EL MUNDO › EL JEFE DE GOBIERNO ESPAñOL LE PIDE UN GRAN ESFUERZO A SU PAíS

Rajoy prevé que el ajuste será mayor

El líder conservador dijo que el déficit público de 2011 se ubicará por encima del 8 por ciento del PIB, lo que exigirá un recorte este año de entre 37.000 y 40.000 millones de euros. No planea una suba del IVA; tampoco crear un “banco malo”.

El presidente del gobierno español cambió las previsiones sobre la economía de su país. Mariano Rajoy adelantó, ante los diputados del oficialista Partido Popular (PP), que el déficit público de 2011 se ubicará por encima del 8 por ciento del PIB, lo que exigirá un ajuste de entre 37.000 y 40.000 millones de euros. En el debate de investidura, Rajoy había asegurado que si 2011 cerraba con la previsión de déficit del 6 por ciento, debía efectuarse un recorte de 16.500 millones. Pero el 30 de diciembre el gobierno dejó claro que sería necesario un ajuste adicional de 20.000 millones al descubrir que el déficit se había desviado dos puntos. Según el líder de los conservadores, las comunidades autónomas son responsables de 15.000 de los 20.000 millones de euros de desviación del déficit público registrado en el ejercicio del año pasado. Rajoy volvió a manifestar que las medidas adoptadas son duras y que se le está pidiendo un gran esfuerzo al país, aunque será temporal. Y agregó que, si bien se requiere tiempo, España saldrá de la crisis.

En una entrevista concedida a la agencia Efe, el líder del PP aseguró que no planea implementar una suba del IVA ni crear un “banco malo” en España. Y confirmó que en un plazo menor a un mes presentará un plan para implementar la reestructuración del sector financiero. En el primer reportaje como jefe del Ejecutivo, Rajoy destacó la importancia de América latina para su administración, y que uno de sus objetivos, como mandatario español, será mantener las mejores relaciones con la comunidad iberoamericana. “Para mí es una prioridad capital a la que no voy a renunciar nunca”, manifestó Rajoy, que recordó que España es el segundo país inversor en la región.

En otro orden de cosas, dijo que la mayoría de votos que lo llevó a ser elegido presidente le otorgó la necesaria estabilidad política para que España recupere la confianza de los mercados tras meses de acoso sobre la deuda soberana del país. Según señaló, su objetivo fundamental será acabar con el desempleo y recuperar el crecimiento económico. Sobre el plan de reestructuración que presentará próximamente dijo que buscará sanear el sistema financiero español con el fin de hacerlo más transparente. Asimismo, el jefe del Ejecutivo justificó la inesperada subida del impuesto sobre las rentas salariales, una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo gobierno, en un déficit que, según afirmó, era superior a lo previsto en 20.000 millones de euros, aunque admitió que la medida es dura y dolorosa, pero absolutamente imprescindible.

“Yo creo que no quedaba otra opción, aunque podíamos haber hecho otras cosas como no haber subido las pensiones y bajar las partidas destinadas al desempleo. Intentamos ser justos y equitativos y pedir un esfuerzo a aquellas personas con más recursos para dos años”, agregó. Rajoy reconoció que en la situación que vive España, con cinco millones de desempleados, la economía representa la máxima prioridad de su gobierno, en el que no apostó por una vicepresidencia económica, como en la anterior gestión de José Luis Rodríguez Zapatero, sino que había decidido asumir él mismo la presidencia de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

“Yo he querido dar una señal dentro y fuera de España de que hay un presidente del gobierno que va a dar la cara y no se va a esconder”, confió y destacó el perfil absolutamente económico que tiene su gabinete. En ese contexto, el líder del PP afirmó que quiere que “este gobierno, sobre todo, responda al reto más importante que tiene España en estos momentos, que es crear empleo, que haya crecimiento económico y mantener el Estado de bienestar”, del que dijo que no está en peligro por las medidas a las que empuja la crisis.

“Creo profundamente en el Estado de bienestar, en un sistema de pensiones con ocho millones de pensionistas. Creo en el sistema sanitario universal, público y gratuito. Creo en el sistema educativo que tenemos, creo que hay que mejorarlo”, puntualizó. Pero para mantener estas prestaciones dejó en claro que es necesario crear empleo e implementar cambios como las reformas laboral y energética. A la pregunta de si estaba en sus planes aumentar el IVA, el jefe del Ejecutivo contestó con firmeza: “Si hubiéramos pensado que era preciso, no nos habría temblado la mano a la hora de hacerlo”.

En este sentido, Rajoy agregó que no prevé una suba de este impuesto indirecto porque afecta por igual a todos los ciudadanos y supone de inmediato un aumento de los precios. “No nos parecía lo más justo ni lo más equitativo.” El jefe del Ejecutivo considera que la llegada del Partido Popular al gobierno de España aporta además de convicción, “nuestra firme y decidida voluntad de ir a un modelo donde las administraciones públicas no gasten lo que no tienen”.

En este sentido, anunció que en próximas reuniones con las comunidades autónomas y con los ayuntamientos se les pedirá que se aprieten el cinturón “como ya lo han hecho en España familias y empresas”. El presidente del gobierno sigue a la espera de que se produzca un acuerdo entre empresarios y sindicatos sobre la reforma laboral y advirtió que en los temas que no haya acuerdo entre las partes hará lo que crea que es mejor para el interés general de los españoles.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de gobierno Mariano Rajoy (der.) durante un reportaje con el presidente de Efe, Alex Grijelmo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.