ECONOMíA › EL GOBIERNO VOLVIó A DESMARCARSE DE CHáVEZ Y LA OPOSICIóN LO ACUSA DE SEGUIR EL MISMO CAMINO

La estatización sigue generando eco

Florencio Randazzo y Aldo Ferrer dijeron que no se puede esperar más que una compensación económica como ocurrió con Sidor. Carrió y Macri dicen que el Gobierno hará lo mismo que Chávez.

El Gobierno salió ayer nuevamente a aclarar que la estatización de tres empresas del Grupo Techint dispuesta por Venezuela no implica que en la Argentina se promueva un modelo similar y que la compañía siderúrgica deberá ser “compensada” por las autoridades del país caribeño. Así lo señalaron el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el director de Siderar y Enarsa, Aldo Ferrer, quienes puntualizaron que no se puede esperar más que una compensación económica ante la decisión de un “estado soberano” como es el país presidido por Hugo Chávez. Por su parte, desde la oposición continuaron las críticas a la decisión del gobierno venezolano y alertaron sobre la posibilidad de que la Argentina también recurra a las estatizaciones, a tono con los rechazos formulados en los últimos días por las principales cámaras empresarias del país.

En ese sentido, el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, señaló que “estaría bastante preocupado” y citó como ejemplo al “inefable (secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno” cuando “estatizó la papelera con la plata de los jubilados” en presunta referencia al Grupo Massuh, al que consideró “una experiencia piloto”.

El jefe del PRO advirtió que “es difícil creer que (Chávez) no le comparta a la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) que hará semejante expropiación de empresas argentinas” en la reciente visita que realizó a la Argentina, en la que se reunió con los Kirchner en El Calafate.

La candidata a diputada por el Acuerdo Cívico y Social, Elisa Carrió, dijo que el kirchnerismo podría ir a una “etapa de confiscación que haría que la Argentina desaparezca del mundo civilizado”. “La desesperación puede ser la mejor consejera para las peores cosas. Uno no pensaba en las estatizaciones que se vieron, en este descalabro institucional tan violento que está pasando: lo imposible está siendo posible en la Argentina”, sostuvo.

En cuanto a la posición oficial, Randazzo se declaró “respetuoso de la decisión” venezolana, pero recordó que en el gobierno “hemos dicho que vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para defender inversiones de empresarios argentinos en el exterior”. “No estamos hablando de política de estatización del gobierno argentino. Sí tuvimos que hacer algunas estatizaciones por el fracaso de concesiones como AYSA (ex Aguas Argentinas) y Aerolíneas”, por las fallas en el servicio, y ambas reestatizaciones “fueron votadas en el Parlamento”.

Por su parte, Ferrer, quien fue aceptado por Paolo Rocca como director de Siderar tras una fuerte presión gubernamental, admitió que “la decisión del gobierno venezolano es irreversible” y que “tiene que pagar la compensación que corresponda conforme al derecho internacional. Mucho más que eso no se puede hacer, por ello, lo fundamental acá es la compensación”, aseguró. Eso sucedió ya en el tema con Sidor, otra empresa del grupo Techint, que se pagó, y se llegó a un arreglo económico entre el grupo privado y el Estado venezolano.

Compartir: 

Twitter
 

Carrió cree que Chávez representa el fin del “mundo civilizado”.
SUBNOTAS
  • La estatización sigue generando eco
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.