EL PAíS › EL FISCAL DELGADO NO COINCIDE CON OYARBIDE

Contrapunto judicial

 Por Irina Hauser

El fiscal federal Federico Delgado cuestionó en un dictamen la decisión del juez Norberto Oyarbide de habilitar la feria judicial para investigar si Martín Redrado “conoció o participó de delitos cambiarios” como presidente del Banco Central. La denuncia que originó la causa fue presentada por la Procuración General de la Nación y se basa en las advertencias públicas del ex Golden Boy del fin de semana pasado, cuando la policía le impidió ingresar a la sede de la entidad monetaria. “Tengo las listas específicas de los amigos del poder que compraron dólares”, dijo entonces Redrado, aunque a partir de ahí –lo mismo que anoche– empezó a negarlo. Para Delgado no hay justificación para darle un trámite excepcional a esta causa.

Oyarbide concentra cuatro de los expedientes penales originados en torno del conflicto por la expulsión de Redrado de la presidencia de la entidad monetaria y al uso de las reservas para el pago de la deuda. Dos son contra el Gobierno y dos son contra Redrado. En todos los casos el magistrado resolvió habilitar la feria y apurar las investigaciones. Hubo fiscales que pidieron medidas previas (documentación elemental para decidir si promueven una investigación propiamente dicha). Pero Delgado –como subrogante de su colega Patricio Evers, de licencia– le respondió al juzgado que no habría fundamentos para habilitar la feria en este caso.

Aunque el receso judicial termina ya este fin de semana y la actividad normal se reanuda el lunes, el fiscal dejó sentado su criterio en un breve dictamen que firmó ayer, donde devuelve el expediente. El documento dice que no alcanza con decir “habilítase la feria judicial” sin dar mayores fundamentos. Señala que tanto el Reglamento para la Jurisdicción en lo Criminal y Correccional como la Cámara Federal exigen ciertos requisitos para que una causa tramite durante la etapa de receso de tribunales: que haya detenidos y excarcelaciones en juego; que sea imperiosa la realización de determinadas medidas para evitar la pérdida o alteración de pruebas; o que la causa esté por prescribir. Según Delgado, nada de esto se ha planteado. A su entender, la decisión del juzgado “no satisface las exigencias del citado reglamento”.

La frase completa de Redrado –publicada en una entrevista del diario Clarín– que generó el planteo de Zannini ante la Procuración era: “Si hasta hoy me defendí, ahora paso al ataque. Tengo las listas específicas de los amigos del poder que compraron dólares”. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, señaló que el Gobierno interpretó que si Redrado no había hecho por sí mismo una denuncia, estaba “encubriendo” o “coaccionando” con sus dichos. La presentación judicial del Gobierno decía que “más allá de la evidente intención intimidatoria de las afirmaciones, no queda claro si el ex funcionario conoció o participó de la comisión de delitos cambiarios que estaba obligado a evitar, prevenir, fiscalizar o denunciar”.

En el resto de las denuncias sobre el BCRA, para las que Oyarbide también habilitó la feria, no hubo avances significativos, sólo medidas preliminares. Una es contra la Presidenta por el DNU que expulsó a Redrado. Otra es la denuncia del Gobierno contra Redrado por no liberar las reservas, y la otra fue presentada por él esencialmente contra Aníbal Fernández, cuando le impidieron entrar a su despacho.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.