ECONOMíA › MULTIMILLONARIA JUGADA PARA DETENER LA CRISIS

Bancos yanquis van al rescate

 Por Raúl Dellatorre

La crisis en los mercados especulativos internacionales, una derivación directa de la crisis del dólar como moneda hegemónica, sigue plenamente vigente y amenazante. Así lo revelaron, por si quedaban dudas, algunos datos que quedaron de la jornada de ayer. Los principales bancos estadounidenses anunciaron ayer la creación de un fondo de rescate para el mercado de hipotecas, donde una larga serie de empresas intermediarias han caído, o están a punto de hacerlo, en bancarrota. La cifra del fondo que se menciona es de nada menos que 75 mil millones de dólares, y el consorcio estará encabezado por el Bank of America, Citigroup y JP Morgan, pero tendrá presencia de la mayor parte de entidades de primera línea del sector. Y ello en una jornada en el que el precio del petróleo alcanzó un nuevo record, superando en Nueva York los 86 dólares por barril, y en la que la Reserva Federal debió inyectar otros 14.750 millones de dólares por un día para dotar de liquidez al mercado.

Empujados por el Departamento del Tesoro, los principales bancos estadounidenses acordaron la formación de un consorcio para adquirir activos de riesgo en el sector inmobiliario. Esto es, títulos de deuda que tienen como respaldo las hipotecas de aquellos que se endeudaron para comprar viviendas. Ante el riesgo de insolvencia de los tomadores de aquellos créditos cuando las propiedades comenzaron a perder valor, todo el sistema amenazó con desmoronarse. Y como detrás de estos prestamistas inmobiliarios están los propios bancos, el salvataje es un modo de prevenirse de un efecto que los puede arrastrar. Aunque la estimación del monto que juntaría el fondo de rescate oscila entre 70 mil y 80 mil millones, algunos medios financieros de Nueva York lo elevaban ayer a 100 mil millones de dólares. De cualquier modo, la cifra que se comprometerá en este intento de refinanciamiento de las deudas será sin dudas espectacular.

Semejante anuncio, sumado a la inyección de fondos de la FED, resultó igualmente insuficiente para evitar una nueva caída en Wall Street. Sucede que, contra esas noticias de respaldo de liquidez al mercado, llegó la novedad de un brusco ascenso del precio del petróleo en la primera jornada de operaciones de la semana. En Nueva York, el precio del barril alcanzó la histórica cifra de 86,13 dólares, mientras que en Londres el tipo Brent cerró a 82,75 dólares. En ambos casos, la suba con relación a los respectivos cierres del viernes fue de más de 2 dólares.

Los analistas atribuyeron al agravamiento de la situación en la frontera entre Turquía e Irak la causa principal para el ascenso (ver información en página 19). Además de la creciente tensión militar entre el ejército de Turquía y los grupos armados del norte de Irak, hay otro factor que alimenta las compras especulativas de contratos de petróleo a futuro: el debilitamiento del dólar en la plaza internacional, que empuja a los fondos de inversión de otros países con moneda fuerte (euros) a tomar posiciones en materias primas o metales (oro, principalmente). Como prolegómeno de esta situación, ayer volvió a caer el dólar frente al euro y subió la cotización mundial del oro.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.