ECONOMíA › CRISTINA SE REUNIO CON EVO MORALES PARA LANZAR UN GASODUCTO

Una relación con mucha energía

Los presidentes de Argentina y Bolivia llamaron a licitación para la provisión de los tubos que servirán para el gasoducto que unirá a ambos países. La obra deberá estar finalizada en enero de 2010. Cristina sostuvo que se paga un precio justo por el gas del país vecino y Evo pidió más inversiones.

El precio del gas boliviano es materia de discusión cuando se piensa en la situación energética latinoamericana. Cristina Fernández de Kirchner aseguró ayer, luego de recibir en la Casa Rosada a su par boliviano, Evo Morales, que Argentina paga el mejor precio por ese recurso natural. Por su parte, el presidente de Bolivia aseguró que se necesitan más inversiones públicas y privadas para que la región supere sus problemas energéticos. Los mandatarios encabezaron el acto de lanzamiento de la licitación para la compra de los tubos que conformarán el Gasoducto del Noreste, cuya construcción arrancará a mitad de año y debería estar listo para operar en enero de 2010, según precisó el ministro Julio De Vido.

La cuestión del gas es central en la relación entre ambos países. Argentina le paga a Bolivia 6 dólares por millón de BTU, mientras que Brasil pagaría mucho menos. Por otro lado, tanto los productores de gas locales, como los que comercializan gas natural comprimido, apuntan contra el precio de venta en boca de pozo, calculado en 2,2 dólares, y consideran necesario un aumento.

Para Jorge Lapeña, presidente del Instituto de Energía General Mosconi, la discusión por el precio que se le paga a Bolivia, dueña de sus recursos naturales, y lo que reciben los concesionarios locales, no tendría sentido. “El precio es acorde a las necesidades del país, que no posee gas. Argentina paga por un recurso nuevo y de buena calidad. Cuando las empresas locales encuentren nuevos yacimientos, quizás puedan ser retribuidas de otra manera”, afirmó Lapeña.

En octubre de 2006, Argentina y Bolivia modificaron su contrato comercial en relación con el gas: en vez de pagar cuatro dólares y medio, la administración de Néstor Kirchner comenzó a abonar los seis dólares actuales. A su vez, ambos mandatarios firmaron un acuerdo para una provisión de 27,7 millones de metros cúbicos de gas previstos para 2010, fecha en la que debería estar finalizado el Gasoducto del Noreste, cuya licitación se lanzó ayer. La pregunta que se hacen los especialistas consultados por Página/12 es si Bolivia cuenta actualmente con reservas suficientes para abastecer al país.

Hasta el momento, Brasil es la prioridad número uno para la administración de Evo Morales. De los 42 millones de metros cúbicos diarios que produciría este año, 31 millones están destinados a Brasil. El presidente de la Cámara Argentina de Gas Natural Comprimido, Alessandro Carlos Evi, aseguró ante Página/12 que ahora es el momento indicado para apostar a la continuidad comercial con Bolivia. “La prioridad para Evo Morales debería ser Argentina, ya que Brasil, próximamente, podrá autoabastecerse”, indicó el empresario.

Petrobras confirmó el año pasado el descubrimiento de yacimientos con reservas calculadas entre 5000 y 8000 millones de barriles de petróleo y gas natural. “Dado los números que declararon, es lógico pensar en un cambio de prioridades para Bolivia”, agregó Evi.

Sin embargo, todavía faltaría una afirmación contundente sobre las condiciones de las reservas de gas en el país vecino, es decir, no se sabe si estarán los recursos para el nuevo gasoducto. “Esta es la gran incógnita de la política energética nacional”, sostuvo Lapeña.

Una decisión en este sentido sería la fabricación de una planta separadora de gas en tierras bolivianas, financiada por la Argentina con un crédito de 450 millones de dólares. Morales indicó que ahora su país podrá aprovechar, con el financiamiento argentino, los subproductos del gas natural, “siendo éste un claro síntoma de vigencia plena de soberanía boliviana sobre nuestros recursos”. “Los negocios son negocios cuando las dos partes que intervienen obtienen beneficios, cuando solamente es una parte la que se lleva todo y la otro nada, eso es explotación”, agregó la Presidenta argentina.

Con crisis energética o sin ella, el gas preocupa. La semana pasada, el ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Carlos Villegas, reconoció que su país tendría inconvenientes para satisfacer la demanda argentina. El propio Morales lo dijo el viernes, al sostener que podrían existir “algunas emergencias” durante el invierno. De ahí la insistencia por coordinar una reunión tripartita con Brasil y Argentina para definir cuánto gas se llevará cada uno.

Compartir: 

Twitter
 

“Los negocios son negocios cuando las dos partes obtienen beneficios”, destacó Cristina Fernández.
Imagen: Alfredo Srur
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.