ECONOMíA › SARGENT Y SIMS GANARON EL NOBEL DE ECONOMíA

Un premio ortodoxo

 Por Tomás Lukin

El Premio Nobel de Economía 2011 fue para Thomas Sargent y Christopher Sims. La Academia de Ciencias de Suecia anunció ayer que otorgó el galardón a los economistas norteamericanos “por sus investigaciones empíricas sobre causas y efectos en macroeconomía”. El premio está dirigido fundamentalmente a los desarrollos metodológicos introducidos por los profesores Sargent y Sims en las décadas de 1970 y 1980. Se trata de modelos estadísticos diseñados en el seno de una corriente de pensamiento económico ortodoxa denominada “nuevos clásicos”. Esos economistas rechazan de raíz la teoría de John Maynard Keynes y sus seguidores, ideas que lentamente comienzan a recuperar terreno a medida que se profundiza la crisis global. En cambio, las técnicas econométricas impulsadas por los nuevos Nobel parten del supuesto fundamental de que los individuos poseen “expectativas racionales” que les permiten anticipar y neutralizar los efectos reales de las políticas públicas. Así, la consecuencia del accionar del Estado a través de la política monetaria y fiscal es inefectiva e inflacionaria.

Sargent es profesor de la Universidad de Nueva York y Sims da clases en Princeton. Ambos economistas de 68 años compartieron años de formación en Harvard y realizaron algunas publicaciones en conjunto, siempre dentro de la visión de las expectativas racionales, una escuela de pensamiento que posee varios galardonados en sus filas como Robert Lucas. Según explica la Academia de Ciencias sueca: “Los ganadores del Premio Nobel desarrollaron métodos para identificar las relaciones causales entre la política económica y las distintas variables macroeconómicas como el PIB, la inflación, el empleo y la inversión. Se trata de una relación que opera en ambos sentidos, las políticas afectan a la economía, pero ésta también afecta a las políticas. Las expectativas sobre el futuro son un aspecto fundamental en ese ida y vuelta”.

La macroeconometría estructural y los vectores autorregresivos son los nombres que reciben los modelos estadísticos desarrollados por Sargent y Sims, respectivamente. Esas técnicas que se fueron sofisticando a lo largo de los últimos 30 años parten de la base de que los agentes económicos se comportan como una supercomputadora que puede procesar e interpretar las consecuencias de todos los agentes que participan de los mercados. De esa forma si un gobierno quiere interceder entre la oferta y la demanda los individuos, las familias y las empresas anticiparán esas decisiones y neutralizarán su impacto real. De esa forma, cualquier intento del Estado por hacer política monetaria o fiscal para reducir el desempleo o impulsar el crecimiento serán ineficientes. En cambio, el impacto de esas medidas será meramente inflacionario. Los planteos originales con los que nacieron los desarrollos de Sargent y Sims evidenciaron serias limitaciones y comenzaron a incorporar aspectos vinculados a tradiciones keynesianas como las fallas de información y las rigideces en los mercados.

Compartir: 

Twitter
 

Thomas Sargent. Christopher Sims.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.