EL MUNDO

Disparos y un muerto sobre un mar de petróleo

Mientras el desabastecimiento de energía amenazaba con una paralización de facto de la economía, la violencia reapareció anoche en Venezuela con un tiroteo que causó un muerto y 12 heridos en plaza Altamira, donde se reúnen los militares rebeldes.

La industria petrolera se volvió el epicentro de la dilatada huelga general, que ayer cumplió su quinta jornada y derivó por la noche en un episodio de violencia en la plaza Altamira, bastión opositor y donde se encuentra un grupo de militares en llamado a desobediencia, donde murió al menos una persona y unas 12 resultaron heridas. El general Enrique Medina Gómez, uno de los militares rebeldes, llamó al ejército a levantarse contra el presidente Hugo Chávez en respuesta a la violencia, “como lo hizo el 11 de abril”, con el efímero golpe de Pedro Carmona. La situación hasta anoche seguía siendo volátil, y la oposición llamó a continuar hoy con el paro.
Ayer comenzó a escasear el combustible en algunas regiones –se calculaba un 50 por ciento de estaciones secas en el interior y un 15 por ciento en la capital, Caracas–, y hubo problemas de distribución de gasolina, por el acatamiento al paro de los transportistas y del personal de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Además ayer se sumó al paro el gremio de los pilotos comerciales, y a los siete buques petroleros en inactividad se agregaron otros tres, todos de la filial PDV Marina. La oposición llamó a continuar con el paro activo y a una nueva movilización para hoy en Caracas; la presión busca que Chávez acepte una salida electoral a la crisis, esto es, el llamado a referendo consultivo. La mediación que intenta lograr la Organización de Estados Americanos (OEA) fue sujeta a vaivenes durante el día: primero se anunció que no habría mesa de negociaciones, pero a última hora se anunció que se concretaría anoche mismo. Estados Unidos manifestó “preocupación” por la violencia y urgió a los norteamericanos a dejar el país.
El tiroteo de plaza Altamira, este de Caracas, ocurrió cuando se encontraban en el lugar varias decenas de personas acompañando a los militares que desde el 22 de octubre desconocen la autoridad de Chávez. Según algunas versiones, el ataque provino de un francotirador, pero los militares dijeron que dos de los atacantes fueron detenidos. El director de Protección Civil, Angel Martínez, confirmó el saldo de muertes y la detención de dos hombres sospechosos. El enfrentamiento ocurrió instantes después de que la alianza opositora Coordinadora Democrática anunciara la continuación de la huelga general.
El horizonte se está volviendo oscuro para la economía del país andino, dado que el petróleo representa el 55 por ciento de los ingresos fiscales del Estado, del 75 al 80 por ciento de los ingresos de divisas, y el 25 por ciento del PBI. José Toro Hardy, ex miembro del directorio de PDVSA, señaló a Página/12 que “ya se paralizó el Complejo Refinador de Paraguaná, la mayor refinería del mundo, con lo que en pocos días se paralizará la producción de petróleo que la abastece, eso en la región occidental. En la región oriental, la producción de crudo, que normalmente es de 1.300.000 barriles diarios, se espera que mañana (por hoy) descienda hasta apenas 350.000 barriles. Los tanqueros no están saliendo del país; y siendo la industria petrolera una industria de flujos, si se paran los muelles de allí que se para la producción”.
Ayer ya hubo un desabastecimiento importante de gasolina y diésel, lo que causó que en la región oeste se paralizara el transporte de carga pesada. Hardy explicó que “en la medida en que se vaya paralizando la producción de petróleo, el gas, que está asociado a ella, se paraliza también, y afectará en cadena a todas las empresas que requieren de este insumo. Para mañana se estima que de los 3.000.000 de barriles diarios que produce Venezuela, la producción podría disminuir en cerca de 2.000.000. En algunas regiones ya hay un desabastecimiento importante de gasolina; aunque el área metropolitana todavía tiene almacenamiento por 10 días más. Ese es el plazo”. PDV Marina, dueña de los buques, se plegó al paro y paraliza el transporte de petróleo. Diez de los 13 buques de la flota petrolera se sumaron a la huelga nacional.
El gremio de los pilotos comerciales llamó ayer a sumarse al conflicto ante la militarización del sector y las amenazas de represión a losmarinos mercantes, que paralizaron el transporte petrolero. La paralización de la refinería Amuay-Cardón, considerada una de las más grandes del mundo, en el occidental estado Falcón, y de la casi totalidad de la flota petrolera comenzó a hacer sentir sus efectos en estaciones de gasolina en varias partes del país. El presidente de PDVSA, Alí Rodríguez, admitió que la industria petrolífera venezolana tuvo que reducir sus volúmenes de producción y disminuyó la exportación de productos. Chávez, por su parte, afirmó que su gobierno “está ganando la batalla” contra el paro general “fracasado” de la oposición. Por otra parte, la huelga afectó al transporte y al comercio en las zonas residenciales de Caracas y de otras grandes ciudades, aunque la actividad fue casi normal en los barrios populares de Venezuela. Pero la situación parece lejos de resolverse por carriles políticos.

Compartir: 

Twitter
 

Un efectivo de seguridad patrulla la circulación de camiones cisterna en Caracas.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.