EL MUNDO › OPINIóN

Expulsados por expresarse

 Por  Christian Palma

Desde Santiago

Importunar a la elite dominante en Chile no es algo que sea gratis, pues siempre alguien debe pagar los platos rotos si es que se atreve a disentir contra los intereses de los grupos hegemónicos. Si anteriormente esto ocurrió con los opositores a la dictadura de Pinochet, en estos tiempos las represalias se dirigen a los estudiantes que se atreven a contestar a los miembros de las altas esferas.

En Chile se conoce por “funa” al acto en que se desenmascara públicamente aquello que las autoridades o figuras públicas intentan esconder a los ojos de la sociedad. Y esto fue lo que ocurrió el pasado jueves, cuando un centenar de alumnos de la elitista Universidad Católica arruinó un acto en honor al principal ideólogo civil del pinochetismo, en el que se encontraban conspicuos personajes del gobierno de derecha de Sebastián Piñera.

El mismo Piñera se abstuvo de llegar al homenaje, debido al rechazo de los manifestantes a un acto en que se alababa a Jaime Guzmán, responsable de los mecanismos de la Constitución chilena de 1980, que todavía impide una efectiva participación de la sociedad civil en los asuntos públicos de relevancia.

La sangre quedó en el ojo y el diario El Mercurio fue el encargado de llevarla al río, con una entrevista realizada el lunes al rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, en la que la autoridad académica anunció que la institución realizará un sumario a los estudiantes que “funaron” la ceremonia de conmemoración por la muerte del fundador de la UDI –uno de los partidos de derecha que sustentan al gobierno de Piñera– y académico de esa universidad, Guzmán, quien fue asesinado en las afueras del Campus Oriente de la Universidad.

En el acto, los estudiantes lanzaron huevos y proyectiles a los más de 500 invitados. La molestia llevó al presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma, a decir que “no había visto nunca ese ánimo de profanar la memoria de un muerto”.

El sumario en el campus alcanzaría aproximadamente a cien estudiantes, los cuales arriesgan sus matrículas, según dijo Sánchez, pues, de acuerdo con los estatutos de la institución católica, las personas que cometan actos indebidos pueden ser sometidas a sumario y las penas incluyen desde la expulsión, la suspensión de un año, de un semestre y la amonestación escrita o verbal.

El rector de la Universidad Católica señaló que “acá va a haber un debido proceso, los estudiantes pueden defenderse, poner sus pruebas. Nosotros tenemos fotos y filmaciones”.

La actitud de la autoridad académica, réplica a la chilena de la trama de la película Perfume de mujer, no dejó indiferente al presidente de la Federación de Estudiantes de la casa de estudios, Noam Titelman, quien rechazó el anuncio del rector, desconfiando inmediatamente de la “objetividad” de la investigación anunciada, pues los jóvenes sospechan abiertamente que detrás de esto se encuentra la mano del Palacio de La Moneda.

“Sabemos que los estudiantes tienen todo para perder” en un sistema de sumarios como el que existe en la actualidad en el plantel de la universidad”, afirmó Titelman, quien se ha declarado de centroizquierda y que es sucesor de Giorgio Jackson, uno de los rostros-icono de este año, junto a Camila Vallejo, durante las movilizaciones estudiantiles que dejaron con insomnio a más de un personero gubernamental.

“No nos parece que es la manera de resolver las diferencias en un sistema democrático, sobre todo porque los sumarios en esta universidad son procesos poco transparentes”, subrayó el dirigente de los estudiantes, quien no descartó movilizaciones en el caso de haber expulsiones en el plantel.

Compartir: 

Twitter

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.