EL MUNDO › ACUSADO DE PINCHAR TELéFONOS, SE DECLARó VíCTIMA DE LOS NARCOS

El show de Uribe llegó al Congreso

No llegó a contestar si estaba al tanto de que su agencia de Inteligencia espiaba ilegalmente a los jueces de la Corte Suprema, a los periodistas que lo criticaban y a defensores de DD.HH.

 Por Katalina Vásquez

Desde Medellín

No dijo mucho. La audiencia se suspendió. Y Uribe salió a marchar. “Esta es la continuación de una larga cadena de infamias en contra de quien recuperó la seguridad”, fue una de las pocas frases que pudo escuchársele. Que no es un asesino, repetía el ex mandatario. Alvaro Uribe Vélez, ex presidente de Colombia, fue a dar explicaciones por el caso de las escuchas ilegales del DAS, pero no fue posible. La audiencia, por solicitud de los abogados, fue aplazada, y ya sin plan en la agenda, Uribe y sus abogados se largaron a las calles bogotanas.

Recorrieron las veredas en un acto nunca antes visto ni durante sus ocho años de gobierno: saludaban a la gente, estiraban la mano, lucían victoriosos, recibían aplausos. Jueves 16 de junio y Colombia a la espera de las explicaciones del ex mandatario. Que si ordenó las “chuzadas” a sus opositores, como lo han denunciado ante la Fiscalía; que si hubo orden suya de poner micrófonos en el coche de Piedad Córdoba; que si estaba al tanto de que su organismo de Inteligencia espiaba ilegalmente a los magistrados de la Corte Suprema, a los periodistas que lo criticaban, a los defensores de derechos humanos que alzaban la voz por crímenes de su ejército. No pudo saber nada esa tarde.

El país, conmocionado en parte porque su presidente más popular tendría que dar explicaciones por el grandioso escándalo de las escuchas, se agitó por horas mientras Uribe, supuestamente, declaraba, y claro, durante su acto de caminata urbana. Opositores y perseguidos ilegalmente por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) celebraban la citación que hizo la cámara de representantes del Congreso de la República. Pero se quedaron cortos. Los uribistas, que son mayoría, condenaban que, según ellos, “el mejor presidente que ha tenido este país” tuviera que dar explicaciones por actos presidenciales para ordenar la patria. La diligencia fue solicitada por el propio Uribe y la Comisión de Acusaciones. En la sala de audiencias, los abogados tiraban y aflojaban, y en todos los presentes se notaba la tensión. Manos cruzadas, piernas en movimiento, dedos inquietos, susurros al oído, papelitos con notas. Petición va, petición viene. Al final, lograron que se suspendiera la audiencia, aun con la negativa de la Procuraduría. Jorge Alberto González, representante del ministerio público en esta sonada diligencia, dijo que no veía argumentos suficientes para la recusación.

El abogado de la ex senadora Piedad Córdoba, Luis Guillermo Pérez, recusó a dos de los representantes investigadores del ex presidente. Se trata de Yahir Acuña y Heriberto Escobar, investigadores del ex presidente Uribe, porque, según expuso, no ofrecen garantías. Uno de los abogados del también ex alcalde de Medellín y ex gobernador de la provincia de Antioquia lo calificó como una maniobra dilatoria: “No hay recusación, lo que hay es una intención clara de no dejar defenderse a una persona”, explicó Jaime Lombana.

En todo caso, hasta que no se solucione la recusación, la audiencia no podrá continuar. Así lo defendió la abogada de las víctimas, Sandra Gamboa, quien representa a un grupo de perseguidos sin orden judicial, entre ellos el periodista Hollman Morris. Fue a Sandra a quien se refirió Uribe para defenderse del supuesto calificativo de asesino que ella le dio. Sin embargo, durante la audiencia o en ocasiones pasadas, la abogada no mencionó ese término del ex mandatario. Un abogado más, Acuña, puso a Uribe al tanto de la gran preocupación que le causó a Sandra Gamboa la atribución de tal frase. Le pidió al ex presidente que rectificara, pero, al tener la palabra, tan solo dijo: “Cuando yo reacciono, pido respeto, objetividad y derecho a la defensa, entonces salen a decir que están en riesgo de que los maten”.

“Hoy se han lucido ante el mundo nuevamente –dijo después–, aprovechando toda la difusión publicitaria que se le quiso dar a este evento, y cuando me acusan y simplemente yo invoco el derecho a que se me oiga, más han dicho –en este caso a través del representante Acuña– que tienen miedo de que haya atentados contra ellos”, agregó Uribe Vélez, rodeado de algunos de sus más cercanos ex funcionarios durante su gobierno, a excepción de los que están acusados de otros crímenes y están en la cárcel o huyeron del país, como María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS.

La de esta semana no será la única vez que Alvaro Uribe tenga que dar explicaciones por supuestos crímenes cometidos durante su mandato presidencial de ocho años. El ex presidente de derecha, el más popular de la historia de Colombia, dará la cara a la Justicia las veces que sean necesarias, según afirmó su abogado Jaime Lombana. Aún no se tiene fecha de la próxima sesión.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la fracasada sesión del congreso, Uribe llevó su show a las calles.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.