EL MUNDO › INCENDIARON UN BUQUE-TANQUE FRANCES CON UN BOTE PEQUEÑO

Atacan la yugular petrolera en Adén

En lo que parece una repetición del ataque de octubre de 2000 contra el destructor “USS Cole”, un bote pequeño se estrelló ayer contra un petrolero francés y causó un gran incendio, pero no víctimas. El lugar del ataque fue el mismo: el Golfo de Adén, frente a Yemen.

Por Jon Henley
y Heather Stewart
Desde París y Londres

Una gran explosión que dejó en llamas a un supercarguero petrolero francés cerca de la costa de Yemen propagó ayer temores de que la organización Al-Qaida de Osama bin Laden haya vuelto su mira hacia el negocio del petróleo, después de que los dueños del barco dijeran que la explosión obedeció a “un atentado terrorista”. El buque “Linbourg”, de 158.000 toneladas, contratado por la firma petrolera malaya Petronas, estaba aproximándose al puerto yemenita de Mina Al Dabah cuando se produjo la explosión, a las 9.15 de la mañana. Algunas versiones indican que un pequeño bote se acercó al carguero justo antes de la explosión. Salvo una persona, el resto de la tripulación de 25 personas fue rescatado después de la explosión que, según la empresa de servicios marítimos Lloyd’s, abrió un hueco en uno de los lados de la nave.
“En mi opinión fue un ataque terrorista –declaró Jacques Moizan, director de Euronav, constructora del carguero–. La tripulación dijo que un pequeño bote se acercaba a estribor a gran velocidad. Después vino la explosión.” Agregó que pensaba que en el pequeño bote había explosivos. El capitán Peter Raes, director de la compañía dueña del “Linbourg”, France Ship Management, también opinó que el carguero, que fue puesto en funcionamiento hace apenas dos años, había sido embestido por un bote pequeño. Si se confirma la vinculación de Al-Qaida con esta explosión, se tratará del atentado más serio y exitoso cometido por la red terrorista fuera de Afganistán desde el 11 de septiembre. Cualquier confirmación en este sentido tendrá un impacto en el transporte del petróleo y hasta podría disparar los precios del crudo. También incrementará las tensiones en la región del Golfo Pérsico en un momento en que justamente éstas han crecido como consecuencia de un posible ataque de EE.UU. contra Irak.
Los funcionarios yemenitas insistieron inicialmente en que no había evidencia que sugiera el carácter terrorista de la explosión. El ministro de Transporte y Asuntos Marítimos, Saeed Yafai, dijo que el fuego se inició con la explosión de uno de los tanques del carguero, y otro funcionario yemenita le dijo a la agencia oficial Saba que el capitán del carguero había comunicado que un pequeño fuego a bordo había provocado la explosión. El capitán Raes señaló que las explicaciones de las autoridades yemenitas eran teóricamente plausibles pero “prácticamente imposibles”. Posteriormente, los yemenitas admitieron que era “posible” que lo ocurrido obedeciera a un ataque terrorista.
La referencia a la pequeña embarcación tiene escalofriantes similitudes con el ataque terrorista contra el destructor estadounidense “USS Cole” en el puerto yemenita de Adén en octubre del 2000. Siete marinos norteamericanos murieron después de que terroristas suicidas utilizaran un gomón para hacer explotar el destructor. En París, el vocero de la Cancillería François Rivasseau afirmó que era demasiado pronto para especificar qué fue lo que causó la explosión, que se produjo un día antes del primer aniversario del comienzo del bombardeo norteamericano sobre Afganistán. De todos modos, un funcionario francés que pidió el anonimato le dijo a la agencia Reuters que Francia tiene “informaciones sólidas” de que la explosión fue el resultado de un ataque. Por su parte, el vicecónsul de Francia en Sanaa, Marcel Gonçalves, dijo que el “Linbourg” “fue embestido por un pequeño barco cargado de explosivos cuando se aprestaba a entrar a la terminal de la provincia de Hadramut, en el sudeste del país”.
Los buques mercantes han estado advertidos desde hace varios meses por posibles ataques de Al-Qaida. La Oficina de Enlace Marítimo con base en Bahrein, que coordina las comunicaciones entre la Marina norteamericana y los barcos comerciales en el Golfo Pérsico y el Mar Arábigo, advirtió a los buques durante septiembre sobre el hecho de que Al-Qaida estaba planeando atentados contra buques petroleros. El gobierno marroquí arrestó a varios supuestos miembros de la organización en mayo, acusándolos decomplotar para atacar barcos británicos y de otras nacionalidades en el estrecho de Gibraltar. Con una economía global mundial que depende fuertemente de las reservas de petróleo, Lawrence Eagles, especialista en petróleo de la consultora GNI, dijo que el objetivo de un ataque semejante puede ser “interrumpir el transporte de petróleo y crear un caos económico máximo”.
En las últimas semanas, el precio del crudo se elevó por la tensión militar creciente en Medio Oriente y la amenaza de una confrontación con Irak. Pero Eagles dijo que si el terrorismo era la causa de la explosión de ayer, los precios del petróleo pegarán un salto. “Mi expectativa es que los precios del petróleo se moverán más nerviosamente que antes. No creo que provoque una escasez a nivel global, pero enfatizará la sensación de que el escalamiento de las tensiones militares en Medio Oriente está provocando un daño más amplio que algo circunscripto a Irak.”
Después del ataque contra el “USS Cole”, Yemen se tomó su tiempo en admitir que la nave había sido objeto de un ataque. Se cree que el país sirvió por mucho tiempo como una base de Al-Qaida, y es el hogar ancestral de la familia Bin Laden. Después del 11 de septiembre, Yemen se apresuró a reafirmar su compromiso con la guerra internacional contra el terrorismo, para librarse de su reputación de semillero del extremismo islámico. Las autoridades han arrestado a 89 sospechosos de ser miembros de Al-Qaida y otros grupos islámicos. El “Linbourg” estaba llegando a Adén para cargar casi 400.000 barriles de crudo. La tripulación del barco (ocho franceses y 17 búlgaros) estaban anoche en un hotel en Yemen. Un estibador búlgaro permanecía desaparecido.
El carguero se prendió fuego a cinco kilómetros del puerto de Mina Al Dabah y su capitán llamó a las autoridades del puerto para pedir rescate, según las autoridades yemenitas. También dijeron que el carguero venía del puerto iraní de Khark e iba a cargar más crudo en el puerto, que está a 800 kilómetros al sur de la capital Sanaa. David Osler, del diario marítimo Lloyd’s List dijo que la escala de la explosión, que aparentemente rompió una de las paredes internas del buque, apuntaba a un ataque terrorista. “Nuestros informes desde el lugar indican que hay un hueco en uno de los lados del barco, un muro de contención interno desapareció y el petróleo se está derramando en el mar. Todo esto nos conduce a la idea de que fue un ataque terrorista.”

Compartir: 

Twitter
 

Una nube de humo emerge del superpetrolero francés “Linbourg” ante la costa del puerto Al-Mukalla.
En diciembre de 2000, Al-Qaida usó una lancha cargada de explosivos para dañar el destructor “USS Cole”.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.