EL MUNDO › ABBAS ENDURECE SU DISCURSO POR LOS NUEVOS ASENTAMIENTOS EN CISJORDANIA

Trabas a la negociación en Medio Oriente

Mientras el premier israelí, Benjamin Netanyahu, se reunía con la canciller estadounidense, Hillary Clinton, en Nueva York, Abbas en Ramalá homenajeó a Yasser Arafat y puso una serie de condiciones para continuar negociando con Israel.

Hillary y Netanyahu estuvieron reunidos durante más de seis horas ayer, pero no trascendió si hubo algún acuerdo.
Imagen: EFE.

Mientras la secretaria de Estado Hillary Clinton continuaba reunida con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ayer en un hotel céntrico de Nueva York, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, exhortaba a todos los palestinos a la unidad en una ceremonia en Ramalá con motivo del sexto aniversario de la muerte de Yasser Arafat.

La reunión entre Clinton y Netanyahu, que comenzó con un diálogo cara a cara de dos horas antes de ampliarse a los colaboradores, proseguía seis horas después de su inicio. Previo al inicio, Clinton prometió buscar un “camino para avanzar” en el estancado proceso de paz de Medio Oriente. Un funcionario israelí de alto rango dijo a la prensa que las discusiones se prolongaron mucho más de lo previsto, sin dar detalles del contenido de las mismas.

Antes del encuentro, tanto Clinton como el presidente Barack Obama lanzaron duras críticas a los planes de Israel de construir 1300 viviendas en el sector de Jerusalén Este, donde los palestinos anhelan instalar la capital de su futuro Estado. El anuncio israelí determinó la inmediata acción de Abbas, que convocó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para debatir con carácter de urgente las construcciones de asentamientos israelíes, complicando una vez más el trabajo de negociación de Estados Unidos.

“El primer ministro y el presidente Abbas, ambos, están seriamente comprometidos para la solución de dos Estados y vamos a encontrar un camino para avanzar”, indicó Clinton junto a Netanyahu antes del inicio de la reunión. “Vamos a estar hablando de todo y me reservo los comentarios más allá de lo que ya dije sobre mis conversaciones con el primer ministro”, agregó.

Netanyahu dijo que se tomaba en “serio” el progreso de las conversaciones de paz, que llegaron a un punto muerto en septiembre, poco después de su relanzamiento, a raíz del fin de la moratoria para construir asentamientos israelíes en Cisjordania. “Estaremos conversando en cómo canalizar y continuar con este proceso para alcanzar un acuerdo histórico de paz y seguridad para nosotros y los palestinos”, indicó Netanyahu.

“También esperamos ampliarlo a otros países árabes. Nos lo tomamos muy en serio y queremos que salga adelante”, agregó.

Previo a la reunión, Netanyahu había considerado “exagerada” la reacción internacional en relación con los asentamientos israelíes. Desde su despacho dijo el martes que “no hay conexión entre el proceso de paz y las políticas de planificación y construcción en Jerusalén”.

En Ramalá ayer, en una ceremonia con motivo del sexto aniversario de la muerte de Yasser Arafat, Abbas exhortó a todos los palestinos a la unidad, mientras que en la Franja de Gaza el movimiento Hamas prohibió los actos.

Ramalá se llenó ayer de palestinos que hicieron ondear banderas y cantaron slogans en homenaje a Arafat.

“Seguiremos el camino del mártir Arafat. Los presos son nuestro orgullo y no firmaremos ningún acuerdo sin la liberación de todos nuestros hermanos de las cárceles israelíes”, dijo Abbas ante los miles de concurrentes. El presidente de la ANP recurrió al legado de Arafat –líder y fundador (en 1959) de Al Fatah– para pedir la unidad de los palestinos, en alusión al fracaso en los intentos de reconciliación entre su grupo Al Fatah y el Movimiento de Resistencia Islámica, Hamas.

“En el aniversario del martirio de Arafat, la unidad es prioritaria”, reclamó Abbas y no ahorró críticas a Hamas, que controla la Franja de Gaza desde junio de 2007. Luego, en respuesta a la decisión de Netanyahu de no prorrogar la moratoria de la edificación en los asentamientos, Abu Mazen reiteró la posición palestina de no reanudar las negociaciones de paz “hasta que no cese la construcción en las colonias de Cisjordania y en Jerusalén Este”. “El Estado palestino se levantará cuando esté limpio de colonias, cuando tenga a Al Quds (Jerusalén) como capital y cuando tenga el derecho de regreso de los refugiados”, dijo.

Como todos los años, la ceremonia tuvo lugar en la explanada de la Muqata, sede de la presidencia y donde se encuentra el mausoleo del histórico dirigente palestino, fallecido en 2004. Arafat, que pasó sus tres últimos años de vida confinado por Israel en la Muqata, tenía 75 años cuando su salud comenzó a deteriorarse rápidamente y, tras varias semanas de agonía, falleció en el hospital de París al que había sido trasladado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.