EL MUNDO › CRISTIANOS COPTOS ACUSAN AL GOBIERNO MILITAR DE REPRIMIR LA MANIFESTACIóN

Egipto vivió un segundo día de violencia

A la jornada sangrienta del domingo se sumó ayer la protesta de los familiares de las víctimas contra la policía en la entrada del hospital. Son veintiséis los muertos a causa de los choques entre cristianos coptos y los militares.

 Por Alastair Beach *

Desde El Cairo

Los angustiados deudos salieron ayer a las calles en El Cairo de a miles para recordar a sus muertos y expresar su ira contra el ejército egipcio por los choques que provocaron la muerte de 26 miembros de su fe. En otro día de violencia en la capital egipcia, hubo más problemas cuando los enojados cristianos coptos tiraron piedras a la policía afuera del hospital donde habían sido llevados docenas de heridos. Y mientras el líder de la minoría cristiana en Egipto, el papa Shenouda III, presidía el servicio por los muertos en la catedral en el este de El Cairo, los asistentes al funeral prometieron defender su religión a toda costa.

En la catedral ortodoxa copta en Abbassia, miles de deudos cantaban “con nuestra alma y nuestra sangre defenderemos la cruz” mientras esperaban que comenzara la ceremonia. El papa Shenouda III declaró un período de tres días de duelo, plegarias y ayuno por las víctimas, quienes habían estado protestando contra los ataques a las iglesias en el norte de Egipto. “Los extraños se infiltraron en medio de nuestros hijos y cometieron errores para culpar a nuestros hijos”, dijo la iglesia en una declaración.

Los choques del domingo sucedieron después de una manifestación pacífica de los cristianos que reaccionaron a la quema de una iglesia en el sur de la provincia de Aswan la semana pasada, y fue llevada a cabo por leales al régimen en ropa civil. Miles de manifestantes comenzaron a luchar contra la policía, el ejército y los matones en el centro de El Cairo, en lo que se convirtió en la peor violencia desde la caída de Hosni Mubarak.

Muchos cristianos están culpando al ejército, después de que se vieran a vehículos militares acelerando sobre los manifestantes y se escucharan disparos en toda la ciudad. “Afectará mucho a la revolución”, dijo Karima Kamal, una columnista cristiana. “Esta es la primera vez que el mismo Estado lleva a cabo una masacre contra los cristianos.” Mientras docenas de cristianos pasaban a través de los detectores de metales en la entrada a la catedral, Jihan Maher lloraba y daba rienda suelta a su ira por la violencia. Señalando a su hija de 16 años, dijo: “Es hija única, porque su hermano y hermana están muertos en esta catedral”.

Antes, a la tarde en el hospital copto de El Cairo, donde fueron llevados docenas de heridos el domingo a la noche, había habido más choques cuando cientos de cristianos atacaron a la policía antimotín. Los manifestantes afuera del edificio blandían cruces y gritaban: “Oh mártires, duerman bien, continuaremos la lucha”.

De acuerdo con un cardiólogo, los médicos tenían que hace ejercicios de resucitación a los pacientes en los corredores después de estar sobrepasados por los heridos. “Era una masacre”, dijo el doctor Osama Refat. “Estaba llevando el cerebro de alguien en mis manos. Otra persona tenía la pierna destrozada porque un vehículo del ejército le pasó por encima.” El primer ministro interino de Egipto, Essam Sharaf, condenó la violencia, diciendo que “nos hizo retroceder varios pasos”. Culpó a la “intromisión extranjera” por los problemas y declaró que éstos eran parte de una “conspiración sucia”.

Sin embargo, algunos manifestantes culparon al gobierno por instigar los disturbios a través de la televisión estatal. Durante los hechos del domingo, las emisoras estaban pidiéndoles a los egipcios que defendieran al ejército: “La televisión egipcia decía que si uno era egipcio y amaba a su país, debería ir y proteger al ejército de nosotros”, dijo Shady Ahmed, de 25 años.

La violencia aumentó los temores entre algunos activistas de que el consejo militar gobernante, que tomó el poder después que Hosni Mubarak fuera derrocado, trate de explotar la crisis. El uso difundido de cortes militares para juzgar a miles de civiles llevó a que sea acusado de un autoritarismo estilo Mubarak.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El papa Shenouda III declaró un período de tres días de duelo, plegarias y ayuno por las víctimas.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.