EL PAíS › HAY RADICALES QUE NO QUIEREN A GIL LAVEDRA DE JEFE DEL BLOQUE DE DIPUTADOS

Un correligionario que no todos aceptan

 Por Sebastian Abrevaya

No está vencido quien pelea. Con esa consigna, el grupo de diputados del bloque radical que se encolumnó detrás de Oscar Aguad, llamó ayer a desconocer el acuerdo alcanzado el miércoles por el actual presidente de la bancada y su eventual sucesor, el alfonsinista Ricardo Gil Lavedra. Mientras avanza en su proceso de recuperación, con posibilidades de volver al gobierno en el 2011, el radicalismo se encuentra inmerso en una profunda pelea por los cargos parlamentarios, que incluso ayer amagaba con impactar también en la conducción del bloque de senadores del jujeño Gerardo Morales.

El conflicto tiene su origen en diciembre de 2009, cuando luego de una dura disputa, Aguad y Ricardo Alfonsín acordaron alternar un año cada uno en la presidencia del bloque y la vicepresidencia de la Cámara de Diputados. En los últimos meses, luego de instalarse como precandidato presidencial del radicalismo, Alfonsín decidió que no asumiría la jefatura de la bancada para dedicarse de lleno a su campaña electoral y en su lugar propuso a Gil Lavedra.

El espacio de Aguad, integrado por los diputados cobistas, independientes y provinciales, argumentó que el pacto sellado involucraba un cambio puntual de nombres y no de sectores, por lo que rechazó la propuesta. Ante esta situación, cada tropa empezó a juntar firmas para ver quién tiene mayoría para imponer su voluntad. Cada uno dice tener 22 avales, algo imposible ya que el bloque está integrado por 43 diputados.

Según el grupo de Aguad, la diputada cordobesa Silvia Storni firmó las dos listas, mientras que los alfonsinistas aseguran que Storni está solo con ellos. Ninguno de los dos sectores dio a conocer el papel con las supuestas 22 rúbricas. Mientras ardían los teléfonos, Storni participaba ayer por la tarde del lanzamiento de la candidatura a gobernador de Córdoba del legislador Dante Rossi, en abierta confrontación con las aspiraciones de Aguad. De esta manera, Storni dejó en evidencia sus diferencias con “el milico”, como lo conocen a Aguad en Córdoba.

Fuentes del alfonsinismo sostienen que hubo una reunión entre Aguad y Gil Lavedra en la que el cordobés reconoció la superioridad numérica del alfonsinismo y aceptó entregar la conducción. En contraprestación, Aguad se llevó la vicepresidencia de la Cámara y renovó su lugar en el Consejo de la Magistratura. Sin embargo, mientras Aguad permanecía ayer en un profundo silencio, el secretario parlamentario Rubén Lanceta y la secretaria general Silvana Giúdici salieron a desmentir el pacto. “Este no es un problema de Aguad, es un problema del grupo de diputados. Las voluntades están mitad y mitad y quien pretende asumir el liderazgo tiene que tener una tremenda actitud de integración”, aseguró Lanceta a Página/12, dando a entender que el problema no era específicamente con Gil Lavedra sino en la composición de la mesa ejecutiva, puntualmente en esos dos cargos.

“Si Aguad no cumple con su palabra y se vuelve todo para atrás, lo vamos a revocar en el Consejo de la Magistratura y le vamos a construir un candidato interno en Córdoba”, amenazó un importante operador alfonsinista, furioso con la vuelta atrás en las negociaciones.

Mientras se desarrolla esta disputa en Diputados, que retomará las negociaciones la próxima semana, comenzaron a circular en el Senado versiones de una avanzada interna para desbancar a Morales de la conducción del bloque de la UCR, en represalia por los conflictos con el alfonsinismo. Algo similar había sucedido en 2009, cuando las bancadas del radicalismo terminaron al borde de la fractura, forzando la intervención del presidente del Comité Nacional, Ernesto Sanz.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Gil Lavedra.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.