EL MUNDO › APOYO DE NANCY PELOSI, LíDER DEMóCRATA DE EE.UU.

Visita ilustre para el Dalai Lama

Mientras la Casa Blanca no termina de condenar la represión china en el Tíbet, la líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se reunió con el Dalai Lama en la sede del gobierno en el exilio, en la India. “Reconocemos la valentía de los tibetanos y espero que podamos ayudar”, dijo la dirigente de la oposición. Fiel a su diplomacia, Pelosi no nombró directamente al presidente George Bush, pero criticó a los que respondieron de forma tibia ante el conflicto en la región de los Himalayas. “Si la gente que ama la libertad en todo el mundo no habla a favor del Tíbet, se expresa contra China y la actuación china en el Tíbet, habremos perdido toda la autoridad moral para hablar de derechos humanos en cualquier lugar del mundo”, dijo Pelosi.

La visita de Pelosi al Dalai Lama es parte de una visita de cinco días a India, que estaba programada desde hacía tiempo. Sin embargo, la presidenta de la Cámara de Representantes se hizo un tiempo en su agenda para encontrarse con el líder tibetano en el exilio y expresarle su apoyo. Pelosi siempre habló a favor de la causa tibetana y fue una de las personas que más presionó para que el Capitolio le entregara la Medalla del Congreso de Estados Unidos al Dalai Lama, quien hace casi medio siglo fue obligado a dejar el Tíbet por las fuerzas chinas.

Mientras Pelosi reclamaba en la India una investigación internacional sobre los enfrentamientos de la última semana en el Tíbet y el norte de China, en Europa, las presiones contra la censura mediática impuestas por Beijing crecían. Los gobiernos francés y alemán se pronunciaron por primera vez sobre el conflicto y le pidieron al presidente Hu Jintao que permita la entrada de los medios internacionales al Tíbet.

Según la agencia China Nueva, en total 170 personas se habían entregado hasta el miércoles por la noche, pero los grupos protibetanos en el extranjero hablaban de más de mil detenidos. China reconoció 19 muertos –18 civiles y un policía– y 623 heridos. Sin embargo, el gobierno tibetano en el exilio sigue denunciando casi 100 muertos, todos civiles. Las organizaciones de derechos humanos internacionales también se sumaron a las advertencias. “Nos inquieta que los detenidos sean maltratados. Hay muchas pruebas de torturas y de malos tratos en las prisiones chinas”, aseguró Nicholas Becquelin, de la organización Human Rights Watch en Hong Kong.

El gobierno chino no responde a ninguna de estas denuncias y sólo se limita a informar que “la situación está bajo control” en el Tíbet y las regiones chinas vecinas.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.