EL MUNDO › ENFRENTAMIENTOS ENTRE OPOSITORES Y POLICIAS EN VENEZUELA

Marchas y contramarchas por la ley educativa

Alrededor de 50 mil venezolanos salieron a las calles ayer para manifestarse por la nueva ley nacional de educación. Una mitad se vistió de rojo y celebró a unas cuadras del Congreso, la otra, de blanco, pidió abrir un debate y tuvo que huir de las bombas lacrimógenas y las balas de goma de la policía. A pesar de los reclamos, el gobierno de Hugo Chávez aseguró que no dará marcha atrás con la ley, que fue promulgada por el presidente hace dos viernes.

La imagen de las calles de Caracas no es nueva. Por un lado los militantes chavistas festejaron una nueva ley, aprobada sin demasiada discusión en el Congreso abrumadoramente oficialista. “Tenemos que apoyar esta ley por ser una ley liberadora, incluyente, que va a acabar con el control que la oligarquía ha tenido siempre en el sector educativo”, aseguró Alicia Briceño, de 28 años. La estudiante rechazó las acusaciones de la oposición y sostuvo que la nueva ley no restringe la autonomía de las instituciones educativas, sino que abre las puertas a todos los que quieran aprender.

A menos de diez cuadras donde la marea roja bailaba al ritmo de la salsa venezolana, una multitud de tamaño similar se encontraba con una valla policial. Según el gobierno, la habían instalado para que la oposición no pudiera avanzar hacia el centro de la capital, en dirección al Congreso y a la movilización chavista. Anoche no estaba claro qué fue lo que disparó las corridas y el enfrentamiento con la policía.

Los manifestantes sostienen que estaban apoyados sobre las vallas, esperando pacíficamente que los dejaran pasar, cuando la policía empezó a disparar balas de goma y bombas lacrimógenas. La televisión estatal contó otra historia. Las fuerzas públicas estaban desplegadas a 50 metros de la valla y fueron los manifestantes los que las empujaron hasta derribarlas. Recién ahí, aseguró la estatal VTV, la policía empezó a disparar.

Las imágenes muestran a mujeres adultas y a familias enteras corriendo. Según los propios dirigentes opositores no se registraron heridos graves, pero los incidentes fueron suficiente para caldear aún más los ánimos de la oposición, que ayer prometió redoblar su campaña de protestas callejeras contra la nueva ley nacional de educación.

Los chavistas aprovecharon los intervalos entre las bandas de salsa que se sucedieron toda la tarde para recordar las ventajas de la nueva ley: más días de clases, el derecho del Estado a diseñar los programas básicos de las escuelas públicas y privadas, el carácter laico de la educación y la participación de los consejos populares en el sistema.

Los opositores, en cambio, se centraron en estos aspectos, como las limitaciones a los medios de comunicación. Según la nueva ley, el Estado podrá sancionar a los medios que difundan información que sea perjudicial para el proceso educativo de los jóvenes. La norma, en este punto, es ambigua y no especifica qué tipo de mensajes podrían ser sancionados.

En el gobierno, sin embargo, le restan importancia a este punto y prefieren celebrar la reforma como un paso más hacia la profundización del socialismo del siglo XXI. “La defensa de esta ley es la defensa de este proceso revolucionario”, festejó ayer en la marcha el ministro de Educación Universitaria, Luis Acuña.

Compartir: 

Twitter
 

Chávez muestra la ley educativa después de firmarla.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.