EL MUNDO › LA DUMA –PARLAMENTO RUSO– RECONOCIó LA INDEPENDENCIA DE ESAS REGIONES

Voto por Abjasia y Osetia del Sur

La iniciativa de Moscú amenaza con empeorar las ya de por sí delicadas relaciones con Occidente. Ayer mismo Bush le pidió a su homólogo ruso que no reconociera a las regiones separatistas, que Georgia mantiene para sí.

 Por Rodrigo Fernandez *

Desde Moscú

El Parlamento ruso votó de forma unánime a favor del reconocimiento de las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur como Estados independientes de Georgia. Aunque la decisión final la deberá tomar el presidente Dmitri Medvedev, responsable de la política exterior de Rusia, la iniciativa del legislativo amenaza con empeorar las ya de por sí delicadas relaciones entre Moscú y Occidente. Ayer mismo, el presidente estadounidense, George Bush –aliado de Georgia–, llamó a su par ruso a cumplir con sus compromisos y no reconocer a las regiones separatistas. “La integridad territorial de Georgia y sus fronteras deben ser respetadas, así como aquellas de cualquier otra nación, incluyendo Rusia”, sostuvo.

Los diputados y senadores rusos interrumpieron sus vacaciones para pedir a Medvedev que reconociera a estos dos territorios, que gozan de una independencia de facto desde principios de los noventa, después de que ganaran sendas guerras lanzadas por Georgia para acabar con la autonomía que Abjazia y Osetia del Sur tenían en la época soviética. Además, la Duma estatal hizo también un llamamiento a los parlamentos del mundo para que reconocieran la independencia de estas regiones. Mientras, la Cámara alta del Parlamento (Senado) ruso votó a favor de permitir el envío de más soldados a la zona en conflicto con Georgia.

Está claro que las sesiones extraordinarias de ambas cámaras se han realizado con el visto bueno del Kremlin. Tanto el Senado como la Duma están controladas por el partido Rusia Unida, que encabeza el primer ministro, Vladimir Putin. Fue precisamente Putin, en sus tiempos de presidente, el primero en advertir que Rusia podría reconocer a esas repúblicas secesionistas. Al argumentar por qué Occidente no debía reconocer a Kosovo, Putin había señalado que ello crearía un peligroso precedente jurídico, puesto que él no veía “ninguna diferencia” en el caso de los kosovares, por un lado, y los abjasios o surosetios por otro.

Ahora todo depende de Medvedev. El puede usar las votaciones de las cámaras rusas como un elemento más de presión en sus relaciones con Occidente y dar largas al asunto. O puede reconocer a las regiones separatistas cuando lo considere más adecuado. Los politólogos rusos están divididos en cuanto a la conveniencia de reconocer a Abjasia y Osetia del Sur y, entre los partidarios de ello, en cuanto al momento de hacerlo. El principal argumento de los contrarios al reconocimiento es que creará un precedente peligroso para Rusia misma y recuerdan al respecto el caso de Chechenia.

Las tropas georgianas “entraron ilegalmente en territorio de Osetia del Sur el 8 de agosto pasado y, utilizando la aviación, y armamento pesado y ligero, trataron de conquistarla, aniquilando a la población civil, entre la que había ciudadanos rusos”, dice en el documento con el que el presidente ruso pide luz verde para el envío de soldados adicionales a la zona. Lo hecho por Georgia es calificado por Medvedev de “genocidio” en el texto. Mientras tanto, Osetia del Sur acusó a los georgianos de haberse apoderado ayer de la aldea Mosabruni y más tarde informó del arresto de un grupo de policías georgianos en la aldea Mugut.

Unidades del ejército georgiano regresaron a su base militar en Senaki, donde, según denunciaron, se encontraron con que los rusos se habían llevado las armas y la técnica militar y habían dañado la pista de aterrizaje.

* De El País de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

Habitantes de Osetia del Sur agitan banderas de Rusia y Osetia tras la votación en Moscú.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.