EL MUNDO › REPORTAJE A EFRAIM ZUROFF, RESPONSABLE DEL CENTRO SIMON WIESENTHAL EN JERUSALéN

“Hay buenas razones para creer que Heim vive”

El anuncio del reconocido cazador de nazis sobre la presencia del “carnicero de Mauthausen” en Chile o Argentina es parte de la operación Ultima Oportunidad, que lanzó el Centro Wiesenthal para castigar a los responsables del Holocausto.

El historiador israelí Efraim Zuroff es el último cazador de nazis. El tiempo se le acaba. La mayoría de los responsables del Holocausto tienen más de 90 años y, como ya sucedió, pueden morir impunes en cualquier momento. En un intento por evitarlo, esta semana Zuroff reveló una nueva pista: uno de los criminales nazis más buscados del planeta podría estar en Chile o Argentina. Se trata de Aribert Heim, un médico millonario de las SS que se ganó el apodo de “Doctor Muerte” y “Carnicero de Mauthausen” al asesinar cientos de judíos en Austria mediante inyecciones tóxicas en el corazón y cirugías letales.

“Tenemos buenas razones para creer que sigue vivo”, dijo en una entrevista telefónica con Página/12 Zuroff, responsable del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalén. Tras fugarse de varios países, éstos podrían ser los últimos días de Heim. En julio, Zuroff llegará a Argentina, donde el año pasado lanzó la operación Ultima Oportunidad (www.operationlas tchance.org). El plan es conseguir informantes que ayuden a encontrar con vida a uno de los dinosaurios de pesado prontuario que aún siguen vivos.

–La familia de Heim dijo que él murió en 1993 en Argentina. ¿Por qué usted cree que está vivo?

–Porque encontramos una cuenta suya con 1,2 millón de euros en un banco de Berlín que sus hijos sólo podrían heredar si presentaran un certificado de defunción y nunca lo hicieron. Si estuviera muerto lo sabríamos. Estamos buscándolo intensamente desde hace más de tres años.

–¿Dónde se encuentra?

–Para ser honesto no estamos seguros, pero creemos que debe vivir en Sudamérica, probablemente en Chile o Argentina porque su hija Waltraud Heim vive en Puerto Montt y viajó varias veces desde allí a Bariloche.

–¿Quién es Heim?

–Es el criminal nazi más buscado. En realidad, Alois Brunner –el principal asistente de Adolf Eichmann, que fue secuestrado en 1960 por la Mossad en Buenos Aires y colgado en Jerusalén– es más importante, pero no creemos que siga vivo. Heim es acusado de asesinar a cientos de judíos presos en el campo de concentración de Mauthausen, en Austria, cuando sirvió en las SS. Lo llamamos “Mini Mengele” porque sus crímenes de guerra son similares a los de Josef Mengele, aunque mató menos gente.

–Se cree que Heim huyó de más de cinco países, ¿cómo lo hizo?

–Heim era rico antes del Holocausto y su familia también porque vive de la renta de un edificio entero que tienen en Berlín. No puedes escapar a la Justicia por 46 años sin ser ayudado. Creemos que lo han ayudado por ideología o a cambio de dinero.

–¿Qué consecuencias tendría la captura de Heim?

–Permitiría realizar el juicio más importante a un nazi en los últimos 30 años.

–Desde el 2002, el Centro Simon Wiesenthal lanzó la operación Ultima Oportunidad en distintos países, ¿en qué consiste?

–Es para encontrar nazis en el mundo a partir de cualquier información que surja antes de que se mueran por la edad avanzada que tienen. Gracias a esta operación, logramos tres órdenes de arresto, dos extradiciones y docenas de investigaciones de asesinatos.

–¿Cuál fue la reacción en cada país?

–Diferente. Hay mucha gente que se opone. En Europa del Este, muchos ciudadanos estaban en contra porque estaban implicados en crímenes. En algunos países, perseguir criminales nazis ha generado antisemitismo, pero lo hacemos para llevarlos a juicio y acabar con el antisemitismo. Es como cuando te dan una vacuna: primero te inyectan un virus, pero con el fin de crear anticuerpos y prevenir enfermedades.

–¿Es cierto que en Alemania la comunidad judía no cooperó?

–Sí, porque tenían miedo de crear antisemitismo. Fue algo muy shockeante y sorprendente. En general, la mayoría de los informantes no son judíos. Ellos no tienen información y no saben quiénes son los asesinos por el simple hecho de que los nazis no se relacionan con judíos.

–¿Cuántos criminales nazis quedan vivos?

–Un montón porque fueron muchos los que participaron en crímenes y debido a la medicina moderna. Los mas importantes están muertos.

–¿En qué países se escondió la mayoría de los nazis?

–Los más buscados se ocultaron en países de Sudamérica como Argentina, que fue uno de los que más recibieron, Chile, Uruguay y Paraguay. Otros países donde estuvieron son Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y Australia. También se refugiaron en Medio Oriente, mientras que muchos se escaparon desde Europa del Este.

–¿Por qué vinieron muchos a la Argentina?

–Porque el gobierno de Perón los buscó para que lo ayudaran financiera o políticamente.

–¿Cuántos nazis han sido extraditados desde Argentina?

–Cuatro: Gerhard Bohne (1964), Josef Swammberger (1987), Erich Priebke (1994) y Dinco Sakic (1999).

–¿Es cierto que Estados Unidos usó criminales nazis como espías y hubo gobiernos que los utilizaron para aprender sus brutales técnicas?

–Todo eso es verdad. Eso sucede porque muchos gobiernos son estúpidos. En Inglaterra tenemos un caso donde nunca pudimos juzgar a un nazi, porque resultó ser miembro de la inteligencia británica.

–¿Por qué lo llaman a usted el “último cazador de nazis”?

–Porque lo soy. Estoy muy convencido de lo que hago y tengo la educación necesaria para hacerlo.

Entrevista: Juan Manuel Barca.

Compartir: 

Twitter
 

Efraim Zuroff, del Centro Wiesenthal, exhibe una foto del criminal de guerra nazi Aribert Heim, que estaría escondido en Chile o Argentina.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.