EL MUNDO › LA CANDIDATA DEMóCRATA SE MUESTRA CAPAZ DE DIRIGIR LA ECONOMíA

Clinton pide un team financiero

La senadora por Nueva York y aspirante presidencial presentó una solución a la actual crisis económica. Propuso a Alan Greenspan, Robert Rubin y Paul Volcker para que afronten las “turbulencias” de los mercados.

Hillary Clinton propuso a tres hombres del establishment financiero para que afronten la crisis inmobiliaria. Así redujo una crisis más global a una “turbulencia” en el mercado financiero. La aspirante presidencial demócrata pidió ayer a la Casa Blanca que cree un panel de expertos encabezado por el ex titular de la Reserva Federal, Alan Greenspan, el ex secretario del Tesoro Robert Rubin y el también ex presidente de la Reserva Federal (FED), Paul Volcker. Hillary destacó que ese grupo debería determinar en el plazo de tres semanas cómo proceder ante la ola de ejecuciones hipotecarias.

“La semana pasada hemos visto intervenciones sin precedentes para preservar la confianza en nuestro mercado de crédito y evitar una crisis en los bancos de Wall Street. Ahora es el momento de mostrar iniciativa también para ayudar a las familias a evitar los embargos”, declaró la senadora por Nueva York en un discurso calificado como “importante” por su equipo, pronunciado en Filadelfia, en el estado de Pensilvania, que celebra las elecciones primarias el 22 de abril. El estado del nordeste del país enviará 158 delegados y 29 “superdelegados” (altos cargos del partido y otros funcionarios) a la convención demócrata de agosto en Denver, Colorado, lo que convierte a esas internas en las más importantes de las que quedan pendientes hasta junio.

El discurso le permitió a Clinton volver sobre muchas de sus propuestas principales para evitar la prolongación de la crisis, tales como la penalización a las instituciones financieras “sin escrúpulos”, que conceden préstamos-trampa, una moratoria de 90 días de los embargos, y una congelación por cinco años de las tasas de interés de los créditos de riesgo. “Estamos enfrentando un problema urgente: cómo evitar que las turbulencias económicas actuales degeneren en una recesión prolongada y dolorosa”, subrayó Clinton, presentándose como la más capacitada para dirigir la economía. “Necesitamos un presidente que pueda restaurar la confianza, que sea capaz de enfrentar problemas económicos complejos con soluciones globales, que intervenga ante las primeras señales de problemas, trabajando con especialistas”, dijo, asegurando estar lista para asumir como “comandante en jefe de la economía desde el primer día”.

La principal novedad de la alocución fue un llamado al presidente George W. Bush para que forme lo antes posible un grupo de trabajo dirigido por Greenspan, su predecesor Volcker y el secretario del Tesoro de Bill Clinton, Rubin. Este grupo de trabajo contaría con tres semanas para proponer soluciones para las familias endeudadas, de forma que puedan permanecer en sus casas. Rubin apoya abiertamente a Clinton, mientras que Volcker es considerado partidario de su rival demócrata, Barack Obama.

Greenspan, implícitamente presentado por Clinton como partidario del republicano John McCain, fue criticado por algunos economistas en las últimas semanas por haber creado las condiciones para la formación de la burbuja inmobiliaria. Greenspan entregó las riendas de la política monetaria a Ben Bernanke hace dos años.

El jefe de la campaña de Obama, David Plouffe, vio en el discurso de Clinton “buenas ideas, pero en su mayor parte son ideas recicladas”, dijo.

The Washington Post enumeró ayer las recetas económicas de los principales consejeros de los tres presidenciables. El ensayo de Gene Sperling, que fue consejero económico del presidente Bill Clinton entre 1997 y 2001, se lee como una síntesis del discurso de la precandidata demócrata. La académica de Chicago, Austan Goolsbee, asesora de Barack Obama, propuso un plan por el que se permitiría a los organismos de crédito la compra de hipotecas y su transformación en préstamos de 30 años a tasas fijas. Más allá de las cuestiones inmobiliarias, propuso una prórroga del seguro de desempleo y una ayuda a los estados más pobres para que mantengan sus servicios sociales. Por último, el consejero de John McCain, Douglas Holtz-Eakin, ex director de la comisión de Presupuesto del Congreso, insistió sobre todo en la necesidad de favorecer el crecimiento con rebajas de impuestos. No obstante, no excluyó ayuda gubernamental, acompañada por “sacrificios” de los deudores y “reformas” para evitar que se repita un crisis como ésta.

Compartir: 

Twitter
 

“Necesitamos un presidente que pueda enfrentar problemas económicos complejos”, dijo Clinton.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.