ECONOMíA › EL GOBIERNO Y LA MESA DE ENLACE DEBATEN POR LA GRAVEDAD DE LA SEQUíA

Llueve mucho, poquito, nada

El INTA advirtió que la evolución de la producción rural dependerá de cómo siga la sequía y que es apresurado comparar el problema actual con el de 2008. Federación Agraria y Sociedad Rural presionan por menos retenciones y planes de auxilio para el sector.

 Por Sebastián Premici

“El pronóstico de lluvias traerá alivio a una buena parte de los productores agropecuarios afectados por el déficit hídrico. En lugares como Bahía Blanca, Puán, Olavarría y Bolívar se registraron lluvias interesantes, con más de 12 horas de precipitaciones continuas, lo cual ayudará a recargar las reservas de agua.” El análisis corresponde al titular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Carlos Casamiquela. El organismo informó que las lluvias también comenzarán a caer sobre la zona núcleo. En este sentido, desde el Gobierno insistieron en que el análisis de la sequía debe realizarse día a día, antes de elaborar conclusiones apresuradas sobre potenciales pérdidas. Sin embargo, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, criticó el llamado de prudencia por parte del Ejecutivo y afirmó que el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, “sabe poco de maíz y sequía”.

La actual situación de sequía representará para Yauhar su primer desafío político a cargo del ministerio. Las entidades del sector, principalmente la Federación Agraria (FAA) y la Sociedad Rural (SRA), están aprovechando el actual contexto para reclamar una baja de retenciones, reclamo que fue acompañado por varios legisladores de la oposición, entre ellos Carlos Reutemann (ver aparte). El funcionario recibirá mañana a la Mesa de Enlace en el marco de la Comisión de Emergencia Agropecuaria. Por el momento, la política del Ejecutivo será analizar caso por caso y utilizar los recursos previstos por la Ley de Emergencia, sin crear nuevos fondos específicos.

La evolución de la situación hídrica estará determinada por la llegada extendida (o no) de las lluvias. Según el pronóstico del Instituto del Clima y Agua del INTA Castelar, las precipitaciones van a desplazarse hacia el norte de la provincia de Buenos Aires y “comenzarán a registrarse caídas de agua de diversas intensidades sobre todo en la zona núcleo”. “A partir de esto, es posible que los cultivos que estaban con dificultades se recuperen”, estimó Casamiquela.

A diferencia de la sequía de 2008, la falta de agua tiene, hasta el momento, una “distribución espacio temporal diferente”, según manifestó el INTA en un informe de la semana pasada. Es decir, la falta de lluvias no afecta a las distintas regiones de manera homogénea, como sí había ocurrido en aquella oportunidad.

Lo mismo ocurre en el caso de la ganadería. La FAA difundió una serie de imágenes de la zona de Villa Minetti, al norte de Santa Fe, con varias vacas muertas, casi esqueléticas. Según indicó a Página/12 Daniel Rearte, coordinador de ganadería del INTA, la falta de agua comenzó a sentirse a mediados de diciembre, por lo tanto, “si hay ganado muerto, debería verse en estado de descomposición. Esas imágenes parecen de otras sequías”, afirmó. Sin embargo, aclaró que en casos puntuales puede haber mortandad de animales, aunque no en los niveles de 2008. Siempre hasta el momento.

La Sociedad Rural emitió un comunicado en el que especificó que el déficit hídrico “está afectando seriamente a la ganadería”, y que “en muchos campos se acabó el pasto”. Sin embargo, Rearte afirmó que a diferencia de 2008, cuando sí hubo problemas en las pasturas, en esta oportunidad los productores “han invertido en forraje”. “Es una situación que preocupa, pero los productores ya empezaron a acomodarse trasladando su ganado”, agregó.

Mañana será el encuentro entre las entidades que forman parte de la Mesa de Enlace y el ministro de Agricultura. El encuentro se dará en el marco de la Comisión de Emergencia Agropecuaria, un ámbito de discusión técnica y no política, como aclaró anteayer Yauhar. Desde que se creó la cartera de Agricultura, las distintas entidades recibieron la asistencia del ministerio, a partir de la asignación de créditos a tasa subsidiada, fondos para la producción de ganado porcino (en el caso de FAA) y la asistencia por distintas inclemencias climáticas. Sin embargo, parece que los ruralistas van por más, al reclamar una nueva baja de retenciones.

“Para salir de esta situación, que deja a los productores pequeños y medianos asfixiados, sería necesario no sólo que se posterguen los vencimientos (de impuestos) sino que se trate diferente a los más afectados”, reclamó el diputado radical y hombre de FAA, Ulises Forte.

Compartir: 

Twitter
 

La sequía representa para Yauhar su primer desafío político a cargo del Ministerio de Agricultura.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.