ECONOMíA › LOS DUEñOS DE LA SERENíSIMA BUSCAN REESTRUCTURAR LA DEUDA

Antes de que la leche se corte

Mastellone Hermanos presentó un plan de reestructuración de deuda anticipando dificultades los próximos dos años. Desde hace tiempo se escuchan rumores de venta de la empresa, pero sus accionistas lo siguen negando.

 Por Cristian Carrillo

Mastellone Hermanos, dueños de La Serenísima, presentó ayer una propuesta para reestructurar su deuda de 167 millones de dólares, cuyo capital vence en diciembre de 2012. La compañía asegura que las condiciones del mercado lácteo a nivel internacional y local serán desventajosas para la industria en los próximos dos años, debido al incremento de la materia prima, por lo que pretende sanear previamente su situación financiera. En líneas generales, el nuevo bono mantiene las características del actual y no contempla una quita de capital. Además, para incentivar a los acreedores a suscribir al canje habrá un pago en efectivo de 11 millones de dólares. La diferencia radica en que el vencimiento se extiende hasta 2018 y estos papeles pagarán semestralmente intereses y también capital (a partir del 2013). La reestructuración se extenderá hasta el 8 de enero próximo. A pesar de la situación “delicada” que avizora, Mastellone reiteró que no se deshará de ninguna de sus actividades en el país. De hecho, prevé expandir sus negocios el año próximo.

“No es por una necesidad actual por financiamiento, pero 2010 y 2011 van a ser críticos”, dijo a Página/12 un alto directivo de la empresa. La compañía presentó anteanoche ante la Comisión Nacional de Valores (CNV) el Prospecto de Canje. La refinanciación busca extender los plazos de vencimiento de sus obligaciones hasta fines de 2018 y un período de gracia hasta 2013 –aunque continuará devengando intereses– y así tener una situación desahogada en los próximos dos años, que prevén no serán buenos para el sector. Previo a la crisis internacional, la tonelada de leche en polvo evidenciaba un precio FOB de 5000 dólares. Ese valor se desplomó a 1800 dólares el año pasado y ahora se recuperó a 3100 dólares. “Pero hay una proyección de Fonterra (cooperativa que maneja la mayor porción del mercado de leche en polvo y otros commodities) en la que muestra un valor para junio y julio próximo a 3500 dólares”, aseguró la fuente.

La previsión de Mastellone es que a ese nivel de precios internacionales y con el encarecimiento de la materia prima (leche a boca de tambo), en torno del 1,20 peso el litro, la rentabilidad será “acotada” o incluso “negativa”. “Ese mayor costo producto de la puja por la leche cruda no se podrá trasladar al consumidor en el precio de venta”, agregó el directivo de la empresa láctea. La firma propiedad de Pascual Mastellone reportó en los últimos años pérdidas operativas. La última fue un rojo de 285 millones de pesos a fin de 2008. Este año la compañía lleva acumulado un resultado positivo de 12,8 millones de pesos. “Los volúmenes este año se incrementaron por exportaciones y para 2010 vemos un incremento en el mercado local de 2 o 3 por ciento”, manifestó.

Los costos del tambero también se fueron incrementando. La sequía fue la que complicó la situación de los productores porque debieron salir a comprar forraje para alimentar al ganado. La Serenísima les compra a 1350 tamberos unos 4,5 millones de litros diarios. No obstante, la empresa aseguró que continuará con su actual estructura en la Argentina. Hace unos meses había vuelto a circular el rumor de la venta de parte de sus negocios a la francesa Danone. “Los socios coincidieron en que no cederán su capital accionario y piensan expandirse, pero siempre hablando de lácteos”, señalaron desde la firma.

La decisión de reestructurar su deuda responde a ese objetivo. Los bonos nuevos no implicarán quita de capital y se mantendrá la actual tasa de interés en 8 por ciento. El actual título es bullet –paga todo el capital a su vencimiento (en 2012)–, en tanto el nuevo pagará interés y capital los 30 de junio y 31 de diciembre. El Bank of America es el agente colocador en los Estados Unidos, mientras que Merrill Lynch es el que recibirá las solicitudes en la Argentina. El canje requiere un grado de adhesión de, al menos, 67 por ciento. Los agentes colocadores le aseguraron a la empresa un piso de aceptación del 50 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

La Serenísima tiene una deuda de 167 millones de dólares cuyo vencimiento busca estirar hasta 2018.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.