ventas al exterior. Si no lo hacen, esos compromisos quedarán anulados. Los funcionarios aseguran que no tienen estimaciones sobre el volumen de la irregularidad. Fuentes del mercado cerealero calcularon que sería entre un 20 y un 30 por ciento del total. En Agricultura detectaron que de las 10,5 millones de toneladas “exportadas”, alrededor de 4 millones ya fueron compradas a los productores.

A diferencia de lo ocurrido con la carne, en el caso del maíz, la traba a las exportaciones no pudo contener su encarecimiento. El precio interno continúa atado al valor internacional, que en los últimos dos meses se disparó un 40 por ciento. El anuncio de que Estados Unidos, el segundo exportador mundial, destinará 50 millones de toneladas de maíz a un programa de apoyo al biodiesel y la imparable demanda asiática explican el boom del cereal. En este contexto, Lamarca desestimó versiones que circularon en el mercado sobre el posible traspaso de siembra de maíz hacia la soja, dado el límite a las exportaciones. “La próxima campaña de maíz superará la anterior. Llegaremos a 20 millones de toneladas o más. El maíz es más rentable que la soja”, aseguró.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.