EL MUNDO › PRIMERA BAJA EN EL GABINETE BOLIVIANO A CINCO DíAS DE LA ASUNCIóN

Evo echó al ministro de Minería

Milton Gómez, el ex dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), que había asumido orgulloso con su casco de minero, dejó el puesto porque tiene en su contra cuatro denuncias por malversación de fondos de la Caja Nacional de Salud.

 Por Sebastián Ochoa

Desde La Paz

El gabinete “plurinacional” del presidente Evo Morales tuvo ayer su primera baja, cuando removió al ministro de Minería, Milton Gómez, a sólo cinco días de jurar en el cargo. El ex dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), que había asumido orgulloso con su casco de minero, dejó el puesto porque tiene en su contra cuatro denuncias por malversación de fondos cuando administró la Caja Nacional de Salud, entre 2003 y 2005. “Lamentamos este cambio tan rápido a un ministro designado los días pasados. Aquel ciudadano (por Gómez) tiene todo el derecho de asumir su defensa legal ante la Justicia boliviana”, dijo Morales durante el acto de asunción del nuevo ministro del área, el ex diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) José Pimentel.

La existencia de las denuncias contra Gómez se conoció cuando Morales ya lo había nombrado ministro. En conferencia de prensa, el presidente había comentado que siempre preguntaba a sus candidatos a funcionario público si no tenían cuentas pendientes con la ley. Indicó que no recordaba si había interrogado al ex dirigente minero, o si Gómez, a quien conoce desde hace años, omitió el dato.

El presidente afirmó que había elegido a Gómez porque estaba complacido con su trabajo como rector de la Universidad Minera de Siglo XX, en Potosí. “Yo tengo mucho respeto a Milton Gómez. Estoy seguro de que él no robó nada. Son responsabilidades administrativas. Y cuando los procesos están avanzados, obligado, cualquiera tiene que defenderse y demostrar su inocencia. Tarde o temprano el compañero Milton demostrará su inocencia”, dijo Morales.

Las denuncias contra Gómez se originaron por su gestión al frente de la CNS, entre 2003 y 2005. Según el diario La Razón, era buscado desde hacía nueve meses para que se defendiera en la querella iniciada por la Caja. En las cuatro causas, que implican malversación de fondos y compras irregulares de medicamentos, se lo acusa de haber dañado económicamente al Estado por más de 3,5 millones de bolivianos, que sería medio millón de dólares. “Aquí no hay inmunidad para nadie”, afirmó el presidente.

Morales eligió para reponer el espacio vacío a Pimentel, otro dirigente minero nacido en Potosí. Hasta diciembre de 2009 era diputado del MAS. También fue miembro del Estado Mayor del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y del Partido Revolucionario de los Trabajadores Bolivianos. Página/12 intentó comunicarse con él, pero ayer tuvo su teléfono apagado.

Luego de jurar, Pimentel aseguró que se esforzará por industrializar los minerales bolivianos, tal como el presidente había prometido durante su campaña. “Estamos obligados a industrializar los concentrados que se están exportando como materia prima. Estamos pensando en una refinería de zinc, por lo que vamos a sentar las bases para la industria pesada. Tenemos que pensar en una política integral que le dé sustentabilidad a la minería”, dijo a los periodistas.

Sostuvo que las principales metas de su ministerio serán industrializar el hierro y el litio, cuyas reservas más grandes están en este país. “Los recursos naturales solamente pueden ser explotados si logramos la industrialización, si logramos un valor agregado al contenido de los metales. Mientras tanto, no vale la pena seguir sacando concentrados para posteriormente traer productos acabados”, indicó.

El nuevo ministro deberá lidiar con un dilema que tiene el gobierno de Morales: proteger a la “Madre Tierra” y a la vez explotar sus recursos naturales. El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyu (Conamaq) –aunque es aliado del presidente– tiene varios cruces con el gobierno porque permite la explotación de recursos naturales en territorios indígenas sin el consentimiento de las comunidades.

“Aceptamos el nombramiento que hizo el hermano Evo porque así lo establece la Constitución, pero no compartimos. No hay ni un ministro indígena en su gabinete. No va a haber proceso de cambio mientras haya ministros de mente neoliberal”, dijo a este diario Rafael Arcángel Quispe, mallku de Industrias Extractivas de Conamaq.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, echó a un ministro acusado de corrupción.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.