EL MUNDO › CON UN DISCURSO DESTINADO AL AFRICA, EL EX PRESIDENTE DE BRASIL PARTICIPó DEL FORO SOCIAL EN SENEGAL

Lula abogó por una revolución agrícola

El ex presidente criticó el sistema económico neoliberal y consideró que la redistribución de la renta y la justicia social son “la manera más sostenible de desarrollarse”. “El Consenso de Washington se fue a la quiebra”, dijo.

 Por Benoît Cros

Desde Dakar

Un mes después de dejar la presidencia de Brasil, Lula sigue generando entusiasmo entre sus seguidores. En el segundo día del Foro Social Mundial, Lula da Silva llegó a la sala donde iba a pronunciar un discurso bajo los aplausos de los participantes brasileños, dos años después de ser abucheado en Belem por su política considerada “social-liberal”.

La jornada de ayer en Dakar estaba dedicada al Africa y a su diáspora. Lula dio un discurso destinado a este continente y animó a los africanos a recuperar “las tradiciones revolucionarias y humanistas” que nacieron a raíz de los movimientos independentistas. El ex mandatario brasileño abogó por una verdadera “revolución agrícola” en Africa con el objetivo de conseguir la “soberanía alimentaria”.

En este sentido, el líder petista criticó a los países occidentales por subvencionar a sus agricultores ya que, en su opinión, esta situación perjudica a los productores africanos. Utilizó el ejemplo de Brasil para explicar cómo tierras consideradas infértiles pueden llegar a ser productivas. “Los recursos para conseguirlo no son pequeños, pero no son tan grandes como los recursos necesarios para salvar los bancos”, remarcó.

En este sentido, Lula criticó el sistema económico neoliberal y consideró que la redistribución de la renta y la justicia social son “la manera más sostenible de desarrollarse”. “El Consenso de Washington se fue a la quiebra”, apuntó. Aquellos que, con arrogancia, nos daban instrucciones, no evitaron la crisis”, dijo, en una alusión al FMI.

Lula abogó por “poner el desarrollo y la democracia en las agendas mundial y africana” y auguró que “el orden económico mundial ya no será diseñado por algunas economías dominantes porque, sin los países en desarrollo, no será posible abrir un nuevo ciclo de crecimiento”. Refiriéndose a la entrada de países emergentes en el G-20, el ex presidente dijo que fueron llamados “porque los países desarrollados entraron en crisis” y no “por una sensibilidad hacia los pobres del mundo”.

El coloquio también contó con la participación del presidente senegalés, Abdoulaye Wade, quien sorprendió a los asistentes diciendo que estaba “en profundo desacuerdo” con las ideas defendidas en los foros sociales.

Antes de la conferencia, Lula se había reunido con el presidente senegalés y la primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry. Menos de 24 horas duró la visita relámpago de Lula.

Ayer fue también el primer día del Foro dedicado a talleres y debates. Decenas de miles de participantes debatieron e intercambiaron sus experiencias y lo continuarán haciendo dos jornadas más. Los últimos días del encuentro estarán dedicados a las asambleas de movimientos sociales, que se esforzarán en elaborar una agenda internacional de movilizaciones.

La jornada comenzó con dificultades en la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar. Los problemas de organización causaron la anulación de varias actividades, ya que muchas salas tuvieron que ser utilizadas para las clases. Por otra parte, las entidades se instalaron progresivamente en sus carpas y stands. La representación de organizaciones africanas y europeas es dominante en esta edición a causa del coste elevado del trayecto al Africa.

La delegación argentina en esta edición del Foro Social Mundial es menor de lo habitual. La organización sindical CTA mandó a tres representantes y Attac, la asociación a favor de la tasación de las transacciones financieras, y por la ayuda a los ciudadanos está representada en Dakar por la coordinadora de la sección argentina, María Elena Saludas. Otro de los participantes argentinos es el activista de la diversidad sexual Marcelo Ferreyra.

“Creemos que éste es un espacio importante de articulación de los movimientos sociales para compartir experiencias”, declaró Saludas a Página/12. “Dada la crisis económica, debe ser un espacio de confluencia para caminar hacia alternativas que en América ya se están tramitando”, añadió la activista argentina, que milita por la anulación de la deuda de los países del tercer mundo. “Hay que articular una lucha sur-sur porque los problemas de América latina, como la explotación de los recursos naturales, de las personas y de los símbolos también están presentes en Africa”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Lula da Silva se reunió con la primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.