EL MUNDO › COMENZO AYER LA TREGUA PARAMILITAR EN COLOMBIA

El lobo vestido de cordero

Entró en vigencia la tregua unilateral de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Pero un sector disidente mató a ocho campesinos para demostrar que esta tregua no es total.

Los paramilitares colombianos (Autodefensas Unidas de Colombia, AUC) iniciaron ayer, oficialmente, su tregua unilateral por tiempo indeterminado. Pero horas antes del cese del cese del fuego doce campesinos y dos concejales fueron asesinados en el noroeste de Colombia, al parecer por una agrupación disidente de las AUC. El viernes pasado, las AUC, que nuclean al 80 por ciento de los grupos paramilitares de derecha colombianos y reúnen a unos 10.000 combatientes, habían anunciado una tregua para este domingo a partir de las 00.00 locales. Sin embargo, el ejército colombiano afirmó que seguirá combatiendo a todos los grupos armados ilegales “porque esa es su misión constitucional”. Al mismo tiempo, el gobierno confirmó que hay contactos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para eventuales negociaciones de paz y con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para intercambiar secuestrados por rebeldes presos.
Según el coronel Pedro Molano, jefe de la Policía de Antioquia, ocho campesinos, entre los que había una mujer, murieron entre la noche del viernes y la madrugada del sábado en el municipio de San Carlos, en el departamento de Antioquia. Para Molano, “hombres presuntamente pertenecientes al frente paramilitar Metro (grupo disidente de las AUC)” irrumpieron en varios caseríos de la zona y atacaron a balazos a sus víctimas, eligiéndolas con una lista en la mano, indicó la policía. Molano también informó que otros cuatro campesinos fueron asesinados en San Luis, otro municipio de Antioquia. Según el funcionario, la matanza fue cometida por integrantes de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que los acusaron de colaborar con las autoridades. De acuerdo con Molano, en esa región suele haber enfrentamientos entre paramilitares y guerrilleros de las FARC y del ELN. Además, dos concejales del municipio de Anolaima, en el departamento de Cundinamarca, fueron asesinados. Según la policía de esa localidad, miembros del frente 42 de las FARC mataron a Jesús Solano y Henry Castro. Con sus muertes, el número de funcionarios colombianos asesinados este año asciende a 57. Por otra parte, la policía de la ciudad de Cali informó que cinco personas resultaron heridas cuando un hombre borracho hizo explotar una granada de fragmentación en una sala de billar.
El domingo a la madrugada, la principal fuerza paramilitar de Colombia inició un alto del fuego unilateral, justo cuando el gobierno colombiano avanza en sus contactos con la guerrilla armada. “Declaramos, a partir del 1º de diciembre de 2002, un cese total de hostilidades –no una tregua navideña– confiando en la reciprocidad del Estado hacia nuestras tropas y simpatizantes”, habían señalado el viernes en una carta firmada 28 comandantes de ultraderecha que representan al 80 por ciento de las AUC. El anuncio significaría que el 95 por ciento de los escuadrones de extrema derecha que operan en el país detendrían sus enfrentamientos contra las guerrillas para en el futuro poder entablar un diálogo formal.
Según el diario bogotano El Tiempo, seis jefes de grupos de paramilitares disidentes de las AUC que reúnen a 1500 combatientes aseguraron que el próximo jueves se sumarían a la tregua. Además, el mismo diario informó que el gobierno colombiano se reunirá con las FARC en Venezuela para negociar un intercambio humanitario. El intercambio de secuestrados por rebeldes presos tendría a Francia de garante. De todos modos, el presidente colombiano Alvaro Uribe declaró que todo contacto con las FARC está en manos de la ONU. Un asesor especial de esta organización visitaría Bogotá esta semana y el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, lo hará mañana. Aunque Estados Unidos no hizo declaraciones sobre la tregua de las AUC, a las que el Departamento de Estado considera terroristas, la revista colombiana El Espectador afirmó que Uribe habló de este tema con el presidente Bush. Según el semanario, Bush “avala la propuesta sobre una condición esencial: que las AUC se salgan del negocio de la coca y entreguen rutas, dinero y laboratorios”. Además, exige que no sean incorporados a las fuerzas de seguridad oficiales.

Compartir: 

Twitter
 

Los paramilitares patrullan un sector del barrio San Javier, en la ciudad de Medellín.
El jueves, unos 1500 disidentes se sumarán a la tregua, que abarca al 80 por ciento de los paras.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.