EL MUNDO › AL MENOS 43 MUERTOS Y 112 HERIDOS EN LAHORE

Doble atentado suicida en Pakistán

Un doble atentado suicida cometido durante la noche del jueves en un santuario sufí lleno de peregrinos musulmanes de la ciudad de Lahore, la segunda ciudad de Pakistán, dejó un saldo de 43 muertos y 112 heridos, según las últimas cifras dadas a conocer ayer por un funcionario del gobierno. Por otro lado, al menos dos soldados murieron en un ataque a un control fronterizo por parte de supuestos milicianos islamistas que tuvo lugar ayer en la convulsionada región noroccidental de Pakistán, en el área de Akka Khel en Khyber, a lo largo de la frontera con Afganistán, informaron funcionarios de la seguridad.

En los ataques del jueves, un primer kamikaze activó su chaleco cargado de explosivos en el subterráneo donde numerosos peregrinos efectuaban sus abluciones antes de la oración, en el mausoleo, un gigantesco complejo en el centro de la histórica ciudad antigua. Un segundo suicida activó su bomba cuando la multitud –hombres, mujeres y niños–, presa del pánico, trataba de huir, según relataron testigos.

Los atacantes tenían entre 16 y 22 años y llevaban chalecos con explosivos de alrededor de 20 kilogramos, citó el diario The News a la policía, añadiendo que vestían el tradicional salwar kamiz blanco y turbante verde.

Uno de los suicidas fue identificado como Usman Barki, de 16 años, residente de Lahore. El joven estaba desaparecido en los últimos días.

El mausoleo de Data Darbar contiene la tumba de un santo sufí, Data Ganj Bakhsh, que predicó el islam en Asia del sur en el siglo XI y murió en Lahore en 1077. Todos los jueves en la noche, miles de peregrinos se reúnen en el mausoleo para honrar la memoria del santo. “Había entre 2000 y 2500 personas en el mausoleo en el momento de los ataques suicidas”, afirmó el guardián del lugar, Mian Mohammad Munir.

Miles de manifestantes bajaron ayer a las calles en Lahore, que está en estado de alerta máxima, y numerosas ciudades para protestar por estos ataques, atribuidos al talibán. Estos, vinculados a Al Qaida y a grupos aliados paquistaníes, negaron estar implicados en los ataques. Sin embargo, Lahore, megalópolis de unos 10 millones de habitantes en el este del país, suele ser un blanco privilegiado de los ataques de los insurgentes. Unos 400 atentados y ataques dejaron casi 3450 muertos en los últimos tres años en todo el país.

Estados Unidos, aliado de Pakistán, condenó este ataque “brutal” que muestra “que los extremistas no respetan la dignidad humana ni los valores religiosos fundamentales”, en un comunicado de la secretaria de Estado Hillary Clinton. También el secretario general de la ONU Ban Ki-moon condenó firmemente los atentados calificándolos de “particularmente odiosos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.