EL MUNDO › ACUSAN A UN EX MILITAR

Bombas en La Moneda

Un abogado chileno pidió ayer procesar al encargado del bombardeo a La Moneda el 11 de septiembre de 1973, día en que fuera derrocado el presidente Salvador Allende (foto). Roberto Avila, querellante en la investigación para determinar las causas de la muerte del ex mandatario constitucional, pidió el procesamiento por intento de homicidio calificado del general retirado de la Fuerza Aérea chilena Mario López Tobar.

El abogado, que representa al movimiento socialista, explicó que pretende que el juez de la causa, Mario Carroza, dicte el encausamiento del oficial en retiro como autor del delito de homicidio calificado en grado de frustrado. López fue el jefe de la operación de ataque de los aviones Hawker Hunter a la sede del gobierno el día del golpe de Estado que terminó con la vida de Allende. En su petición, el abogado agregó parte de la declaración que el militar entregó a Carroza cuando fue interrogado. En ella, dijo que el 11 de septiembre de 1973, en su rol de teniente coronel, se desempeñaba como comandante de la unidad de la que dependían los Hawker Hunter, dos de los cuales dispararon misiles contra La Moneda. “A las 10 partí de Concepción, y en el trayecto escuché la orden de atacar La Moneda. En un comienzo, la instrucción fue impactar contra las antenas de radio y atacar a La Moneda; el bombardeo a la casa de Tomás Moro (residencia de Allende convertida hoy en monumento histórico) provino después”, dijo López en un comunicado difundido por ANSA.

Según el representante del Movimiento Socialista Allendista, el proceso que lleva adelante Carroza, ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, se encuentra en pleno desarrollo para esclarecer la forma en que murió el líder de la Unidad Popular y para aplicar las sanciones sobre los responsables.

En ese sentido, consideró que la indagatoria lejos está de agotarse y que no se debe dar como definitiva la tesis del suicidio. Un informe del Servicio Médico legal determinó que el ex presidente Allende se quitó la vida luego de pactar con los militares golpistas la salida de todos sus colaboradores, mientras ardía en llamas la sede de gobierno.

Para Avila, si así fuera, seguiría existiendo la figura de homicidio, ya que lo determinante del caso es la voluntad homicida que existía en quienes llevaron adelante el golpe de Estado. En ese sentido, reiteró que lo principal es que los responsables de la muerte de Salvador Allende reciban las sanciones legales y no quede impune lo que a todas luces constituyó un crimen de lesa humanidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.