EL MUNDO › MIENTRAS FRACASA EL ACUERDO ENTRE VERDES Y EL POLO PARA LA SEGUNDA VUELTA EN COLOMBIA

Santos se refuerza para el ballottage

La ex candidata Noemí Sanín, del Partido Conservador, ya adhirió a la campaña oficialista, así como un amplio sector del Partido Liberal, y aún esperan el apoyo de Germán Vargas Lleras (Cambio Radical), tercero en la votación.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Atónitos. Así se declararon los dirigentes del partido opositor Polo Democrático tras no lograr un acuerdo con el candidato Antanas Mockus de cara al ballottage del 20 de junio. Ese día, los colombianos elegirán al próximo presidente de Colombia entre Mockus y Juan Manuel Santos, ex ministro de Defensa de Alvaro Uribe. En la primera ronda de votaciones (30 de mayo), Santos logró siete millones de voto, y el candidato independiente poco más tres millones. Conservadores y liberales se suman a Santos, mientras el Polo y un sector liberal invitan al abstencionismo y el voto en blanco.

Según la encuesta del Centro Nacional de Consultoría publicada el jueves, el candidato oficialista obtendría el 61,2 por ciento de los votos en la segunda vuelta. Mockus sacaría el 29,8 por ciento a su favor, lo que lo deja con pocas probabilidades de convertirse en el reemplazo de Uribe. Mientras el primero cocina y concreta alianzas con los demás partidos, el ex alcalde de Bogotá rechazó una entente con la oposición y enfatiza que su partido no hará alianza alguna con ningún partido.

“El Polo hizo su mejor esfuerzo por lograr la unidad de la democracia en este momento difícil; creo que los dirigentes verdes no están a la altura de su gente”, afirmó Gustavo Petro, el ex candidato presidencial, tras conocerse que su propuesta de acuerdo programático fue rechazada. El martes, Petro dirigió una carta al Partido Verde, con el fin de empezar un diálogo que, de plano, ofreció el apoyo del Polo a la candidatura de Mockus. Esto, al principio, sonó extraño para unos sectores por los enfrentamientos entre verdes y amarillos durante la campaña a la primera vuelta. En debates, el filósofo y matemático dijo que “no es que Petro esté invitando a que haya más violencia, pero sigue teniendo teorías que, de algún modo, directo o indirecto, justifican la violencia”, lo que molestó a la oposición.

Sin embargo, frente a las opciones presidenciales de continuismo con Santos y de legalidad y cero corrupción con Mockus, el Polo eligió al segundo para elevar una propuesta que planteó cinco puntos: superar la influencia de las mafias en el Estado; reparar a las víctimas y cesar los hostigamientos al Poder Judicial, los sindicalistas y las organizaciones sociales; quitarles la tierra a los narcos para entregarlas a desplazados; las relaciones internacionales basadas en la soberanía, y la educación y la salud como derechos fundamentales. El que impidió el acuerdo, según explicó el mismo Mockus, es el que enfatiza en las relaciones internacionales y en particular en el acuerdo de cooperación con Estados Unidos, que la oposición rechaza. Este fue renovado el año pasado, permitiendo la ocupación de siete bases militares a los norteamericanos, lo que Petro señala como inconstitucional.

Para Mockus, las relaciones diplomáticas con la nación del Norte son claves y necesarias para la estabilidad del país. El candidato aprecia la presencia de Estados Unidos en Colombia por la lucha contra el narcotráfico y para evitar una carrera armamentista. De acuerdo con Mockus, ése fue el punto neurálgico para no lograr un acuerdo entre el Partido Verde y el Polo Democrático.

El jueves, el candidato verde, Petro, y Clara López, dirigente del Polo, sostuvieron una reunión de cinco horas para negociar los puntos. Al terminar, los opositores salieron convencidos de lograr un acuerdo. El mismo Antanas declaró a los medios que irían juntos, aunque no revueltos. Pero el viernes, la supuesta negociación fue rechazada. “Tengo que confesar que me duele Colombia”, fue la reacción de Petro, quien consiguió un millón 400 mil votos en las pasadas votaciones.

Los verdes descartaron alianzas con cualquier partido. “Desde hace rato hemos dicho que lo que vamos a hacer es una alianza ciudadana”, explicó a los medios Enrique Peñalosa, dirigente del Partido Verde, señalado de truncar el acuerdo. “Precisamente el Partido Verde ha sido un movimiento ciudadano contra las prácticas que llevan a que la gente se nombre no por los méritos sino por representación”, aclaró Peñalosa refiriéndose a que las negociaciones con otro partidos son, a su modo de ver, estrategias para reclamar cargos en el gobierno futuro.

Juan Manuel Santos, por su parte, está abierto a sumar más apoyos a su candidatura, aduciendo que el suyo sería un gobierno de unidad nacional. La ex candidata Noemí Sanín, del Partido Conservador, ya adhirió a la campaña oficialista, así como un amplio sector del Partido Liberal. Aún esperan que el candidato de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, tercero en las votaciones del 30 de mayo, les dé el espaldarazo que les falta para sumar las mayorías políticas del país y asegurar el triunfo.

Compartir: 

Twitter
 

Mientras Santos acumula adhesiones de todo el arco uribista, la oposición no logra ponerse de acuerdo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.