EL MUNDO › EE.UU. EXIGE LA LIBERACIóN DE LOS MONTAñISTAS

Irán juzga a tres estadounidenses

A falta de coincidencias, Wa-shington y Teherán sumaron ayer otro conflicto a su ya tensa agenda bilateral luego de que las autoridades iraníes anunciaran que juzgarán a tres estadounidenses detenidos en julio pasado por cruzar la frontera desde Irak sin permiso alguno. Manoucher Mottaki, canciller del régimen de Teherán, fue el encargado de anunciar la apertura del proceso judicial. “El interrogatorio de esos tres estadounidenses que entraron ilegalmente al país hace cuatro meses y medio continúa. Serán juzgados bajo el sistema judicial iraní y habrá un veredicto”, sentenció el ministro de Relaciones Exteriores en declaraciones a la cadena de televisión local Press-TV.

De inmediato, Hillary Clinton, secretaria de Estado norteamericana, hizo llegar su respuesta. Sin medias tintas, la canciller de Barack Obama le exigió al gobierno de Irán que liberara de inmediato a sus ciudadanos. “Exhortamos a los dirigentes iraníes a liberar a estos tres jóvenes cuanto antes”, lanzó Clinton desde Washington. Pero una liberación inmediata, sin embargo, no parece fácil de lograr en el corto plazo. Por ahora, cada bando tiene una visión diferente acerca de qué hacían los estadounidenses en territorio iraní.

Según el gobierno de Obama y los familiares de los detenidos, Shane Bauer (27 años), Sarah Shourd (31) y Josh Fattal (27), fueron apresados el 31 de julio pasado después de haber ingresado en territorio iraní por equivocación durante una excursión de alpinismo en una zona montañosa árida del Kurdistán iraquí, donde la frontera entre Irak e Irán no estaría claramente delimitada. De acuerdo con el régimen de los ayatolás, no obstante, la versión es otra. “Los tres norteamericanos ingresaron a nuestro país con fines y objetivos sospechosos. Hay indicios de espionaje”, afirmó, sin dar más detalles acerca del proceso, el canciller Mottaki.

Fuentes gubernamentales estadounidenses citadas ayer por el diario The Washington Post afirmaron que en el gobierno federal existe la sospecha de que Irán buscaría utilizar el caso con al menos dos fines: por un lado, la semana pasada Teherán acusó a Washington de tener detenidos en secreto a once iraníes, por lo que los tres norteamericanos podrían ser usados en un eventual intercambio de prisioneros. Y, por el otro, los tres supuestos montañistas también podrían entrar a gravitar como una variable más en las negociaciones que actualmente se llevan a cabo sobre el programa iraní de desarrollo nuclear.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.