EL MUNDO › SE MANTIENE EN SUSPENSO EL VIAJE DE TAIANA

Toda la región apoyó a Morales

El viaje a Bolivia del canciller Jorge Taiana y del asesor en cuestiones internacionales de Lula, Marco Aurelio García, se mantiene en suspenso a la espera de las gestiones encaradas por Evo Morales con algunos prefectos opositores. Fue el propio presidente boliviano quien prefirió detener las gestiones de Argentina, Brasil y Colombia –conforman el grupo de países amigos de Bolivia en la región–, recordando los incidentes que ocurrieron semanas atrás cuando se había anunciado un acto en conjunto con Cristina Kirchner y Hugo Chávez en Tarija. Mientras, en el gobierno argentino se mantuvieron activos con llamados a los otros países de la región que ayer fueron manifestándose uno a uno a favor de Morales.

Cristina Kirchner conversó sobre la cuestión el jueves a la noche con Michelle Bachelet y ayer siguieron el tema Taiana y su par chileno Alejandro Foxley. Poco después, Bachelet, en su condición de presidenta pro tempore de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), salió a “deplorar profundamente” los hechos de violencia sucedidos en Bolivia. La Unasur, dijo, “desea fervientemente que Bolivia retome el cauce de la convivencia pacífica, del respeto a la vida, del diálogo orientado a soluciones compartidas, de la democracia y consolidación institucional”.

Pese a las gestiones telefónicas de ayer, en Cancillería ratificaron que la intención de Taiana de viajar a Bolivia está, siempre que se considere necesario. El canciller y el brasileño Celso Amorim ya estuvieron haciendo gestiones de mediación meses atrás, poco antes de que las provincias de la media luna comenzaran a realizar sus referendos a favor de la autonomía. Allí pudieron comprobar in situ lo intransigente de las posiciones de uno y otro sector. El periplo no arrojó resultados positivos.

Esta vez Morales prefirió recorrer el primer tramo del camino sin ayuda exterior. Tenía fresco lo que había sucedido en los alrededores del Aeropuerto de Tarija el día que se esperaba que aterrizaran Cristina y Chávez. Ante la perspectiva de un posible nuevo foco de incidentes, optó por evitar las visitas.

Incluso, el ministro de Medio Ambiente brasileño, Carlos Minc, reveló ayer que Evo le había dicho a Lula que agradecía, pero no necesitaba ayuda. “El presidente Lula nos dijo que le gustaría hacer algo para ayudar a Bolivia, pero explicó que Evo Morales por ahora no está aceptando”, dijo Minc. “Nunca vi al presidente tan preocupado con un tema como éste de Bolivia”, agregó el brasileño.

Argentina estuvo entre los primeros países que hicieron una condena explícita a la revuelta boliviana al mencionar “cualquier intento exterior de buscar la desestabilización de gobiernos populares elegidos democráticamente en elecciones libres y sin proscripciones en Sudamérica”.

Uno de los daños colaterales de la crisis boliviana era la interrupción del suministro de gas que importa Argentina y también, aunque en menor medida, Brasil. Sin embargo, según se informó, el abastecimiento tendía ayer a normalizarse luego de que las fuerzas militares enviadas por el gobierno consiguieron desbloquear las rutas de los alrededores de los campos petroleros del sudeste boliviano.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.