ECONOMíA

Kirchner exige, Peirano reclama y Redrado pide, pero la tasa no baja

Un informe oficial al que tuvo acceso Página/12 revela que los bancos subieron las tasas y restringieron el crédito en los últimos dos meses y medio. Con la excusa de la crisis, mejoraron aún más sus ingresos vía tasas de interés.

 Por Claudio Zlotnik

Un relevamiento de Página/12 basado en información oficial detectó que, superadas las turbulencias en los mercados internacionales, los bancos siguen cobrando tasas de interés más elevadas que antes de la crisis. Esa situación se verifica en varias de las líneas que ofrecen las entidades financieras: préstamos personales, hipotecarios, prendarios y también en los créditos a las empresas. Ayer, Néstor Kirchner reiteró su reclamo para que los bancos bajen las tasas.

El caso emblemático del comportamiento de los bancos en los últimos tres meses es el de los créditos para la vivienda. Registraron incrementos en sus costos pero, además, se notó una marcada desaceleración en el otorgamiento de préstamos. Subieron un punto en promedio, y los más caros pasaron a ser los ofrecidos por la banca extranjera. Dentro de este grupo, la tasa promedio saltó del 10,5 al 11,75 por ciento anual, aunque habían llegado al 12 por ciento un par de semanas atrás. En las entidades privadas de capital nacional, el costo promedio saltó del 9,75 al 10,5 por ciento anual. La banca estatal fue la que menos ajustó las líneas: se remarcaron del 9,4 al 9,9 por ciento anual.

En cuanto al volumen de créditos hipotecarios, el otorgamiento pasó de un promedio de 65 a 50 millones de pesos semanales. Esa caída se explica en gran parte por la actitud conservadora de los bancos extranjeros. Mientras las entidades públicas y las de capital nacional mantuvieron prácticamente sin cambios el volumen de otorgamientos, los extranjeros aplicaron el freno: de los 20 millones de pesos semanales que, en promedio, daban antes de las turbulencias pasaron a los 8,8 millones actuales.

- Préstamos personales. Son una de las líneas más rentables para los bancos. A pesar de ello, las entidades aplicaron aumentos, aprovechando los niveles record del consumo. A fines de julio, cuando estalló la crisis bursátil, estos créditos mostraban una tasa promedio del 23 por ciento anual, con una tendencia a la baja. Ahora superan por un par de décimas el 25 por ciento anual. En este caso, los aumentos fueron aplicados tanto por entidades de capital extranjero como nacional. Los créditos más caros están en el grupo de bancos locales, con una tasa promedio del 29 por ciento anual. En los bancos públicos, la suba fue del 16 al 18 por ciento anual. También fue muy fuerte el ajuste en las entidades no bancarias, donde la tasa promedio saltó del 45 al 52 por ciento anual, aunque en las últimas dos semanas ese costo bajó tres puntos, al 49 por ciento anual.

- Préstamos prendarios. Es uno de los segmentos que más se encareció. La tasa pasó de un promedio del 8,0 por ciento anual a fines de julio al 12,5 por ciento actual. Los que más ajustaron al alza fueron los bancos privados nacionales (del 9 al 21 por ciento anual), pero este grupo de entidades tiene poca incidencia en el mercado, ya que tienen una muy escasa participación, de apenas 2 a 5 millones de pesos semanales contra 9 millones de los bancos extranjeros y 40 a 45 millones de pesos de las financieras, que en su mayoría pertenecen a las automotrices. En este grupo, el salto de la tasa resultó del 11 al 13 por ciento anual en promedio.

- Créditos de corto plazo a empresas. En el caso de los documentos hasta cien días, la tasa promedio subió del 10 al 14 por ciento anual y tuvo un pico del 19 por ciento en el peor momento de la crisis.

Este movimiento alcista de las tasas se produjo en simultáneo con el mejor momento por el que atraviesan los bancos en más de una década. Algunos ejemplos: la cartera irregular de las entidades financieras se encuentra en un nivel semejante al de los países desarrollados, en el 2,7 por ciento del total. Los registros de rentabilidad actuales son más elevados que durante la mayor parte de la convertibilidad, de acuerdo con los datos oficiales del Banco Central.

Desde las entidades argumentan que están forzadas a aplicar los ajustes porque a ellas se les incrementó el costo de fondeo. Hay otro dato que influyó en el recalentamiento del mercado del dinero: la actitud conservadora de los banqueros de sobrecumplir las exigencias de liquidez en el Banco Central. Se estima que hay entre 800 y 1000 millones de pesos inmovilizados en el BC y que no se aplica a dar créditos. Las declaraciones de ayer de Kirchner se refirieron a esta última cuestión. “Ya ha pasado el terrible susto de la gran crisis financiera que nos tocó en 2001. Que bajen las tasas para que los empresarios y los productores puedan recurrir a nuestros bancos para que sean verdaderas poleas de crecimiento”, reclamó el jefe de Estado. Kirchner no lo mencionó, pero las subas de las tasas también sirvieron para mejorar los márgenes de rentabilidad de los bancos.

Compartir: 

Twitter
 

Los créditos para vivienda fueron las más afectados: alza de tasas y desaceleración en el otorgamiento.
Imagen: Gustavo Mujica
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.