EL MUNDO › LA CIA NIEGA LOS CONTRATOS

El caso Blackwater

 Por David Usborne *

La CIA fue nuevamente obligada a deslindarse de graves acusaciones ayer cuando surgieron afirmaciones de que durante años, en la era de George Bush, invitaba regularmente a operadores de la empresa privada de seguridad Blackwater a unírsele en operaciones clandestinas y de alto riesgo antiterrorista tanto en Irak como en Afganistán. Aunque la empresa privada basada en Carolina del Norte fue contratada originalmente para proveer seguridad al personal de la CIA y a los centros de operaciones en esos países, ex empleados de la misma están ahora diciendo que en esa época la relación entre ellos y la agencia de inteligencia fue mucho más profunda.

Esos vínculos evolucionaron hasta el punto en que los guardias armados de seguridad provistos por Blackwater participaron directamente entre 2004 y 2005 de los ataques dirigidos a capturar y matar a los líderes insurgentes, según informó ayer The New York Times. Fue la última de una serie de revelaciones sobre el papel turbio que jugó Blackwater en las dos guerras de Estados Unidos.

Miembros del Congreso están cada vez más alarmados por las implicaciones de lo que se están enterando sobre Blackwater, especialmente en relación con cuestiones de responsabilidad. Mientras que el Congreso tiene un control directo sobre la CIA y sus operaciones en el exterior, ese control se desmorona si parte del trabajo es entregado a gente que esencialmente son mercenarios.

La CIA ayer negó esto. “Esta agencia, como muchas otras usa contratistas para roles que complementan y aumentan las habilidades de nuestra fuerza de trabajo, como lo permite la ley estadounidense”, dijo George Little, un vocero en respuesta al artículo. Sin embargo, el actual director de la CIA, Leon Panetta, ordenó una investigación sobre la relación de la agencia con la empresa. Blackwater, renombrada recientemente como Xe Services, también negó las acusaciones. “Blackwater USA nunca estuvo bajo contrato para participar en ataques encubiertos con la CIA o con operaciones especiales en Irak, Afganistán o cualquier otro lado. Toda acusación en sentido contrario por cualquier organización de noticias sería falsa”, dijo el vocero Mark Corallo.

Blackwater fue contratada primero por el gobierno de Estados Unidos a comienzos de 2002 para proteger a los centros de la CIA en Kabul después de la invasión aliada. Mucho antes, Blackwater lograba contratos mayores y más lucrativos para proteger la seguridad del personal de Estados Unidos en Irak y en Afganistán. Muchos de sus combatientes del cuerpo que crecía rápidamente eran reclutados en la CIA y en el ejército.

* The The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.