EL PAíS › INCIDENTES EN RETIRO ENTRE MIEMBROS DE LA UTA Y LA UCRA, UN NUEVO SINDICATO DE CHOFERES

Una disputa gremial cuerpo a cuerpo

El enfrentamiento incluyó pedradas a micros que viajaban llenos de pasajeros y dejó un saldo de dos heridos. La disputa era porque la UCRA no acepta el acuerdo salarial que firmó la UTA, que incluye la cancelación de una deuda.

Extraña manera de comenzar sus vacaciones fue la que vivieron los pasajeros del ómnibus de El Rápido que partían hacia Necochea. A media mañana se encontraron en la línea de fuego de una disputa sindical, cuando aún no habían abandonado la terminal de Retiro. Miembros de los dos sindicatos que agrupan a los choferes de micros se enfrentaron con golpes y pedradas que impactaron en ése y otro vehículo. Todo comenzó cuando los agremiados a la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA) bloquearon el acceso a Retiro para rechazar un acuerdo salarial firmado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el Ministerio de Trabajo y la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi). Al rato, la UTA intentó desactivar la medida de fuerza. Tanto el Ministerio como la Cámara repudiaron los incidentes. Mientras la UCRA desvinculó a “los habitantes de la Villa 31, que no tuvieron nada que ver con patotas contratadas por la burocracia sindical”, la UTA llamó a “terminar con las agresiones antidemocráticas” y las “medidas ilegales”.

La protesta comenzó cerca de las 9 y provocó el enojo de los turistas en pleno recambio de temporada. A las pocas horas los primeros ómnibus se pusieron en movimiento y fueron apedreados con cascotes de gran tamaño, lo que causó escenas de pánico entre los pasajeros. De inmediato, choferes de la UTA y la UCRA se tomaron a golpes mientras seguía la lluvia de piedras. “No fuimos nosotros los protagonistas de los incidentes, los que bajaron de los pelos a los conductores fueron los mismos delegados de la UTA, y con ellos llegaron chicos que apredrearon el micro”, aseguró Silverio Gómez, secretario general de la UCRA, el nuevo gremio de los choferes que está alineado con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). La medida de fuerza fue cuestionada por el secretario general de la UTA, Roberto Fernández, quien dijo que “no es un problema gremial”, sino que “son 20 personas que quieren protagonismo y no tienen representatividad, UCRA quiere ser un nuevo sindicato de izquierda, está de moda eso”.

Cuando terminó el enfrentamiento, que dejó dos choferes heridos, la policía y trabajadores de la UTA improvisaron un corredor para permitir la salida de los micros. Así partió finalmente El Rápido a Necochea, y el otro micro apedreado, de la empresa Sierras de Córdoba. La UCRA deslindó a la Villa 31 de las pedradas recibidas por los micros y señaló que quienes arrojaron los cascotes “vinieron con la gente de la UTA”. En respuesta, la dirigencia de ese gremio criticó la “actitud amenazadora y agresiva” de los choferes de la UCRA, quienes, según un comunicado, “responden a intereses políticos de extrema izquierda”. La situación en la terminal de Retiro recién comenzó a normalizarse a última hora de la tarde. “Reconocemos el derecho a vacacionar de los compañeros pero nuestros compañeros también tienen derechos”, dijeron los choferes de UCRA.

Más tarde, Gómez explicó que la medida de fuerza se había realizado para exigir que “una deuda de 2800 pesos del año pasado que se les debe a los choferes se haga en un solo pago y no en seis” como estaba programada. Y anticipó que el conflicto “se va a profundizar” en los próximos días si no interviene el Ministerio de Trabajo. “No vamos a permitir que se les pague a los compañeros en cuotas, si no esto se va a extender”, advirtió. Fuentes de esa cartera aseguraron que este plan de pago se estableció el 26 de enero tras “un acuerdo entre todas las partes, la UTA, trabajadores y empresarios”. Desde el Ministerio que conduce Carlos Tomada se iniciaron ayer los contactos con la UCRA a fin de destrabar el conflicto. Por su parte, Fernández, de la UTA, explicó que “hemos acordado en buenos términos que se pagarán en seis cuotas de 450 pesos cada una, se hizo en el plenario de delegados y sin dudas fue favorable a los trabajadores”.

Pero ésta no sería la única demanda salarial del nuevo gremio. Gómez aseguró que los choferes de larga distancia “deben tener un sueldo básico de 4500 pesos” y denunció que no se respetan sus descansos mínimos. “Todo es un circo, sólo en la terminal de Retiro se les hacen los controles de alcoholemia a los choferes, después pueden tomar alcohol en cualquier otra parte”, dijo en la rueda de prensa que dio en la CTA.

El director de Negociación Colectiva de Trabajo, Adrián Caneto, manifestó su repudio “tanto al bloqueo como a la violencia posterior”, por los hechos en la terminal de Retiro. Por su parte, la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) expresó su repudio a los disturbios y atribuyó la medida de los choferes de la UCRA a “factores políticos”.

Compartir: 

Twitter
 

Los choferes de la UTA y de la UCRA se enfrentaron a las trompadas en la terminal de Retiro.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.