EL MUNDO › LAS POTENCIAS AMENAZAN CON MáS SANCIONES

Acosado, Teherán probó un misil

Irán anunció ayer que probó con éxito el lanzamiento de un misil mar-mar capaz de atacar a cualquier barco en un perímetro de 300 kilómetros. El anuncio lo hizo el comandante del cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, el general de división Mohamed Ali Yafari. Mientras, las seis grandes potencias involucradas en las discusiones sobre el programa nuclear iraní advertían a Teherán que impulsarán nuevas sanciones de la ONU contra ese país, si su gobierno no da una respuesta positiva a la oferta de cooperación que le formularon.

“El cuerpo de guardianes revolucionarios realizó recientemente una serie de tests de un armamento marítimo que no permitirá que ninguna embarcación o nave enemiga esté segura en un radio de 300 kilómetros”, afirmó Yafari en rueda de prensa. “La tecnología de este armamento es totalmente nacional y hasta ahora ningún otro país consiguió esta tecnología moderna”, agregó Yafari. El informe no ofrece detalles sobre el arma, del que se sabe que fue desarrollado en su totalidad con tecnología del país. Yafari también advirtió que Irán responderá a cualquier agresión extranjera con el lanzamiento de un gran número de misiles durante los primeros minutos del ataque.

“El cuerpo de Guardianes de la Revolución es capaz actualmente de disparar el mayor número de misiles hacia blancos enemigos en los primeros minutos de un posible ataque”, afirmó Yafari. Agregó que en caso de una invasión al enemigo le interesaría un ataque rápido, y por lo tanto el objetivo de las fuerzas iraníes será “prolongar la guerra para poder emplear la totalidad de la potencia bélica. El alto mando iraní dijo asimismo que, en caso de un eventual ataque al país, Irán “no tendrá ningún problema” para encerrar el estratégico estrecho de Hormuz, en el Golfo Pérsico. “Hormuz es un estrecho estratégicamente muy importante, cuyas condiciones naturales y geográficas nos darán la posibilidad de cerrarlo durante un período de tiempo ilimitado”, agregó.

El cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (los llamados “Pasdarán”) es la columna vertebral del régimen de los ayatolás de Irán, un ejército ideológico encargado de protegerlo contra las amenazas internas y externas. Fuentes occidentales estiman que este cuerpo se compone de unos 350 mil miembros. Los Guardianes de la Revolución cuentan con los mejores equipamientos militares, como los misiles Shihab-3, recientemente probados con éxito, y el sistema de defensa antiaéreo ruso TOR-M1. Una nueva versión del Shaha-3 de gran alcance, que Irán afirma que es capaz de alcanzar a Israel, fue probado en julio.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.