EL MUNDO › UN OPERATIVO CONJUNTO CULMINó CON LA CAPTURA DE THIERRY

Cayó en Francia el Nº 1 de ETA

Javier López Peña, conocido como Thierry, fue detenido en Burdeos, junto a otros tres etarras. La organización separatista vasca ha ido reemplazado a sus “número uno”. López Peña negoció con el gobierno de Zapatero una tregua, que después incumplió.

Cayó el número uno de ETA. Javier López Peña fue detenido anoche en Burdeos, en el sur francés, junto a otros tres etarras, según informó ayer el diario español El País. Sin embargo, ETA demostró su capacidad de supervivencia a pesar de que ya ha habido otros “numero uno” que cayeron. El veterano dirigente López Peña había sido uno de los negociadores que se sentaron a la mesa con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, según la policía española, fue también el responsable de la ruptura de la tregua en enero de 2007. Al cierre de esta edición no se conocían detalles sobre el operativo policial, excepto que fue coordinado entre la Gendarmería francesa y la Guardia Civil española.

El gobierno español no quiso hacer declaraciones anoche. Desde Dakar, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, hizo saber que cancelaba su gira africana y que hoy a la mañana daría una conferencia de prensa en la capital de Senegal para dar todos los detalles de la detención. Su par francesa, Michèle Alliot Marie, celebró la detención de los etarras, aunque se cuidó de no confirmar si López Peña era uno de ellos.

Según los medios españoles, las fuerzas francesas y españoles habrían sorprendido a López Peña, Ainhoa Ozaeta, Jon Salabarria e Igor Suberbiola durante una reunión a las 23 (hora local). La televisión pública española aseguró que había una quinta persona, que logró escapar. El resto quedaron rodeados y se rindieron al grito de “¡Gora ETA! (Viva ETA)” y “¡Ganaremos nosotros!”.

López Peña, más conocido como Thierry, había pasado inadvertido durante años. La policía y los gobiernos españoles siempre lo habían considerado un cuadro medio poco influyente. Sin embargo, todo cambió en 2006, cuando reemplazó al ex líder de la organización vasca José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea en la mesa de negociación durante la tregua con el gobierno de Zapatero.

Thierry había entrado a la organización en 1980, cuando sólo tenía 22 años. Su primera y única detención fue en 1983, también en territorio francés. No muy lejos de donde lo arrestaron anoche, el entonces joven etarra cayó en una redada junto a Arnaldo Otegi, hoy vocero de la ilegalizada Batasuna, el brazo político de ETA. La suerte hizo que el novato pudiera escaparse. Desde entonces estaba prófugo.

Después de presentarse formalmente en la mesa de negociación, el gobierno español empezó a difundir informaciones que confirmaban la importancia que había ganado el vasco 50 años en la estructura de ETA. Primero fue la ruptura de la tregua. Según el Ministerio del Interior, López Peña fue uno de los responsables del atentado contra el aeropuerto de Barajas, que dejó dos muertos y destruyó cualquier posibilidad de continuar dialogando con el gobierno.

Meses después, su nombre volvería a aparecer en el juicio contra Iker Aguirre, el primer detenido por el atentado de enero de 2007. Según el etarra, Thierry le había enseñado a manejar armas, construir bombas y preparar un atentado. Este año, la policía española aseguró que además de ser el líder máximo de la estructura, el veterano dirigente etarra estaba a cargo de entrenar a los hombres a su cargo. Su prontuario creció en las últimos meses. La policía lo responsabilizó por la muerte de un ex concejal socialista dos días antes de las elecciones generales de marzo pasado, por el asesinato del guardia civil la semana pasada en el País Vasco y por la bomba que explotó no muy lejos de allí el lunes pasado, frente a un exclusivo club de yates.

Aunque no ha habido una confirmación oficial, los medios españoles aseguraban anoche que los tres compañeros que cayeron junto a López Peña eran Ozeata, Salabarria y Suberbiola, todos miembros de la organización terrorista buscados por la justicia española.

Ozeata es identificada por el gobierno español como la etarra de 34 años que habría leído el comunicado con el que la organización rompió oficialmente la tregua, después del atentado en Barajas. Además, la ex concejala de Batasuna en Andoain sería la pareja de Ekaitz Urrutikoetxea, el hijo de José Antonio, el ex jefe de ETA.

Salabarria también es un ex dirigente político de la izquierda vasca, que se pasó a la clandestinidad por su cercanía con la organización terrorista. El ex parlamentario se convirtió en un prófugo de la Justicia en mayo de 2005, cuando no se presentó ante los tribunales para enfrentar el cargo de financiación del terrorista.

Compartir: 

Twitter

En 2006, Thierry pasó a ser el dirigente máximo de ETA.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.