EL MUNDO › MáS DE 64 MUERTOS EN ATAQUES A TRECE CIUDADES DE IRAK

Al Qaida mostró poder de fuego

 Por Patrick Cockburn *

Al Qaida mostró que tiene el poder de atacar por todo Irak ayer al hacer una seguidilla de ataques que dejaron por lo menos 64 muertos (la mitad de ellos policías y soldados) y 250 heridos, en por lo menos trece ciudades. Los ataques sucedieron un día después que Estados Unidos redujera el número de sus tropas en Irak a menos de 50.000 y retirara la última de sus brigadas de combate.

Esta serie de atentados, que recuerda a los momentos de mayor intensidad de la insurrección, en 2006 y 2007, podría parecer contradictoria con ciertas afirmaciones de las autoridades estadounidenses, para quienes las fuerzas iraquíes son capaces de garantizar la seguridad del país. Por otro lado, estos ataques desmienten la afirmación del gobierno iraquí de que logró mejorar muchos la seguridad y debilitó a Al Qaida.

La mayor cantidad de muertos fue en la ciudad de Kut, a 160 kilómetros al sur de Bagdad, sobre el río Tigris. Un terrorista suicida en un auto penetró las barreras de seguridad y detonó sus explosivos entre una estación de policía y los cuarteles del gobierno provincial, matando a 19 personas, 15 de ellos policías. Otras 90 personas resultaron heridas. Parte del edificio de la policía colapsó con muchos cuerpos todavía adentro, incluyendo el del jefe de la policía local. “Corrí al lugar para ayudar a evacuar la gente y vi partes de cuerpos y manos desparramados en el suelo y los cuerpos muertos de los policías –dijo un empleado del gobierno, Yahya al Shimari, en Kut–. También vi una policía de tráfico muerto en el suelo. Había unos 15 automóviles incendiados.” En el hospital de Kut, “habían tanta gente herida que el hospital no daba a basto para atenderlos”, dijo el doctor Walid Khalid.

En la capital, un coche bomba estalló cerca de un puesto policial del barrio de Al Qahira con un saldo de 15 muertos, entre ellos ocho policías, y 58 heridos, según el Ministerio del Interior. En Ramadi, al oeste de Bagdad, un décimo coche bomba causó la muerte a tres policías y heridas a otros nueve, según fuentes médicas. En Tikrit, la ciudad natal del ex presidente Saddam Hussein, un policía murió por el estallido de una bomba. Otros dos coches bomba estallaron al sur de Bagdad, uno en Kerbala, que dejó 28 heridos, y uno más en Basora, que provocó un herido. También estallaron coches bomba en la ciudad petrolera de Kirkuk, en Basora, en los suburbios de la ciudad santa chiíta de Kerbala, en Dujail, y en Muqdadiya, en la provincia de Diyala.

Los ataques de ayer prueban que Al Qaida todavía tiene los hombres y la organización para atacar desde Mosul, en el norte de Irak, a Basora, en el sur. Además, muchos de los atentados, como los de Kut, Basora y Kerbala tuvieron lugar en territorio chiíta, que en el pasado reciente ha sido mayormente seguro.

El gobierno esperaba que Al Qaida estuviera perdiendo fortaleza porque muchos de sus líderes han sido muertos o capturados en el pasado año. También se creía que se había reducido el flujo de voluntarios extranjeros que entraban al país para ser terroristas suicidas, especialmente a través de Siria. Al Qaida no se había adjudicado la responsabilidad de los atentados hasta el momento pero tenían la marca de las operaciones del grupo. Un vehículo atestado con explosivos estalló en un estacionamiento detrás de una estación de policía en el norte de Bagdad ayer, matando a 15 personas, incluyendo a seis policías e hiriendo a otras 58. El estallido dejó un cráter de tres metros de profundidad.

No hay una conexión directa entre la partida de los estadounidense y las bombas. Cuando los estadounidenses tenían 170.000 efectivos en Irak, hace tres años, también fueron incapaces de detener a los terroristas, que generalmente atacaban a blancos secundarios. Las muertes de civiles se redujeron de 3000 por mes en 2006-7 a 200 a 300 por mes actualmente.

El éxito de los terroristas en atravesar los puestos de control de seguridad en todo Irak en un solo día aumentará la sensación de que el gobierno no consigue restaurar la vida normal. El gobierno del primer ministro Nuri al Maliki también está perdiendo legitimidad porque no se ha formado ninguna nueva administración desde la elección parlamentaria del 7 de marzo pasado.

Pero no todos los terroristas suicidas lograron pasar. En Mosul, los soldados iraquíes dispararon y mataron a un terrorista suicida cuando trataba de detonar su automóvil. Pero en Buhriz, en la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, hombres armados hicieron estallar edificios de la policía y luego izaron la bandera negra de Al Qaida.

En el antiguo bastión de Al Qaida en Faluja, en el oeste de Bagdad, una ciudad capturada por los Marines de Estados Unidos en 2004, un terrorista suicida embistió contra un convoy militar, matando a un soldado e hiriendo a otros.

Estados Unidos terminará su misión de combate en Irak el 31 de agosto. Los 50 mil efectivos remanentes norteamericanos se dedicarán a entrenar a las iraquíes o a colaborar en operaciones de contraterrorismo, si se lo pide el gobierno de Bagdad.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Una niña herida en un atentado en Kerbala, al sur de Bagdad.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.